Skip to content
 

¿Pediste un salario demasiado bajo? Sí, puedes pedir más

En la primera entrevista, estimaste una cifra demasiado baja. Pero no todo está perdido. Así deberías negociar tu salario.

Manos de un hombre sosteniendo un bolo de color verde

NOVASTOCK/GETTY IMAGES

No dejes que te ofrezcan menos de lo que vales. Si cotizas un salario objetivo bajo en una entrevista, aprende cómo puedes justificar una cifra más alta.

In English |  Recientemente, un lector compartió un panorama que he experimentado a menudo como reclutadora. Tras cotizar un salario objetivo en su primera entrevista para un trabajo que quería, ahora se da cuenta de que no aceptará una oferta tan baja. ¿Puede solicitar un aumento salarial? ¿Tiene siquiera que referirse a su cotización original? ¿Recuerdan realmente los empleadores lo que dijiste en entrevistas anteriores?

Estas son tres estrategias para renegociar con éxito tu salario.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


1. Échale la culpa al cargo

Tu estrategia para negociar un salario: si has descubierto diferencias sustanciales en el puesto desde que cotizaste un salario, usa esta nueva información para justificar un mejor pago. Tal vez la función implique la gestión de un equipo más grande de lo que se describió originalmente. O se te darán menos recursos (menos presupuesto, equipo más pequeño). Tal vez la baja moral o las luchas internas departamentales añadan complejidad política.

Di esto: si una oferta viene con el salario más bajo, podrías decir: "$100,000 es justo para un cargo típico de gerente de mercadeo. Basado en lo que discutimos, esta es una función más complicada, que implica [detalla las responsabilidades y metas adicionales]. Por lo que usted quiere lograr, $120,000 es más acorde".

2. Apunta a nuevos datos de mercado

Tu estrategia: si encuentras puntos adicionales de datos salariales —de la competencia o de funciones de similar alcance, cultura o circunstancias— compártelos como la razón para el aumento salarial. No tienes que compartir el nombre de la compañía o de tu fuente (créeme, el empleador te preguntará). Sin embargo, debes decir lo suficiente acerca de la compañía (una de las 50 empresas más importantes en el sector de productos de consumo) o la función (un puesto de director de mercadeo para un producto de tamaño similar) para que el empleador sepa que hablas en serio.

Di esto: "Desde que discutimos inicialmente las negociaciones salariales, he visto nuevos datos que indican salarios superiores a los $100,000. Una función similar en uno de sus competidores apunta a $120,000".

3. Sincérate

Tu estrategia: si no ha habido un cambio en la función o en los datos de mercado subyacentes a tu cotización salarial inicial, simplemente puedes decir que has tenido un cambio de opinión.

Di esto: "Sí, coticé $100,000 cuando hablamos por primera vez, pero, reflexionando, estoy buscando $120,000". Señala un cambio en las circunstancias: "He escuchado que estoy en la línea para un ascenso. Ahora mi objetivo es un salario de $120,000". O admite que rebajaste el salario para asegurarte de que no te descartaran por los requisitos salariales antes de que comenzara la entrevista: "Para ser honesto, no sabía lo suficiente sobre esta función como para cotizar un salario y no quería que me descartaran por mis requisitos salariales, ya que estoy muy interesado en su compañía".

Cualquiera que sea la estrategia que uses, prepárate para enfrentar resistencia. Los empleadores tienen un presupuesto para cada función. Eso no quiere decir que el presupuesto no cambie (¡a veces se reduce!). Debido a que el salario inicial que mencionas se usa con frecuencia para medir la factibilidad, los empleadores recuerdan lo que dijiste. Las solicitudes por internet a menudo requieren que divulgues el salario deseado por escrito.

Incluso si tu nuevo salario no escapa al presupuesto, pone en duda tu palabra, ¿en qué otro lugar más vas a cambiar de opinión? ¿Qué más dijiste que no es cierto? ¿Qué tan serio eres en tu relación con el empleador? ¿Estás solo practicando tus habilidades de entrevista y negociación? ¿Estás usando esta oferta para conseguir una contraoferta en otra parte? El uso de las estrategias descritas anteriormente puede ayudar a legitimar tu solicitud.

Los salarios son negociables, por lo que puedes recuperarte de una cotización inicial baja, pero debes estar preparado porque tal vez no haya presupuesto o el empleador no esté dispuesto a renegociar los salarios. Ten opciones adicionales y prepárate para marcharte.

Caroline Ceniza-Levine es experta en carreras profesionales de SixFigureStart®. Se ha desempeñado anteriormente como reclutadora en consultoría de administración, servicios financieros, medios de comunicación, tecnología y farmacéutica/biotecnología. Conéctate con Caroline en Google+.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.