Skip to content
 

Aumenta el robo de correspondencia y el fraude de cheques, advierte el USPS

Aprende a mantener seguros tus pagos ante la creciente audacia de los ladrones.

Buzón de correo verde frente a un muro

KYRYLO GLIVIN/EYEEM/GETTY IMAGES

In English

Lo que comenzó con un pago de $1 a la compañía de su tarjeta de crédito se convirtió en una pérdida de $1,000 y meses de dificultades para Ana Warner, de 80 años.

Unos días antes de recibir su próximo cheque del Seguro Social, desaparecieron $1,000 de su cuenta de cheques, que reflejó un sobregiro. “Me vaciaron la cuenta”, dice Warner. Mientras que la gran mayoría de la correspondencia enviada a través del Servicio Postal de Estados Unidos (USPS) —que maneja alrededor de 129,000 millones de cartas y paquetes al año— llega sin incidentes, el robo de correspondencia y el atraco a los carteros son un problema cada vez mayor en el país. Esto causa alarma y atrae un escrutinio más intenso por parte de las fuerzas del orden público y, en particular, del Servicio de Inspección Postal de Estados Unidos (USPIS) —en inglés—.

En el 2021 se registraron 33,000 informes de incidentes que implicaron robo de correspondencia y atraco a los carteros, en comparación con 24,000 en el 2019, según el USPIS. El aumento no se debe a los ladrones solitarios y los piratas de pórticos ocasionales, explica Brendan T. Donahue, inspector auxiliar a cargo del Grupo de Investigaciones Criminales, del USPIS. Los peores infractores trabajan para “grupos de delincuentes organizados que tienen un gran conocimiento de la tecnología y son expertos en contrarrestar las técnicas de las autoridades”, explica.

Durante años, el robo de correspondencia fue principalmente un problema de la costa oeste, que predominaba en ciudades como San Francisco y Los Ángeles, señala Donahue, pero el USPIS ha visto recientemente más incidentes en el este de Estados Unidos, en particular en Filadelfia, Washington D.C. y la ciudad de Nueva York, y sus inmediaciones. Hubo al menos trece atracos de carteros solo en la zona metropolitana de Washington D.C. (en inglés) este año entre el 23 de mayo y el 7 de julio (cuatro de los sospechosos han sido acusados desde entonces de robo de correspondencia y posesión ilegal de llaves del USPS).


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Las artimañas del delito

A veces, los delincuentes van de pesca —que no debe confundirse con la "suplantación de identidad” (phishing)— un método bastante antiguo (pero eficaz) en el que aplican un material pegajoso a un objeto lastrado y atado a una cuerda, lo dejan caer en un receptáculo de

Los ladrones además se roban correspondencia de los buzones residenciales que tienen alzadas sus banderas para recogida y también abren a la fuerza las unidades con grupos de buzones (el tipo de buzón que se encuentra en muchos complejos de apartamentos o condominios).

También utilizan un método más complicado y que permite el robo a mayor escala: los delincuentes toman posesión de las llaves maestras, diseñadas para abrir múltiples buzones de correo dentro de una zona determinada. A menudo les roban las llaves maestras a los carteros durante atracos que pueden resultar extremadamente violentos y las venden en el mercado negro por entre $5,000 y $10,000, según Donahue. Los ladrones “lavan” los cheques robados con un producto químico básico del hogar que disuelve muchos tipos de tinta, explica Mark Solomon, vicepresidente de la Asociación Internacional de Investigadores de Delitos Financieros (IAFCI) —en inglés—. Esto les permite “hacer los cheques a nombre de quien deseen, cambiar las sumas y falsificar la firma del cliente en el cheque. A veces, incluso ponen un poco de adhesivo instantáneo sobre la firma del cheque cuando lo lavan, para preservar la firma [original]”.

Finalmente, reclutan a personas sin hogar o con problemas financieros, cuya tarea es depositar el cheque falsificado y luego retirar el dinero para entregárselo a los delincuentes (menos una parte para sí mismas).

Cómo mantener segura la correspondencia

El USPIS ha instalado en algunos buzones de correo de zonas de alto riesgo dispositivos “contra la pesca” que impiden que los delincuentes puedan sacar la correspondencia a través de las ranuras de los buzones. La entidad también está estableciendo de manera discreta medidas adicionales de seguridad para proteger los buzones de correo aparte de las llaves maestras, señala Donahue. Sin embargo, los consumidores también pueden tomar muchas medidas para reducir el riesgo de robo de correspondencia y pérdida financiera. A continuación, te ofrecemos algunos consejos.

Deposita la correspondencia en los buzones lo más cerca posible de la hora de recogida indicada o échala al buzón dentro de la oficina de correos.

  • Si decides dejar correspondencia en el buzón para que la recoja el cartero, no subas la bandera.
  • Trata de no dejar correspondencia en el buzón durante un período de tiempo prolongado, en particular de noche.
  • Inscríbete en el servicio de notificaciones Informed Delivery (en inglés). Si te inscribes en este servicio gratuito, el USPS te enviará por correo electrónico imágenes de todo lo que se entregará a tu buzón ese día para que sepas qué esperar (y qué falta cuando el cartero deje la correspondencia). Alrededor de 44 millones de clientes postales se han inscrito. “Es un beneficio de seguridad adicional del que muchas personas no están al tanto”, explica Donahue.  
  • Utiliza el servicio de retención de correspondencia de USPS (puedes inscribirte en línea) si te vas de viaje, o pide a un vecino que recoja tu correspondencia.
  • Vigila tus cuentas bancarias para detectar un posible fraude e informa al banco sobre toda actividad sospechosa tan pronto como sea posible.
  • Cuando escribas un cheque, escribe la cantidad —“ciento veinte dólares y diez centavos”, por ejemplo—, de modo que las palabras llenen por completo la línea. Esto hace que sea más difícil alterar el cheque sin lavar la tinta. Además, asegúrate de que la cifra numérica llene la casilla del extremo derecho del cheque.

Qué hacer si crees que te han robado la correspondencia

  1. Reporta las pérdidas de correspondencia al USPIS, que utiliza tales informes para identificar las zonas problemáticas y decidir dónde centrar las investigaciones de los delitos, en uspis.gov/report (en inglés) o llama al 877-876-2455. La entidad ofrece una recompensa de $10,000, por información y servicios que tengan como resultado la detención y condena de las personas responsables de “robo, posesión, destrucción u obstrucción de correspondencia”.   
  2. Notifica a tu banco. Si eres blanco de un fraude de cheques, “por lo general no se te considera responsable”, añade Solomon. “La mayoría de tus instituciones financieras te restituirán lo perdido”.
  3. Reporta el robo a las fuerzas locales del orden público para que tengas un informe de policía que documente el delito.

Incluso si sigues los procedimientos de notificación adecuados, es posible que tengas muchas complicaciones para recuperar el dinero, señala Solomon, en particular cuando “a veces las personas no se dan cuenta durante largo tiempo de que les han robado los cheques. Podría transcurrir un mes antes de descubrir que tu institución financiera nunca recibió el cheque de la hipoteca”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Ana Warner estaría de acuerdo sobre las complicaciones. Su intento de recuperar sus $1,000 se convirtió en una terrible experiencia que duró meses. Comenzó por informar del robo al gerente de la sucursal local de su banco, que le dijo: “No es culpa nuestra. Firmaste el cheque”. A continuación, se comunicó con Wells Fargo, el banco que expidió su tarjeta de crédito, con la Better Business Bureau (Oficina de Ética Comercial), con la Comisión Federal de Comunicaciones, con cualquier persona que pensó que pudiera ayudarla. “No te imaginas cuántas cartas escribí”, recuerda.   

Ocho meses más tarde, en julio, el banco de Warner finalmente le reembolsó el importe de la pérdida. “Pasé mucho trabajo y mucho estrés”, añade, “y mucha gente me decía: ‘Olvídate de eso. Date por vencida’. Pero les contestaba: ‘No. No voy a darme por vencida. No es justo’”. 


Christina Ianzito es la editora de viajes y libros de aarp.org y 
AARP The Magazine; también edita y escribe artículos sobre salud, entretenimiento y otros temas para aarp.org. Recibió un premio Lowell Thomas del 2020 por sus escritos sobre viajes.