Skip to content
 

La medicina electrónica gana popularidad

Cuatro de cada diez médicos se conectan con sus pacientes vía Internet. ¿El suyo lo hace?

In English | La medicina electrónica avanza mucho más allá de las visitas médicas en línea. Un innovador programa de monitoreo de telesalud, instaurado por la Cleveland Clinic (Clínica Cleveland), conocido como “Heart Care @ Home” (cuidados cardíacos en la casa) permite a los pacientes con afecciones cardíacas proporcionar a un equipo de especialistas en cuidados cardíacos, signos vitales clave —incluidos el peso, presión sanguínea y ritmo cardíaco diarios—, durante un máximo de 40 días, desde la comodidad de sus hogares. El programa también brinda a los pacientes servicios tradicionales de atención médica domiciliaria —acceso a enfermeros, asistentes, nutricionistas, trabajadores sociales y terapeutas físicos, entre otros—, además de educación al paciente a través de la tecnología del monitoreo y por teléfono.

Una vez que dejan el hospital, los pacientes reciben una caja de monitoreo inalámbrica en su hogar. Esta caja está conectada a una balanza digital, un tensiómetro y otros dispositivos que rastrean los signos vitales. Una vez por día, los pacientes envían estos datos a los especialistas de la clínica a través de una línea telefónica fija. Aumentar dos libras de peso en un día puede presagiar problemas para estos pacientes. Pero ahora, los enfermeros pueden ayudar a los pacientes a controlar los primeros síntomas de algún problema y aconsejarlos de manera apropiada.

«Estamos intentando coordinar la atención y generar una unidad de atención virtual sin paredes», comenta el cardiólogo Eiran Gorodeski, de la Cleveland Clinic. El programa Heart Care @ Home —iniciativa conjunta de la Cleveland Clinic Home Health (Atención a domicilio de la Clínica Cleveland) y del Heart and Vascular Institute of Cleveland Clinic (Instituto Cardiovascular de la Clínica Cleveland)— apunta a ayudar a ciertos pacientes mayores a atender mejor su enfermedad cardíaca por su cuenta para evitar ser internados nuevamente en el hospital.

Este programa ha surgido precisamente cuando Medicare alienta a hospitales y médicos a que intensifiquen sus esfuerzos para evitar que los pacientes vuelvan al hospital por problemas que se podrían prevenir.

Según la Clínica Cleveland, el programa Heart Care @ Home ha reducido las readmisiones hospitalarias y ha proporcionado a los pacientes las herramientas para monitorear sus signos vitales y mantener registros vinculados a la salud mientras permanecen en el programa, lo que significa un cambio hacia un mejor comportamiento.

«Yo soy, verdaderamente, un milagro andante», afirma Karen Mathis, de 63 años, de Oakwood Village, Ohio, quien estuvo mucho tiempo sin ser capaz de moverse y a quien, antes de su ingreso en el programa Heart Care @ Home, en julio del 2009, le habían aconsejado que considerara internarse en un centro para enfermos crónicos terminales. «Ahora camino y conduzco. He recorrido un largo camino.

Esto es importante, ayuda y no es difícil de usar», dice Karen Mathis. Sin el programa, «probablemente, a esta altura, yo ya no existiría».

Las visitas médicas en línea están empezando a dejar su estampa en la medicina. Más de 9 millones de adultos estadounidenses enviaban mensajes por correo electrónico a sus médicos en el 2009, según Manhattan Research, empresa de investigación sobre los asuntos de la salud, de la ciudad de Nueva York. Incluso la American Medical Association (Asociación Médica Estadounidense) «apoya el uso de servicios de evaluación en línea entre un médico y un paciente establecido», afirma la vocera del grupo Lisa Lecas.

Tomemos como ejemplo el caso de la paciente diabética Cynthia Livingston. Mientras se recuperaba de una cirugía de rodilla en diciembre pasado, Cynthia Livingston, de 54 años y residente de Port St. Lucie, Florida, no comía y presentaba hipoglucemia. Los bajos niveles de azúcar en la sangre la dejaban confusa y descompensada. Entonces, fue hasta la computadora, se conectó con un servicio seguro que usa su médico y mantuvo una visita electrónica con él, quien le indicó que dejara de administrarse insulina, pero que siguiera tomando el medicamento diabético por vía oral.

«Eso estabilizó mis niveles de azúcar», dice ella. «La visita por la web fue una bendición de Dios, porque de todos modos yo no podía ir hasta el consultorio». Cynthia Livingston ha visitado varias veces a su médico a través de internet para aliviar resfríos, fiebre y una infección urinaria, y para controlar su diabetes.

«Estoy ocupada, trabajo muchas horas y estoy estudiando», explica ella, quien es enfermera. «Me resulta muy difícil hacerme un tiempo para ir al médico».

La práctica de visitas electrónicas, que pueden incluir mensajes por correo electrónico, mensajes seguros y visitas médicas en línea cara a cara con la ayuda de una cámara web, ganó impulso cuando compañías aseguradoras como Aetna y Cigna empezaron a pagar por ellas. La aseguradora de Cynthia, Aetna, cubre el honorario de $30 por la visita web.

Las primeras pruebas científicas demuestran que las consultas en línea entre médicos y pacientes pueden ser buenas para su salud. Este mes, investigadores de Kaiser Permanente informaron, en el periódico Health Affairs, que los miembros de Kaiser con diabetes e hipertensión que intercambiaban mensajes seguros por correo electrónico con sus médicos, tenían mayores probabilidades de obtener el cuidado recomendado para tratar sus enfermedades.

Cómo funciona

Siempre que se le presenta un tema de salud, Cynthia Livingston se conecta a un programa seguro con base en la web a través de RelayHealth —la empresa que facilita las visitas web a 13 aseguradoras médicas y 25.000 prestadores— y señala que desea realizar una visita web a su propio médico.

Luego, elige qué es lo que le está preocupando de una lista de problemas y síntomas. Más de 150 cuestiones no urgentes pueden tratarse en línea —alergias, artritis, dolor de espalda, resfríos o gripe, diabetes y cuidados postoperatorios, entre otros—. Una entrevista interactiva delimita el problema específico del paciente al generar un resumen conciso que es enviado al médico, quien responde al paciente dentro de las 24 horas; normalmente da recomendaciones o hace un diagnóstico, receta un medicamento o, si fuese necesario, le indica al paciente que lo visite en su consultorio.

Desde el servicio en línea de RelayHealth, Cynthia también puede programar sus citas con el médico, renovar las recetas, solicitar derivaciones a especialistas y obtener resultados de exámenes y análisis de laboratorio.

Debido a que el servicio tiene su base en la web, no es necesario bajar programas ni nada por el estilo. Ella se conecta con su médico a través de un sitio web seguro de RelayHealth, el cual requiere nombre de usuario y contraseña.

El servicio RelayHealth exige que los pacientes realicen sus visitas por la red únicamente con sus médicos actuales, lo que difiere de otras propuestas. Por ejemplo, el servicio de atención en línea de la American Well Corp. ofrece visitas virtuales cara a cara con médicos que no necesariamente son los que conocen al paciente. Este servicio, de American Well, está disponible a través de ciertas aseguradoras, RiteAid y otras organizaciones de cuidado de la salud.

Con Online Care, el paciente puede elegir un prestador de atención médica para visitar en línea. El médico u otro prestador clínico revisan la información del paciente —sobre la base de lo que el paciente ha enviado—, conversa con él y ve al paciente a través de la cámara web, receta los medicamentos que sean necesarios y sugiere una visita de seguimiento. Los pacientes pueden usar el chat en línea o un teléfono si no tienen cámara web. Cuando se ha completado la visita, generalmente a los 10 minutos, el paciente recibe un resumen.

Julie Swanson, de 56 años, Minnesota, decidió, en febrero pasado, usar Online Care, que era ofrecido a través de Blue Cross and Blue Shield de Minnesota, para tratar su problema de bronquitis anual. «Generalmente, no puedo contactarme con mi propio médico durante la temporada de resfríos y gripe», afirma Julie Swanson. Pagó $20 de los $45 que costó el servicio (su empleador costeó $25).

«Fue mi mejor experiencia de bronquitis», señala, ya que logró ver a un médico a comienzos del problema y obtener su medicamento más rápido.

«Se trata de un modelo de atención completamente nuevo», explica MaryAnn Stump, funcionaria en jefe del área innovación de Minnesota Blues. Aquellos miembros que lo usaron informan que ahorraron tiempo, y el 93% está «muy satisfecho», sostiene.

Lo que hay que saber

La tecnología necesaria para las visitas médicas en línea es mínima para el consumidor, gracias a los programas con base en la web. Todo lo que se precisa es un navegador web y una conexión a internet, y en ocasiones, una cámara web. Muchos de los servicios en línea han creado o están lanzando aplicaciones para teléfonos inteligentes.

Es importante entender las políticas de privacidad y cuán seguras son las conexiones para un prestador en línea. «Gran parte de esto ocurre en sistemas no seguros», afirma Monique Levy, directora sénior de investigación de Manhattan Research. Su mejor seguro contra cualquier violación a su privacidad es la propia industria de seguros. Las compañías aseguradoras que cubren las visitas en línea requieren que los servicios como RelayHealth y American Well empleen determinadas tecnologías o formatos seguros para proteger la privacidad de los pacientes, a fin de cumplir con las leyes federales que rigen en materia de privacidad. De todas maneras, si usted o su médico mantienen conversaciones en línea, asegúrese de averiguar acerca de las políticas de privacidad establecidas.

Otras cosas para tener en cuenta

    * Tipo de atención. Las consultas en línea no son adecuadas en situaciones de emergencia o urgencias, como tampoco si necesita que se le practiquen análisis o exámenes físicos.

    * Costos. Los honorarios varían entre $25 y $50, y suelen ser más económicos que ir a clínicas y consultorios. Averigüe si su aseguradora cubre alguno de los costos; si no lo hace, puede pagar mediante tarjeta de crédito o débito.

    * Médico o prestador de atención médica. Algunos servicios le exigen consultar en línea únicamente con su médico actual, en tanto otras, no.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto