Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

4 cosas que los milénicos deben saber sobre la discriminación por edad

Discriminación laboral: una preocupación creciente para una generación cuyos integrantes más mayores cumplen 40 años.

Hombre sentado en una cafetería mientras se lleva la mano a la boca y mantiene su mirada hacia abajo.

Getty Images

In English | Cumplir años supone ir logrando hitos importantes. A los 16 años se puede manejar en casi todos los estados. A los 18, ya puedes votar. A los 21, puedes empezar a tomar alcohol.

Otras cifras abren las puertas a derechos y privilegios que, si bien no son tan conocidos, es posible que sean igual de importantes. Por ejemplo, los 40 marcan la edad en que la Age Discrimination in Employment Act (ADEA, Ley federal contra la discriminación por edad en el empleo) empieza a proteger a los empleados de la discriminación por edad en el empleo. Este hito es muy importante para los integrantes de la generación del milenio. Si bien es cierto que a menudo se perciben como eternamente jóvenes, los miembros más mayores de esta generación (formada por personas nacidas entre 1981 y 1997) cumplen 40 años este año.

"Todo el mundo asume que los milénicos todavía son jóvenes", señala Elizabeth Tippett, profesora adjunta de la Facultad de Derecho de University of Oregon. "Creo que aún no hemos visto el estereotipo de un milénico mayor. ¿Tal vez será no ser capaz de teclear tan rápido en el celular, no tener TikTok o no usar tanto Facebook? No lo sé. Todavía no sabemos cuál será el estereotipo de los milénicos mayores".

La percepción de los milénicos mayores tomará forma, en parte, en el lugar de trabajo. Está claro que la discriminación por edad no es un fenómeno que una generación espere con impaciencia, pero sí es algo por lo que hay que estar preparado. Según la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de EE.UU. (EEOC), la agencia federal que gestiona las denuncias por discriminación, el 37% de las denuncias recibidas en el 2017 afectaron a personas de entre 40 y 54 años. Si bien es verdad que se trata de un amplio rango de edad, este porcentaje sugiere que, incluso entre las personas más jóvenes protegidas por la ley de discriminación federal, muchas se sienten discriminadas en el trabajo.

De hecho, reconocer que la discriminación es el motivo que no te deja crecer puede ser la clave para acceder a nuevas oportunidades de trabajo y para avanzar en tu carrera.

"Muchas personas se sorprenden cuando empiezan a sufrir discriminación por edad porque es algo totalmente nuevo para ellas", afirma Laurie McCann, abogada sénior de AARP Foundation Litigation. "Nunca antes habían tenido que pensar en si las estaban tratando de manera injusta o ilegal en el empleo ni en ningún otro lugar".

La discriminación laboral por edad se manifiesta de muchas formas

Despedir a alguien o dejar de contratar a alguien por la edad son dos de las formas más reconocibles de discriminación por edad en el ámbito laboral. Pero lo cierto es que la discriminación por edad no se limita a estas dos situaciones.

"Si sientes que no te tienen en cuenta para proyectos importantes o si pediste tomar un curso de capacitación y te dijeron que no había presupuesto (pero te consta que un colega más joven sí está tomando ese curso), entonces sí tienes que activar el radar", dice McCann. "Nadie quiere verse a sí mismo como alguien que se está haciendo mayor, pero es importante dejar el orgullo de lado y reconocer que podrías ser víctima de discriminación por edad".

La discriminación por edad también puede darse en forma de comentarios por parte de los compañeros de trabajo o como otros tipos de acoso laboral. El término "milénicos" a veces se usa con un sentido peyorativo, hay quien culpa a esta generación por cualquier cambio o nueva tendencia en la cultura de Estados Unidos, desde la popularidad de la tostada de aguacate hasta el declive de los centros comerciales. Pero ahora que algunos integrantes de esta generación tienen la edad suficiente para estar protegidos por la ADEA, es posible que los comentarios que culpen a los milénicos de estos cambios ya no sean aceptables en el trabajo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La clave está en el contexto. McCann recomienda a los milénicos (y a todos aquellos que crean que son víctimas de discriminación laboral) que anoten todos los incidentes.

"Lleva un diario de lo que ves si tienes sospechas de que sufres discriminación por edad", señala. "Escribe todos los comentarios que escuches, quién los dijo y en qué contexto, y quién los escuchó".

Este tipo de registros son importantes si algún día decides emprender una acción judicial, un proceso que empezaría por contratar a un abogado y presentar una demanda ante la EEOC. Otra forma de abordar tu sospecha de discriminación por edad es hablarlo con tu supervisor o encargado, o con el Departamento de Recursos Humanos de tu empresa.

Algunos sectores son peores que otros

Del mismo modo que cada persona vive de manera distinta al hacerse mayor, en muchas profesiones hay discriminaciones implícitas sobre cuándo una persona es considerada menos apta por cuestiones de edad.

"Si trabajas en tecnología, puede que a los 40 años seas mayor", afirma Tippett. "O, si tienes un trabajo físico, es posible que empieces a acumular lesiones y que a los 40 te sientas mayor. Pero hay muchos otros sectores donde una persona de 40 años está justamente alcanzando la cima del poder laboral", argumenta.

"En algunos sectores la edad empieza a afectar antes que en otros", expresa McCann, de acuerdo con Tippett. Menciona ciertos campos, como la banca y la contabilidad, la publicidad y la transmisión de noticias locales, como sectores donde los trabajadores pueden sufrir discriminación por edad incluso antes de los 40. Cabe señalar que, si bien la ley federal de discriminación por edad se aplica a partir de los 40, algunos estados tienen su propia legislación y también brindan protección a menores de 40 años. Por ejemplo, en Nueva Jersey, la ley protege a los trabajadores a partir de 18 años de la discriminación por ser considerados demasiado jóvenes.

La discriminación por edad puede empezar antes para las mujeres

Los estudios muestran que algunas mujeres de la generación del milenio podrían haber empezado a experimentar discriminación por edad antes de los 40 años. Un estudio realizado por Johana Lahey, economista de Texas A&M, pidió a 150 personas que evaluaran un total de 40 currículos. Las calificaciones de los currículos de mujeres empezaron a caer en picada a partir de los 36 años, mientras que las de los currículos de hombres no empezaron a bajar hasta los 50 años.

"Muchas personas se sorprenden cuando empiezan a sufrir discriminación por edad porque es algo totalmente nuevo para ellas. Nunca antes habían tenido que pensar en si las estaban tratando de manera injusta o ilegal en el empleo ni en ningún otro lugar".

— Laurie McCann, abogada sénior de AARP Foundation Litigation

Como parte de un estudio similar a cargo de David Neumark (University of California), Patrick Button (Tulane University) e Ian Burn (University of Liverpool), el equipo mandó más de 40,000 currículos para ver cuántas respuestas recibían de empleadores interesados. Los currículos de mujeres de más de 50 años obtuvieron un número significativamente inferior de respuestas que los de hombres en el mismo rango de edad.

"Las mujeres mayores deberían ser la clase más protegida, porque la edad y el género son factores que generan un tratamiento injusto hacia las mujeres en el empleo", señala McCann.

Estos estudios ponen de manifiesto la importancia de ocultar la edad en el currículo. Así que trata de eliminar detalles tanto obvios (fechas de graduación) como sutiles (el formato del currículo) que podrían llevar a los reclutadores a adivinar tu edad. Este artículo propone consejos sobre cómo minimizar las pistas sobre la edad en un currículo.

Se puede luchar contra la discriminación por edad

La clave para combatir la discriminación laboral por edad es comprender que dispones de herramientas para asegurarte de que te traten justamente, ya sea a través del proceso de recursos humanos de tu empresa o por medio de una acción judicial externa. Defenderse es esencial.

"Los milénicos siempre han tenido una identidad de no tener suficiente poder en el lugar de trabajo, y seguramente les costará llegar a imaginar que les nieguen el poder [por motivos discriminatorios], porque nunca sintieron que tenían ningún poder", dice Tippett.

Otra manera de evitar la discriminación por edad es tomar medidas proactivas para que tus compañeros de trabajo no te perciban como un trabajador mayor (en el sentido peyorativo).

"No asumas que te va a pasar, pero ten en cuenta que es una posibilidad", advierte McCann. "Prepárate para hacer todo lo que esté en tus manos para desmentir estos estereotipos. Sigue aprovechando oportunidades para adquirir nuevas habilidades y ampliar tus conocimientos; acepta nuevos retos. Sal de tu zona de confort. Demuestra que, aunque estés rondando los cuarenta, no te estás durmiendo en los laureles. Hazles saber que tienes expectativas de seguir subiendo peldaños y que vas a hacer todo lo necesario para ser ese tipo de empleado".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.