Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

7 consejos para hospedarse con la familia en una vivienda vacacional

Más espacio y un ambiente de vacaciones para una reunión inolvidable con tus seres queridos.

Familia sentada en frente de una casa

Goodshoot/Getty Images

In English

Durante años, mi familia extendida se iba a la casa de cinco dormitorios de mi hermana Margot, cerca de Albany en Nueva York, para celebrar las fiestas. Pero una vez que el matrimonio y los hijos ampliaron nuestro grupo a 18, la casa se quedó pequeña para que todos cupiéramos cómodamente. 

Entonces, hace dos años, mi cuñada Claire que conoce muy bien el mundo inmobiliario, visitó el sitio web Airbnb y encontró un complejo campestre en la región de las montañas de Catskill en Nueva York con espacio suficiente para todos. Dos casas de huéspedes añadieron privacidad, una enorme mesa de comedor podía acoger a todo el grupo, y un granero renovado con una gran zona de juegos mantenía a los nietos felizmente ocupados. Los propietarios incluso habían colocado un árbol de Navidad, para deleite de los niños.

Fue tan divertido que, cuando hablamos de los planes de vacaciones de este año, la votación fue unánime: tratar de conseguir la propiedad de Catskills de nuevo. Por suerte, estaba disponible.

Pero, aunque esa experiencia fue un gran éxito, también he acumulado algunas historias de terror de mis muchas aventuras al alquilar casas, como la vez que alquilamos una cabaña frente al mar en Santa Bárbara, California, que resultó estar cerca de una autopista y con vistas a una playa ruidosa y llena de gente. El tráfico incesante de la autopista, los campamentos de surf a primera hora de la mañana y las ruidosas hogueras nocturnas nos animaron a irnos pronto.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Ahora hemos aprendido a detectar y evitar posibles problemas, y a recuperar siempre el depósito del alquiler. A continuación encontrarás algunos consejos de un veterano en alquilar casas:

1. Si vas a un lugar concurrido, haz la reservación con un año de antelación.

Puede que te ponga nervioso comprometerte a un sitio con tantos meses de antelación, pero debido a la COVID-19, muchos propietarios de viviendas de alquiler han relajado sus políticas de cancelación y te permiten cambiar tus planes cerca del día de llegada sin penalizarte.

2. Infórmate bien de las opciones.

Averigua el costo general y la disponibilidad de viviendas en los diferentes destinos que estás considerando. Empieza por buscar en los grandes sitios de alquiler, como Vrbo y Airbnb. Intenta ampliar tu búsqueda para incluir pueblos cercanos, donde la disponibilidad puede ser mayor y los precios más bajos. Si puedes ser flexible, juega con las fechas.

3. Considera la tarifa por persona.

Los precios pueden parecer demasiado altos cuando se buscan casas grandes con muchos dormitorios para un grupo familiar numeroso. Pero puede no ser tan malo si haces los cálculos. Para mi familia, por ejemplo, una casa de $600 por noche sale a unos $30 por persona cada noche, más barato que la mayoría de los hoteles.

4. Comprueba si puedes ahorrar dinero al usar agencias inmobiliarias locales.

A menudo, estas agencias gestionan viviendas que también aparecen en los sitios web de alquiler, por lo que al ir a las agencias directamente, puedes ahorrarte mucho dinero porque no tendrás que pagar los elevados cargos por "servicio" que cobran los sitios en línea. Nosotros lo aprendimos de la manera difícil: después de alquilar una casa a través de Vrbo en Saranac Lake, en las montañas Adirondack de Nueva York, nos dimos cuenta de que podríamos haber ahorrado casi $800 en un alquiler de seis noches si hubiéramos recurrido a una agencia de alquiler local. A veces los grandes sitios en línea son tu única opción para conseguir la casa que quieres, pero vale la pena investigar alternativas.

5. Antes de reservar, haz las averiguaciones necesarias.

¿Hay casas o negocios al lado? ¿Está la vivienda en un lugar ruidoso? ¿Se proporciona la ropa de cama y está bien surtida la cocina? ¿Es accesible para las personas con discapacidades? Haz preguntas e intenta conseguir la dirección antes de reservar para comprobar la ubicación en un mapa en línea. Yo no lo hice cuando reservé un apartamento en Schenectady, Nueva York, que resultó estar en una zona poco segura de la ciudad. Cuando mis amigos y yo llegamos, el anfitrión de Airbnb nos advirtió que tuviéramos las llaves de la casa en la mano y que corriéramos hacia la puerta al salir de nuestro automóvil de alquiler.

Y lee siempre los comentarios sobre la propiedad publicados por huéspedes anteriores. Da más importancia a los comentarios bien escritos y con muchos detalles.

5. Lee atentamente las normas de la casa.

¿Se aceptan mascotas? ¿Se espera que saques la basura, o quites la ropa de cama y la pongas a lavar en la lavadora antes de marcharte? Por ejemplo, los propietarios de la propiedad que alquilamos en Saranac Lake no permitían que se encendieran velas. Si no sigues las normas o causas desperfectos, podrías perder parte o todo el depósito. Si notas algún problema o algo roto cuando llegues a la propiedad, tómale una foto e infórmalo al propietario o al administrador de inmediato. Si te alojas en una casa costosa, considera la posibilidad de contratar un seguro a corto plazo para cubrir cualquier contratiempo.

6. Divide las responsabilidades, como comprar la comida, cocinar y hacer otras tareas.

Los que viajen en automóvil desde sus casas pueden llevar productos básicos como toallas de papel, condimentos y plástico para envolver, por si la casa no dispone de ellos. También es posible que tengan que llevar sábanas y toallas si no las proporcionan (asegúrate de comprobarlo antes del viaje). Algunos miembros de la familia pueden preparar las comidas para el grupo o ayudar a limpiar después de la cena. Si tu grupo es numeroso y puedes permitírtelo, considera la posibilidad de contratar un servicio de entrega de comidas o comprar comida para llevar a fin de reducir el tiempo que se pasa en la cocina.

7. Evita las peleas por los dormitorios.

Si alguien tiene necesidades especiales o paga más, debe tener la primera opción. También puedes escribir números en papeles para determinar quién elige primero, segundo, tercero y así sucesivamente. O dejar que el de más edad elija primero, e ir bajando según la edad. Puede parecer insignificante, pero asignar los dormitorios sin ninguna consideración puede provocar resentimientos, y ¿quién necesita otro motivo de tensión familiar durante las fiestas?

Kitty Bean Yancey, quien fue subdirectora editorial de USA Today, es escritora de viajes. Ha ganado varios premios Lowell Thomas de la Sociedad de escritores de viajes de Estados Unidos (Society of American Travel Writers).