Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Beneficiarios de Medicare: cuidado con las pruebas de ADN "gratis" para detectar cáncer

Esto es lo que deberías saber sobre la presunta estafa de $2,100 millones.

Agente Federal de la Oficina del Inspector General de Estados Unidos en una investigación.

DEPARTAMENTO DE SALUD Y SERVICIOS HUMANOS

In English | Después de una campaña enérgica contra los malos actores a los que se culpa de un fraude a Medicare de $2,100 millones, las autoridades federales instan a las personas mayores a que rechacen las ofertas de pruebas genéticas "gratuitas" para la detección del cáncer.

Asimismo, instaron a las personas a salvaguardar sus números de identificación de Medicare para que no caigan en manos de estafadores.

Los funcionarios federales anunciaron cargos contra 35 personas después de una investigación a nivel nacional centrada en facturas falsas por pruebas genéticas médicamente innecesarias para la detección del cáncer.

Dijeron que los casos constituyen uno de los mayores fraudes en la historia de Medicare, que se implementó en 1966 para brindar cobertura médica a las personas de 65 años o más.

La medida se llamó Operación Doble Hélice —el nombre que describe la estructura de una molécula de ADN—.

La investigación, que comenzó el año pasado, dio con empresas de telemercadeo, reclutadores de pacientes, médicos y laboratorios de pruebas médicas que se aprovechaban de los adultos mayores. Entre los acusados se encuentran nueve médicos asociados a decenas de laboratorios de pruebas genéticas. Los imputados viven en Florida, Georgia, Luisiana, Texas y Carolina del Sur.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los fiscales federales que trabajan con el FBI y el brazo encargado del cumplimiento de la ley del Departamento de Salud y Servicios Humanos, su Oficina del Inspector General, llevaron a cabo la investigación.

Los funcionarios afirman que el caso aumenta la necesidad de que las personas mayores se protejan de las estafas de facturación de Medicare y señalaron que la estafa de las pruebas genéticas está en curso.

El fraude ocurre cuando a Medicare se le cobra por una prueba o examen que no es médicamente necesario o que no ha sido prescrito por el médico que atiende al beneficiario.

El primer paso para evitar las estafas es proteger el número de identificación de Medicare, señalan los funcionarios. Compártelo solo con proveedores de salud confiables que conozcas. Por muy creíble que suene, no se lo des a un extraño, ya sea en persona, por teléfono o por internet. Una vez en peligro, el número de Medicare puede usarse en otros fraudes, lo que le cuesta al programa dinero invaluable y, potencialmente, hace que los beneficiarios sean responsables de los pagos.

Reporta facturas sospechosas de Medicare

Si un servicio, prueba o factura parece sospechoso o llega de un proveedor que no reconocen, las personas mayores deben comunicarse con la Senior Medicare Patrol (SMP, Patrulla Medicare para Adultos Mayores —en inglés) de su localidad o contactar a la HHS OIG (Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.)

Para encontrar el Centro Nacional de Recursos de la SMP en tu estado, llama al 877-808-2468.

Para comunicarte con la línea de ayuda de la HHS OIG (en inglés), llama al 800-447-8477.

Los funcionarios aconsejan que los adultos mayores rechacen la entrega de pruebas genéticas o de ADN o que las devuelvan a los remitentes, a menos que sus médicos personales se las prescriban. Toma nota del nombre del remitente y la fecha en que devolviste la prueba.

Si tienes una inquietud de salud, asegúrate de que tu médico te examine y evalúe tu situación. Aunque Medicare cubre muchas pruebas genéticas con fines de diagnóstico, solo cubre una para la detección del cáncer.

Los funcionarios también instan a los beneficiarios a que examinen con regularidad el MSN (resumen de Medicare), que detalla una EOB (explicación de beneficios) y las facturas de los proveedores. Los beneficiarios deberían buscar palabras claves como "análisis génico", "prueba de genes", "patología molecular" o "laboratorio".

Típicamente, el fraude se desarrollaba así: los reclutadores, a menudo en ferias del condado y otros eventos públicos, abordaron a los beneficiarios de Medicare para pruebas genéticas ya sea en persona (tomando muestras de sus mejillas en busca de ADN) o por correo postal (enviándoles por correo postal los kits de ADN para hacer en el hogar), y obtuvieron los números de Medicare.

A veces, los reclutadores iban de puerta en puerta vendiendo las pruebas genéticas y explotando el temor de los adultos mayores de tener genes que podrían ponerlos en más riesgo de contraer cáncer. Luego, los reclutadores pasaban la información del paciente a los médicos, quienes presuntamente ordenaban las pruebas para los beneficiarios que nunca habían conocido ni examinado.

Las autoridades dijeron que a los médicos se les pagaban sobornos por las pruebas que prescribían. Los laboratorios hacían las pruebas, facturaban a Medicare y les pagaban a los reclutadores de pacientes. Con frecuencia, los beneficiarios nunca recibían los resultados de las pruebas, que no tenían ningún valor para los propios médicos de los beneficiarios.

A muchos beneficiarios también se les facturó por las pruebas que se les dijo que serían gratuitas.

Las autoridades dijeron que dos acusados de Georgia y sus laboratorios facturaron más de mil millones de dólares a Medicare: Minal Patel, de 40 años, de Atlanta, y Khalid Satary, de 47 años, de Suwanee, Georgia.

En el Departamento de Justicia, el asistente del fiscal general Brian Benczkowski afirmó que los acusados en el caso "presuntamente engañaron a los beneficiarios de Medicare para que se hicieran pruebas genéticas innecesarias, que le costaron miles de millones de dólares a Medicare".

En Miami, la fiscal federal Ariana Fajardo Orshan también denunció el comportamiento y dijo: “Los fraudes en las pruebas genéticas ponen la codicia personal por encima de la preservación del sistema de salud de Estados Unidos”.

Este operativo llega en una época en la que las pruebas genéticas se han convertido en algo común a través de empresas legítimas como 23andMe y Ancestry.com, que analizan el ADN y rastrean historiales familiares. Los funcionarios advirtieron que los estafadores “explotan la promesa de las nuevas tecnologías médicas como las pruebas genéticas y la telemedicina para obtener beneficios económicos, no para la atención de los pacientes".

Hace una década, los beneficiarios de Medicare se habrían asombrado si alguien hubiera querido frotarles la mejilla para obtener una muestra de saliva, le expresó a Associated Press Shimon Richmond, de la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

"Hoy en día, la gente sabe y reconoce lo que es (la prueba genética), y piensa: 'Puedo hacerla, y me la pueden hacer gratis para averiguar si tengo problemas de salud que necesito tratar'", manifestó.

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras alertas gratuitas de vigilancia (en inglés), consulta nuestro mapa de seguimiento de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO