Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

6 maneras sorprendentes en que tu cuerpo reacciona al cambio de horario

El cambio de hora que ocurre dos veces al año puede afectar negativamente tu estado de ánimo y puede aumentar el riesgo de un ataque cardíaco o un derrame cerebral.


spinner image Relojes azules y uno negro sobre un fondo azul
GETTY IMAGES

Después de adelantar el reloj una hora cada primavera al inicio del horario de verano, el cambio no solo te hace sentir cansado, según los expertos. Un creciente número de investigaciones sugiere que el cuerpo también se ve afectado de otras maneras sorprendentes y negativas.

El horario de verano desajusta el reloj interno de tu cuerpo, lo que puede afectar negativamente tu salud en formas inesperadas, dice la Dra. Jocelyn Cheng, neuróloga y especialista en Medicina del Sueño, y subdirectora del Comité de Seguridad Pública de la Academia Americana de Medicina del Sueño. 

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

"La luz es el principal regulador del ritmo circadiano. Al cambiar la cantidad de luz a la que nos exponemos por la mañana y por la noche, se altera ese ritmo", dice Cheng. "Y eso conlleva efectos adversos para la salud, así como consecuencias reales en nuestras vidas".

La pérdida de una hora tal vez no parezca tan grave, pero "realmente puede tener un fuerte impacto en nuestra salud y bienestar general", señala la Dra. Melissa Lipford, neuróloga y especialista en problemas del sueño en Mayo Clinic.

El horario de verano ha existido en el país desde 1918, cuando se creía que así se conservaría energía durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, en años recientes han aumentado las preocupaciones por sus efectos en la salud, por lo que se han propuesto leyes en al menos 40 estados para eliminar el cambio de hora que se ha venido realizando dos veces al año. 

Una encuesta realizada en el 2020 por la Academia Americana de Medicina del Sueño encontró que el 63% de los adultos preferirían eliminar los cambios de horario estacional (en inglés).

Para la mayoría de las personas, adelantar el reloj en la primavera es el cambio más temido. Según la Sleep Foundation, las personas duermen 40 minutos menos (en inglés), como promedio, el lunes después de adelantar el reloj en la primavera. Y según los expertos, no es raro padecer alteraciones del sueño en los días o las semanas siguientes. 

Estas son algunas maneras en que las interrupciones del horario de verano pueden afectar tu cuerpo.

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

1. Puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco y derrame cerebral

Los expertos han dicho durante mucho tiempo que el horario de verano afecta el corazón. Un estudio encontró un aumento del 24% en los ataques cardíacos el lunes después de que comienza el horario de verano. Otro descubrió que el riesgo de derrame cerebral es un 8% mayor en los dos días siguientes a los cambios de la primavera y el otoño.

Además, el número de personas hospitalizadas a causa de una fibrilación auricular —el tipo más común de irregularidad del ritmo cardíaco— aumenta notablemente en los días siguientes al cambio de horario en la primavera, según un análisis de 6,089 hospitalizaciones de pacientes en Montefiore Medical Center en Nueva York.  

Pero los investigadores de Mayo Clinic están cuestionando la idea de que el horario de verano aumenta los ataques cardíacos y los derrames cerebrales. En un nuevo estudio que analiza a más de 36 millones de adultos de 18 años o más en todo Estados Unidos, los investigadores analizaron los ataques cardíacos y derrames cerebrales en un gran banco de datos de seguros, en la semana después de las transiciones de verano de primavera y otoño.

El Dr. Benjamin Satterfield, profesor adjunto de Medicina en Mayo Clinic, señaló que varios estudios pequeños anteriores sobre un aumento en los riesgos cardíacos a causa del horario de verano incitaron a los investigadores a analizar los datos de un gran grupo de personas en Estados Unidos.

“Estos eventos cardiovasculares son enfermedades comunes, así que esto llevó a la pregunta de si esto es más de lo que se esperaría (en inglés) si no hubiera seguido la transición del horario de verano”, dijo Satterfield, autor principal del estudio, que se publicó en Mayo Clinic Proceedings: Innovations, Quality & Outcomes.

Le dijo a AARP que después de analizar los datos, concluyeron que “el pequeño aumento de los eventos cardiovasculares” —ataques cardíacos, derrames cerebrales, paros cardíacos, etc.— que observamos después del cambio de horario de verano a nivel nacional probablemente no tiene un impacto clínico significativo”. 

El Dr. John Osborne, cardiólogo del área de Dallas-Fort Worth dijo que la ciencia no ha resuelto si los cambios de horario en la primavera y el otoño son peligrosos para la salud cardíaca. “En varios otros estudios se han observado aumentos tanto clínicos como significativos en los eventos cardiovasculares durante las transiciones del horario de verano, así que no creo que el debate esté de ninguna manera resuelto”, dice Osborne, un experto voluntario de la Asociación Americana del Corazón. 

Claramente, para la salud cardíaca, dormir y la higiene del sueño es importante y debe continuar abordándose para ayudar a reducir los riesgos. “Hacer lo contrario significaría que estamos peligrosamente 'dormidos al volante'", le dijo Osborne a AARP.

Los científicos no están seguros de por qué el horario de verano podría afectar el corazón y los vasos sanguíneos, pero probablemente esté relacionado con la alteración del ritmo circadiano del cuerpo, dice el Dr. Donald Lloyd-Jones, presidente del Departamento de Medicina Preventiva de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern y expresidente de la Asociación Americana del Corazón.

"Nos acostumbramos a estos patrones y el cuerpo sabe lo que puede esperar", dice Lloyd-Jones. "Cuando se interrumpen esos patrones, suelen notarse diferencias en los niveles de la hormona del estrés y en los niveles de presión arterial. Ambos factores pueden dar lugar a ataques cardíacos y derrames cerebrales que de otra manera tal vez no habrían ocurrido".

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

2. Estado de ánimo decaído y depresión

El comienzo temprano de la oscuridad y los días más cortos después del cambio de horario del otoño pueden causarte letargo y cansancio. Cuando no te expones lo suficiente a la luz solar, tu cuerpo no produce tanta serotonina, la sustancia química cerebral responsable de reducir la ansiedad y mejorar el estado de ánimo. También recibes menos vitamina D, y la deficiencia de vitamina D se ha relacionado con la depresión y la fatiga.

Un estudio encontró que el cambio de horario en el otoño se asoció con un aumento del 11% en los episodios depresivos.

3. Problemas para tomar decisiones

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que la falta de sueño puede afectar la capacidad de pensar y de tomar decisiones. Las investigaciones también demuestran que las personas que no duermen lo suficiente tienen más probabilidades de tomar riesgos y cometer errores.

Eso puede explicar por qué hay un aumento en los errores médicos, lesiones en el lugar de trabajo y accidentes de autos después de que las personas adelantan sus relojes en la primavera, dice la Dra. Sabra Abbott, profesora adjunta de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern y directora de la Northwestern Circadian Medicine Clinic.

"En general, la falta de sueño impide en el cuerpo las funciones del lóbulo frontal, la región del cerebro que nos ayuda a controlarnos y a evitar cometer acciones equivocadas", explica Abbott. "Cuanto menos duermas, más probable será que te dejes llevar por tus impulsos, y menos probable que tomes buenas decisiones".

Un estudio del 2020 analizó los datos sobre accidentes automovilísticos ocurridos durante un período de 10 años, y determinó que el número de accidentes mortales aumentó en un 6% en la semana siguiente al cambio de hora en la primavera. Y, como no se observó un aumento similar en el otoño —cuando se puede dormir una hora adicional—, los autores del estudio señalaron que el aumento mencionado probablemente se debe al "desfase circadiano y a la falta de sueño".  

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

4. Dificultad con la memoria y la concentración

No dormir lo suficiente tiene consecuencias negativas para la memoria, la atención y la concentración, según indican las investigaciones.

Espera mayor distracción y menos productividad durante unos días después de la transición al horario de verano. En un estudio publicado en Journal of Applied Psychology se mostró un marcado aumento en la "pereza cibernética" —el uso de internet con fines personales, en vez de trabajar— el lunes siguiente al cambio de horario.

"Mientras dormimos, ocurren muchas actividades de gran importancia en el cerebro", explica Lipford. "Necesitamos dormir bien y profundamente para que al día siguiente podamos realizar múltiples actividades, aprender tareas nuevas y prestar atención".

5. Cambios en el apetito y los antojos

Según los expertos, es posible que te sientas más hambriento de lo normal la semana después del cambio de horario, lo que hace que tengas más probabilidades de comer en exceso.

Se debe en parte a los niveles hormonales fluctuantes en el cerebro. Incluso un leve déficit de sueño causa un aumento de la hormona grelina —la cual provoca el hambre— e inhibe la hormona leptina, que te ayuda a sentirte satisfecho después de comer.

Cuando empieces a sentir hambre, lo más probable es que se te antoje comer pizza, donas u otros alimentos altos en grasa o azúcar. ¿Por qué? Según las investigaciones científicas, "cuando no se duerme lo suficiente, se reducen las probabilidades de tomar decisiones saludables", señala Lipford.

6. Mayor irritabilidad

Ya sabes que el cansancio afecta el estado de ánimo. Las investigaciones indican que es más difícil controlar las emociones cuando no se ha dormido bien la noche anterior. Te sientes irritable e impaciente, y tienes más propensión a enojarte con tus seres queridos.

Incluso los jueces, que supuestamente son imparciales, podrían estar de mal humor en los días siguientes al inicio del horario de verano. En un estudio se determinó que los jueces suelen dictar condenas más duras en los días posteriores al cambio de horario.

Ayuda a tu cuerpo a acostumbrarse al horario de verano

  • Inicia la transición por adelantado. En los días previos al cambio de horario en el otoño, acuéstate unos 15 o 20 minutos más tarde cada noche. Una transición gradual ayuda a reducir el impacto negativo para el organismo.
  • Exponte a la luz de la mañana. En cuanto te levantes, procura salir al aire libre. La luz de la mañana envía al cerebro una fuerte señal para que te despiertes y ayuda a ajustar tu reloj interno. Si no puedes salir de la casa, trata al menos de acercarte a una ventana.
  • Evita el café después de las 2 p.m. Podrías sentir la tentación de consumir más cafeína para superar el bajón de energía después del mediodía, pero la cafeína puede permanecer en tu organismo y afectar tu capacidad para dormirte.
  • Practica buenos hábitos de sueño. Para fomentar el sueño después del cambio de horario, asegúrate de que tu dormitorio esté oscuro, tranquilo y fresco. Evita el consumo de alcohol y el uso de dispositivos electrónicos antes de acostarte, y adopta una rutina que te tranquilice por las noches.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.