Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cómo encontrar los mejores hoteles con pleno acceso para sillas de ruedas

Consejos de expertos para saber si un hotel es realmente accesible.

Una niña de pie junto a su abuela en silla de ruedas en una habitación de hotel

chadchai krisadapong / Alamy Stock Photo

In English | Siempre que viajamos, incluso para visitar a la familia, tenemos que hospedarnos en un hotel. En una vivienda convencional no hay espacio para la silla de ruedas eléctrica de 350 libras de Barbara. Necesitamos puertas más anchas, barras de apoyo en el baño, un espacio amplio para girar y una ducha especial.

Felizmente, los hoteles de Estados Unidos tienen habitaciones accesibles para los huéspedes que usan sillas de ruedas. Pero el grado de comodidad que nos puede ofrecer una habitación varía de un hotel a otro.

En algunos hoteles, los huéspedes que usan sillas de ruedas, como Barbara, encuentran obstáculos que pueden ir desde leves inconvenientes hasta graves problemas de seguridad, por ejemplo, cuando el banco de la ducha es poco estable o no hay barras de apoyo. Esto es así a pesar de que en el 2018 y el 2019 los adultos con discapacidades gastaron $58,700 millones en viajes, según una encuesta a cargo de Open Doors Organization, una organización sin fines de lucro que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas discapacitadas.

Si usas una silla de ruedas o viajas con alguien que usa una, sigue estos consejos para superar algunas de las dificultades habituales que suelen presentar los hoteles.

Planes y reservas

Los hoteles designan un pequeño grupo de habitaciones para los huéspedes que tienen discapacidades. La Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) dispone que los hoteles que tienen de 151 a 200 habitaciones tengan seis habitaciones accesibles, y solo dos deben incluir una ducha con acceso para silla de ruedas (una ducha sin escalón que suele ser más grande, y que cuenta con un rociador manual y un banco para que la persona pueda trasladarse de la silla de ruedas y sentarse para bañarse). Los hoteles que tienen 50 habitaciones o menos no tienen obligación de ofrecer duchas accesibles para sillas de ruedas.

Bill Sears, un jubilado de 62 años de Baltimore, pasó 80 días conduciendo solo por Estados Unidos y partes de Canadá en el 2019. Sears no puede caminar ni pararse, y usa una silla de ruedas manual. Antes de comenzar su viaje, hizo reservas en 36 hoteles en habitaciones que tuvieran acceso y duchas con adaptaciones para sillas de ruedas.

Como Sears sabía que los hoteles de los parques nacionales se llenan rápido, señala que hizo sus reservaciones con un año de anticipación. Para los otros hoteles que visitaría en su ruta, hizo su reserva dos o tres meses antes de la fecha de llegada.

Dado que las opciones son limitadas, siempre conviene hacer las reservas con la mayor anticipación posible, especialmente si viajas durante la temporada alta de turismo o para un acontecimiento importante.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Averigua antes del viaje

Toma mucho tiempo obtener información específica sobre las características de accesibilidad de un hotel. Lamentablemente, la mayoría de los hoteles no publica en internet fotos de las habitaciones y los baños accesibles.

Si tienes preguntas, llama directamente al hotel y no a la línea corporativa de reservas. Averigua el nombre de la persona con quien hables y su dirección de correo electrónico. Explica en detalle y con paciencia todo lo que necesites. Por ejemplo, algunas personas que usan sillas de ruedas necesitan un espacio despejado debajo de la cama para utilizar un elevador Hoyer.

Otra forma de encontrar un hotel accesible es hacer reservas por medio de accessibleGO.com (en inglés). La empresa, que forma parte de Priceline Partner Network, ha recopilado datos de accesibilidad de cerca de 4,000 hoteles en 45 ciudades de Estados Unidos. Es importante que los viajeros que tienen requisitos de accesibilidad sepan hasta qué punto los establecimientos toman sus solicitudes con seriedad: “Solicitar una ducha adaptada para sillas de ruedas o una bañera accesible con barras de apoyo es algo muy diferente a solicitar salir más tarde del hotel”, advierte Miriam Eljas, cofundadora y directora ejecutiva de accessibleGO.com. “Los hoteles no siempre reconocen la magnitud de la necesidad”.

Hemos visto algunos hoteles que se destacan. Nos alojamos en Aloft Hotels, del grupo Marriott, en Chicago, Corpus Christi, Texas, Minneapolis y Munich. Siempre nos asombró la calidad del diseño de las habitaciones accesibles modernas. El nuevo Holiday Inn Express Houston Galleria de 14 pisos, del InterContinental Hotels Group, tiene un sofá cama en la habitación accesible tamaño king, lo cual es muy conveniente para las familias. En el elegante Waldorf Astoria Chicago, de la marca Hilton, nuestra habitación tenía una acogedora chimenea con una ducha adaptada para sillas de ruedas y una bañera, una combinación muy poco común.

Considera incluir lo siguiente en tus preguntas:

Configuración de las habitaciones, cuando viajas acompañado. Las habitaciones accesibles, especialmente las que tienen ducha adaptada para sillas de ruedas, suelen tener una cama tamaño king. Una habitación con una sola cama es problemática para quien viaja con un acompañante. Además, las familias suelen necesitar más de una cama. Pagar una segunda habitación es costoso.

Una solución es solicitar una cama plegable. Llama al hotel para preguntar si ofrece este servicio (muchos no lo hacen) y, de ser así, pregunta si tiene un costo adicional. Considera reservar un hotel que solo tenga suites (también conocido como hoteles para estadías prolongadas). Estos hoteles son más espaciosos y algunas de las habitaciones incluyen una sala de estar por separado con un sofá cama. Las marcas que puedes comparar incluyen SpringHill Suites, Embassy Suites, Hyatt Place, Home2 Suites de Hilton, Residence Inn y Comfort Suites.

Obstáculos en las habitaciones. La ley ADA no contempla todos los problemas de acceso. Por ejemplo, no regula la altura de la cama, a pesar de que puede afectar considerablemente la estadía en el hotel. Como las camas de lujo son cada vez más altas, para quienes usan sillas de ruedas es imposible trasladarse de la silla a la cama. “Si no puedo acostarme en la cama, no puedo dormir”, señala Sears. “Por lo general, el hotel está dispuesto a quitar el marco de la cama para que sea más baja. Esto da resultado porque resta alrededor de 8 a 10 pulgadas de altura. Sin embargo, algunos marcos son fijos y no se pueden quitar. En ese caso necesito quitar el colchón y simplemente dormir en el somier”.

Demasiados muebles en una habitación obstaculizan el desplazamiento de las personas que usan silla de ruedas. Si no puedes acceder fácilmente a las cortinas o al termostato, solicita que el personal del hotel retire algunas sillas. Con frecuencia no hay suficientes enchufes o no están ubicados donde se necesitan. Prepárate para llevar tu propio alargador y protector de sobrecargas.

Obstáculos en el baño. Las duchas adaptadas para sillas de ruedas reciben constantemente calificaciones bajas de quienes las usan. Los controles de la ducha suelen ubicarse en el lado opuesto al banco y no están al alcance de la mano. No hay barras de apoyo o están mal colocadas. El asiento de la ducha es demasiado pequeño, demasiado bajo o directamente no hay asiento. (Como también se derrama bastante agua, pide más toallas cuando te registres).

La oradora profesional Rosemarie Rossetti, de 67 años, viaja más de doce veces al año desde su casa en Columbus, Ohio. Tiene parálisis de la cintura para abajo, usa una silla de ruedas manual y siempre inspecciona su habitación antes de desempacar. Cuando no hay asiento en la ducha, le pide uno al hotel. (En una ocasión, un empleado regresó con una silla para ducha que pertenecía a su abuela). Los asientos desvencijados son un riesgo para la seguridad. Otra opción para algunos viajeros es llevar su propia silla portátil para la ducha.

Y debido a que el espacio del mostrador del baño a menudo es insuficiente, Rossetti lleva los artículos de tocador en un organizador que se cuelga para facilitar el acceso.

Acceso a la piscina. Gracias a una nueva regulación de la ley ADA, las personas que no pueden subir o bajar escalones notarán que las piscinas de los hoteles tienen elevadores. Un elevador de piscina es una silla que gira sobre el agua y se sumerge. Puede estar instalada de forma permanente junto a la piscina o puede ser portátil y estar guardada. Si el uso de la piscina es una prioridad, comunícate con el hotel 48 horas antes de llegar para verificar que el elevador esté disponible y funcione (es necesario cargar con anticipación los elevadores que funcionan con baterías).

Después del viaje

Cuando llegues a casa, ayuda a otras personas que usan silla de ruedas a saber lo que pueden esperar. Para ello, puedes publicar imágenes y reseñas de la habitación accesible en la que te hospedaste en las redes sociales y en sitios de empresas como accessibleGO. Inscríbete en los programas de recompensas del hotel (son gratuitos) y ofrece tus comentarios. Cuando te hospedes en un hotel que ofrezca lo que necesitas, toma nota del número de habitación para volver a solicitarla si alguna vez vuelves allí. Hazle saber al gerente que agradeces que la habitación estuviera bien diseñada y que recomendarás el hotel a tus amigos.

Barbara y Jim Twardowski son escritores y fotógrafos independientes cuyo trabajo se ha publicado en The New York Times, PBS, NextAvenue.org, revistas AAA y otros medios.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.