Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Hada Maria Morales, especialista en asuntos laborales Skip to content
 

¿Quién dijo que soñar no cuesta nada?

Hada María Morales nos cuenta cómo pasó de ser un ama de casa a una vida al servicio de la comunidad.

Hada María Morales en un estudio de radio y quien muestra que los sueños se hacen realidad.

Cortesía Hada María Morales

Hada María Morales pasó de ser un ama de casa a trabajar por la comunidad como una especialista en asuntos laborales.

Esta expresión popular puede tener dos interpretaciones: la de motivarnos a seguir adelante, siempre y cuando nuestros sueños se conviertan en proyectos y nuestros proyectos en realidad; o bien puede darnos cierto alivio cuando decidimos quedarnos soñando y de momento nos quedamos en la intención, pero ¡sin acción!

Al examinar sinceramente nuestras vidas nos encontraremos con resultados positivos y otros no tanto, pero a estas alturas estoy convencida de que valió la pena vivir cada uno de estos eventos pues han moldeado lo que soy hoy. Usted seguramente se preguntará:

Y, ¿quién es usted, Sra. Morales? ¿Cuáles son sus credenciales?

Con gusto le puedo contestar y para no hacer larga mi respuesta: A la edad de 47 años, soy mujer, esposa, madre y, como resultado de dejar de pensar que soñar no cuesta nada: escritora, conferencista, servidora pública y comunicadora social.

Otra pregunta, ¿y cómo Ud. ha llevado todos esos roles?

Siendo una persona honesta conmigo misma, conociendo mis debilidades y habilidades, perseverante, determinada y con metas claras. Pero déjeme contarle como se inició el proceso de simplemente un día soñar y hoy ver muchas de mis metas cumplidas y otras en proceso de lograrlo.

Todo comenzó en medio de esa batalla tenaz de formar a mis hijos (en mi caso, cuatro) y correr como una forajida de escuela en escuela. Me encontraba lavando trastos cuando decidí pedirle a Dios que me abriera otras puertas. Estaba tan agobiada que literalmente mis lágrimas se fundían con las pompas de jabón. Después de todo, solo cuando nos inquietamos es que podemos generar los cambios.

Esas lágrimas enjabonadas fueron como una chispa que se encendió y me di cuenta que esa inquietud no solo se podía quedar en un momento de emoción. Debía tomar acción.

Sin perder tiempo, me di a la tarea de investigar recursos relacionados con organizaciones que ayudaran a personas con situaciones menos ventajosas que la mía. Tras asistir a un evento de una organización llamada “Mujeres pro derechos humanos”, decidí que mi corazón y mis energías debían de ser invertidas en esta noble causa y eventualmente llegué a ser su directora.

Organizábamos eventos en las barriadas y una y otra vez yo subía al pódium y daba mis palabras de aliento a la concurrencia hasta que un día la presidenta de la organización me dijo:

–“Hada María, estoy organizando la próxima actividad y te asigno la tarea de ponerte en contacto con alguien del Departamento de Trabajo para que nos venga a informar sobre los recursos laborales que ofrecen a la comunidad”.

Me quedé de una pieza y le dije:

–Con todo respeto, creo que no soy la persona indicada para esta tarea. Te recuerdo que soy una mamá que anda de arriba para abajo y nunca he escuchado nada de esas agencias que…

Con la autoridad que la caracterizaba me contestó (y doy gracias a Dios por esto):

–Y yo te recuerdo que aquí yo soy la directora y organizadora del evento y te he asignado a ti esta tarea.

Sin nada más que agregar, me puse en acción hasta que di con la famosa agencia y con la persona indicada.

¿Qué aprendí?

Que muchas veces nosotros mismos somos los que le ponemos una barrera a las oportunidades. El reconocer su autoridad y seguir sus instrucciones fue la clave para abrirme puertas que nunca imaginé que se abrirían para mí.

Hoy estoy aquí disfrutando de la oportunidad hermosa de servir a muchas personas que necesitan llevar el pan a sus mesas y hasta de recibir una palabra de aliento.

En mi próxima entrega le relataré cómo fue ese encuentro laboral entre un ama de casa y la oportunidad de empezar una nueva vida al servicio de la comunidad.

 

Hada María Morales es coordinadora de información del Departamento de Trabajo de Florida. Es autora de siete libros (entre los que se incluyen “Atrévete a alcanzar el éxito” (2007) y “A mamá le va de maravilla… y al hogar también” (2008)) y ha participado en segmentos laborales en Univision, CNN y Telemundo, entre otros medios.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO