Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Lo que deben saber los trabajadores sobre los requisitos federales de vacunación

Las pautas aplicables a empleadores privados y centros de salud afectarán a más de 100 millones de trabajadores.

Mujer con mascarilla recibe la vacuna contra la covid-19

Getty Images

In English

Nota de la redacción: El 13 de enero del 2022, la Corte Suprema de los EE.UU. determinó que el mandato federal de vacunación contra la COVID-19 para grandes empleadores privados no podía proceder, pero el tribunal permitió que el mandato para los trabajadores de los centros de atención médica que reciben fondos de Medicare y Medicaid tomara efecto. El artículo siguiente, publicado antes de esas decisiones judiciales, ofrece contexto sobre los mandatos de vacunación contra la COVID-19.

Los trabajadores de cualquier empresa con 100 empleados o más tendrán hasta el 9 de febrero para vacunarse completamente contra la COVID-19, según las pautas dadas a conocer hoy por la Casa Blanca. Después de esa fecha, los empleados no vacunados tendrán que someterse a pruebas semanales para constatar que no están infectados, o de otra manera corren el riesgo de quedar eliminados del lugar de trabajo.

De acuerdo a una segunda directriz emitida por los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), todos los trabajadores de los centros de atención médica que participan en Medicare o Medicaid también deberán vacunarse antes del 27 de enero si tratan o interactúan con pacientes. Estos trabajadores no tendrán la opción de someterse a pruebas semanales en lugar de la vacunación. Los procedimientos legales en al menos 25 estados han impedido que este mandato de CMS entre en vigencia en esos lugares, pero en el resto del país, se espera que los trabajadores de la salud que tratan a pacientes en instalaciones que reciben fondos de CMS estén al menos parcialmente vacunados para el 27 de enero. AARP ha expresado su apoyo al mandato de vacunación de la CMS.

La Corte Suprema de los Estados Unidos escuchará los argumentos el 7 de enero para determinar la legalidad de los mandatos de vacunas de OSHA y CMS.

 

Los nuevos requisitos, en su conjunto, se aplicarán a más de 100 millones de trabajadores. Con esta cifra se podría lograr un importante aumento en la proporción de adultos vacunados en el país. Hasta la fecha, cuando los empleadores han hecho obligatoria la vacunación de sus empleados, solo un pequeño porcentaje de estos se han negado a vacunarse. Por ejemplo, después de que las autoridades de la ciudad de Nueva York exigieron la vacunación de sus empleados, más del 91% de estos recibieron al menos una inyección en el plazo indicado.

"Las órdenes de vacunación obligatoria ayudan a la economía", declaró en un comunicado el presidente Biden. "Con ellas no solo aumentan los índices de vacunación, sino que ayudan a reincorporar a las personas al mercado laboral, y estamos hablando de hasta 5 millones de trabajadores en Estados Unidos. Gracias a ellas, nuestra economía es más resistente frente a la COVID-19 y más empresas podrán seguir abiertas".

Las nuevas órdenes de vacunación obligatoria se suman a órdenes anteriores aplicadas a los empleados del Poder Ejecutivo federal, así como a los contratistas del Gobierno, quienes también deberán ahora cumplir con la fecha del 4 de enero. A continuación se señala lo que deben saber los trabajadores con respecto a los requisitos federales de vacunación aplicables a los empleados.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los trabajadores tendrán que vacunarse antes del 9 de febrero o someterse a pruebas de detección semanales.

Si trabajas en una empresa que tenga 100 empleados o más, deberás estar completamente vacunado —ya sea con dos inyecciones de la vacuna de Pfizer o Moderna o con una inyección de la de Johnson & Johnson— antes de la fecha límite del 9 de febrero. Si bien algunos Gobiernos estatales y locales han promulgado, o buscan promulgar, leyes que prohibirían a los empleadores hacer obligatoria la vacunación contra la COVID-19, estas nuevas pautas del Gobierno federal, emitidas por la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA), primarán sobre aquellas normas regionales, según la Casa Blanca. Se calcula que esta orden de vacunación obligatoria se aplicará a 84 millones de personas.

La nueva norma federal permite algunas exenciones de la orden de vacunación por motivos médicos o religiosos. No queda claro cuántos trabajadores han solicitado a sus empleadores exenciones de carácter religioso (ya que esta información es amparada por normas de privacidad), pero hasta la fecha han sido denegadas la mayoría de las solicitudes y demandas presentadas en busca de una exención religiosa de la vacunación obligatoria contra la COVID-19.

Si te niegas a vacunarte, o si das positivo en una prueba de COVID-19 después del 9 de febrero, tu empleador tendrá que excluirte del lugar de trabajo o deberás enfrentar multas importantes. Si trabajas de forma remota, es posible que se te conceda una exención de la vacunación obligatoria, según lo que indiquen las políticas del empleador. De acuerdo con las pautas de la OSHA, los trabajadores remotos podrían ser exentos porque no interactúan con otras personas dentro de un lugar de trabajo.

Cabe destacar otro aspecto de la orden federal. Los empleados que opten por someterse a pruebas semanales en lugar de vacunarse tendrán que pagar las pruebas ellos mismos, a menos que exista un convenio colectivo de trabajo o una ley local que obligue al empleador a cubrir estos costos. Si bien en algunas comunidades se puede acceder a pruebas gratuitas, el precio de una prueba de COVID-19 puede variar desde $24, por las pruebas rápidas de venta libre en las farmacias, hasta la mediana de $148, por las pruebas administradas en los hospitales.

La norma federal también exige que los empleadores remuneren a estos trabajadores por el tiempo que les lleve vacunarse y ofrezcan tiempo de licencia por enfermedad a quienes necesiten descansar para recuperarse de los efectos secundarios que se produzcan inmediatamente después de la vacunación.

Los empleados de centros de Medicare y Medicaid no tendrán la opción de someterse a pruebas de detección en lugar de vacunarse.

Según el nuevo requisito emitido por los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), todos los empleados de sus 76,000 centros de salud en todo el país que participen en dichos programas federales, tendrán que vacunarse antes del 27 de enero. Estos empleados no tendrán la opción de someterse a pruebas semanales en lugar de recibir la vacuna.

Esta orden de vacunación obligatoria se aplica a todos los trabajadores, tengan o no interacción directa con los pacientes. Quienes trabajan para estos centros en calidad de contratistas también deberán vacunarse. En total, esta nueva norma de los CMS se aplica a más de 17 millones de personas, según cálculos de la Casa Blanca.

Kenneth Terrell es periodista y colaborador de AARP en los ámbitos de trabajo, empleo, discriminación por edad, carreras laborales y el Congreso. Anteriormente trabajó para la Education Writers Association y U.S. News & World Report, donde reportó sobre política y asuntos gubernamentales, educación, ciencia y tecnología, y estilos de vida.