Skip to content
 

5 tratamientos alternativos para el dolor

Lo que las investigaciones revelan sobre si el dolor se puede aliviar con el yoga, la atención quiropráctica, los masajes y otros tipos de atención integral.

Acupuntura

Getty Images

In English

A medida que envejeces, puede que hayas observado que sientes dolores y molestias —por ejemplo, en la rodilla o la cadera— mucho más frecuentemente. Más de 50 millones de adultos en el país padecen dolor crónico, según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, en inglés). Lamentablemente, el dolor suele ser un problema que se agrava con la edad: más de la cuarta parte de las personas de entre 45 y 84 años reportaron que sentían dolor en la actualidad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (en inglés). Para aliviar el dolor, muchos adultos mayores han recurrido a tratamientos alternativos. Aproximadamente dos tercios de los participantes en una nueva versión de la encuesta National Poll on Healthy Aging de University of Michigan (en inglés), que contó con el respaldo de AARP, dijeron que habían usado una terapia de medicina integral —o integrativa—, como la acupuntura, la atención quiropráctica, la terapia de masajes, la meditación o el yoga. Más del 90% dijeron que estos tipos de tratamientos los ayudaron. El informe se basa en los hallazgos de una encuesta de 2,277 adultos de entre 50 y 80 años, realizada por teléfono y por internet, en enero y febrero del 2022.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


“De manera anecdótica, mis pacientes me dicen que esto los ayuda”, dice la Dra. Rachael Maciasz, una especialista en medicina interna general en Michigan Medicine que colaboró en el informe. “Les ofrece otra herramienta en su arsenal para sobrellevar problemas como el dolor crónico”. Esto es muy importante, pues aproximadamente un tercio de los adultos que tienen entre 60 y 79 años toman por lo menos cinco medicamentos recetados. Según varias investigaciones, los analgésicos son los medicamentos recetados más a menudo. “Estos medicamentos tienen efectos secundarios, en especial para los adultos mayores”, agrega Maciasz. “Si podemos fomentar la autonomía de los pacientes para que cuiden su salud con métodos no farmacológicos cuando sea adecuado, a menudo será menos arriesgado, y también se reducirán sus gastos de bolsillo”.

Sin embargo, en la encuesta se encontró que muchos adultos mayores pagan por sus terapias alternativas. Solo el 15% de los encuestados dijeron que el seguro médico había cubierto parte o todo el costo. Maciasz enfatiza que es importante investigar cualquier tratamiento que estés contemplando y hablar de antemano con tu médico para asegurarte de que sea adecuado para ti. Además, según la nueva encuesta, esa conversación no es común; menos del 20% de los encuestados dijeron que habían hablado con su proveedor de atención primaria sobre una estrategia de medicina integral.

Los expertos afirman que es necesario realizar más investigaciones de calidad sobre los tratamientos alternativos, complementarios e integrales. El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral financia este tipo de investigaciones científicas y el dolor crónico es uno de sus campos de estudio. Pero ten en cuenta que estos tratamientos no reemplazan a la medicina tradicional, y que siempre debes hablar con tu médico antes de probar cualquier terapia complementaria. El siguiente es un resumen de cinco tratamientos integrales comunes que usaron los encuestados. La información incluye: en qué consisten, qué demuestran los hallazgos de las investigaciones y si el seguro médico podría cubrir parte del costo (o todo).

1. Acupuntura para el dolor

En qué consiste: es una técnica con la que un acupunturista capacitado inserta agujas en la piel para estimular puntos específicos en el cuerpo. Según la medicina china tradicional, las agujas abren los canales de energía que se encuentran bloqueados para que la energía fluya adecuadamente, lo que fomenta la curación, dice el Dr. Gary Soffer, director del programa de medicina integral de la Facultad de Medicina de Yale University en New Haven, Connecticut. “Desde el punto de vista científico, hay menos conocimientos, pero creemos que al introducir las agujas, el organismo secreta sus propios opiáceos y eso ayuda a disminuir el dolor”, explica. El 16% de los encuestados dijeron que probaron la acupuntura, según la encuesta de AARP.

Los hallazgos de las investigaciones: la acupuntura es eficaz para tratar muchos tipos distintos de dolor crónico, entre ellos dolores de espalda, cuello y relacionados con la osteoartritis (como el dolor de rodilla), según los NIH. Por ejemplo, en un análisis del 2019 publicado en la revista Acupuncture in Medicine (en inglés), se estudiaron los datos de 14 ensayos clínicos con más de 2,100 pacientes con dolor lumbar crónico o agudo. Aquellos que se sometieron a acupuntura sintieron un alivió significativo de su malestar inmediatamente después del tratamiento, comparado con quienes no recibieron tratamiento o se sometieron a acupuntura simulada (una técnica que usa agujas que parecen y se sienten como las verdaderas de acupuntura, pero no se insertan en la piel). “Puede ser difícil estudiar la acupuntura, porque existen algunos indicios de que la acupuntura simulada también puede ayudar con el dolor”, señala Soffer.

¿El seguro cubre el tratamiento? Medicare cubre hasta 12 tratamientos de acupuntura durante un período de 90 días, realizados por un acupunturista acreditado y solo para el dolor lumbar crónico (definido como dolor de 12 semanas o más de duración), y 8 sesiones adicionales si muestras una mejoría. No puedes someterte a más de 20 tratamientos de acupuntura durante un período de 12 meses. Si tienes un seguro privado, comunícate con la compañía. Incluso si el seguro no lo cubre, puedes usar tu cuenta de ahorros para gastos médicos o tu cuenta de gastos flexibles para pagar por los tratamientos, si los recomienda un profesional de la salud para un trastorno médico.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


2. Atención quiropráctica para el dolor

En qué consiste: es un tratamiento que utiliza terapias manuales, tales como estiramiento y manipulación de la columna, para mejorar los movimientos y el funcionamiento de las articulaciones. Lo lleva a cabo un quiropráctico, quien debe obtener un título de doctor en Quiropráctica, aprobar un examen nacional y tener una licencia estatal. En la encuesta de AARP se descubrió que la atención quiropráctica era uno de los principales tratamientos de medicina integral utilizados: más del 40% de los encuestados dijeron que la probaron para aliviar sus síntomas físicos.

Los hallazgos de las investigaciones: es un tratamiento eficaz para el dolor crónico de espalda, de cuello y de cabeza. El American College of Physicians lo recomienda como uno de varios tratamientos de primera línea para el dolor lumbar crónico o agudo. Según un estudio del 2019 publicado en la revista American Journal of Managed Care (en inglés), los adultos mayores con acceso a la atención quiropráctica gastaron unos $40 menos al año en pruebas diagnósticas y estudios de imágenes para problemas de la columna vertebral. Sin embargo, aunque el tratamiento puede ayudar, los adultos mayores deben tener mucho cuidado, señala el Dr. Medhat Mikhael, director médico del programa no quirúrgico del Spine Health Center en MemorialCare Orange Coast Medical Center, ubicado en Fountain Valley, California. “A veces, los quiroprácticos sin suficiente experiencia manipulan de forma enérgica la columna vertebral, lo que puede empeorar el abombamiento discal y causar fracturas”, dice. Agrega que también puede causarle una lesión grave a un adulto mayor que tenga una estenosis espinal o espolones óseos en la columna.

¿El seguro cubre el tratamiento? Aproximadamente un 30% de los encuestados que se sometieron a un tratamiento quiropráctico dijeron que su médico lo había sugerido. Pero Medicare Original solo pagará la atención quiropráctica si te diagnosticaron una subluxación vertebral, un trastorno en el que al menos una de las vértebras espinales pierde su alineación. Algunos planes Medicare Advantage y de seguro privado tienen un beneficio suplementario que te permite acudir a un quiropráctico para el dolor crónico, señala el Dr. Douglas Metz, director de servicios de salud de American Specialty Health, una organización nacional de salud y bienestar que brinda servicios de gestión de red especializada para terapias integrales como la atención quiropráctica.

3. Terapia de masajes para el dolor

En qué consiste: es un tratamiento proporcionado por un profesional que manipula los tejidos blandos del cuerpo. Puede resultar útil, no solo para aliviar los espasmos musculares, sino también para generar una “respuesta de relajación”, en la que disminuyen la frecuencia cardíaca y la respiratoria, baja la presión arterial y se reducen las hormonas del estrés, dice Mikhael. También puede ayudar a aliviar el dolor crónico. Esta fue una de las principales terapias integrales que usaron los participantes de la encuesta de AARP, dado que más del 40% dijeron que la probaron para relajarse o tratar síntomas físicos.

Los hallazgos de las investigaciones: si bien en numerosos estudios se ha descubierto que la terapia de masajes puede ayudar a aliviar el dolor a corto plazo, hay pocos indicios de que brinde alivio a largo plazo del dolor lumbar, según los NIH. Por ejemplo, en un análisis de 25 estudios en el 2015, se descubrió que esa terapia lograba mejoras a corto plazo, pero que las investigaciones eran de baja calidad. “En realidad, no contamos con evidencia sólida de que puede brindar beneficios a largo plazo”, dice el Dr. Benjamin Kligler, director ejecutivo de la oficina de atención centrada en el paciente y transformación cultural de la Administración de Salud de Veteranos. Sin embargo, muchos especialistas están de acuerdo en que se deberían hacer más investigaciones para el seguimiento de varios estudios prometedores.

¿El seguro cubre el tratamiento? Kligler dice que es mucho menos probable que los seguros cubran la terapia de masajes en comparación con otros tratamientos, como la acupuntura. Por ello, esta opción puede ser inviable para algunas personas por motivos económicos. Medicare tradicional no cubre este tratamiento. Si tienes un plan Medicare Advantage o un seguro médico privado, deberás consultarlo con tu aseguradora. Si dicen que brindan cobertura, tu mejor opción es que tu médico lo prescriba o te dé una derivación, señala Adria Gross, directora ejecutiva de MedWise Insurance Advocacy en Monroe, Nueva York. Pídele a tu médico que prescriba masajes con el diagnóstico más general posible, como por ejemplo dolor muscular. Así, tu terapeuta puede ajustar el tratamiento según sea necesario. Además, averigua si tu plan tiene límites para el número de citas o la duración de cada una.

4. Meditación y conciencia plena para el dolor

En qué consisten: la meditación se refiere a ejercicios para calmar la mente, por lo general al concentrarte en una sensación determinada, como la respiración, o en un mantra. A menudo se combina con la conciencia plena, que incluye permanecer atento y presente en el momento. Existen varios tipos, como la disminución del estrés mediante ejercicios de conciencia plena, que combina la meditación de conciencia plena con conversaciones, o la terapia cognitiva con ejercicios de atención plena, que combina la conciencia plena con la terapia cognitiva conductual. Más de la cuarta parte de los adultos encuestados por AARP probaron estos métodos, principalmente para relajarse y manejar el estrés.

Conoce más

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa proporciona una lista de docenas de terapias, desde acupuntura hasta tai chi y yoga, y resume la evidencia científica de los beneficios de cada una. Explora la investigación aquí.

Los hallazgos de las investigaciones: estas terapias son eficaces para el dolor de espalda que ha persistido por menos de seis meses, y también se ha demostrado que ayudan con el dolor crónico y el agudo, según los NIH. “Estas prácticas pueden ayudar a quienes sienten dolor intermitente, porque pueden permanecer presentes en el momento en vez de esperar hasta sentir dolor”, afirma Soffer. Según un estudio del 2019 publicado en la revista Mindfulness (en inglés), a quienes les enseñaron a aceptar su dolor —es decir, que aprendieron a continuar con sus tareas o actividades al tiempo que reconocían el malestar— lograron aumentar su resistencia y tolerancia al dolor comparados con quienes no usaron este método.

¿El seguro cubre el tratamiento? Medicare cubre la meditación y la conciencia plena si forman parte de un programa intensivo de rehabilitación cardíaca. Podrías reunir los requisitos si tuviste un ataque al corazón o una cirugía cardíaca durante los 12 meses anteriores, o si tienes insuficiencia cardíaca. De lo contrario, la mayoría de los planes de seguro médico privado y Medicare Advantage no lo cubrirán, a menos que estés recibiendo terapia cognitiva que integre ejercicios de conciencia plena de un terapeuta incluido en la red de tu plan, señala Kligler. Agrega que quizás puedas pagar por un curso o programa de meditación o de conciencia plena con fondos de tu cuenta de gastos flexibles o cuenta de ahorros para gastos médicos si obtienes una nota de tu médico que indique que es necesario por razones médicas.

5. Yoga para el dolor

En qué consiste: es una práctica para el cuerpo y la mente que combina posturas físicas, ejercicios de respiración y meditación. Existen muchos tipos de yoga. “Ayuda de muchas formas a aliviar el dolor crónico: reduce la inflamación, aumenta la flexibilidad y ayuda a reducir el estrés y la tensión muscular en el cuerpo”, dice Mikhael. Cerca de la cuarta parte de los participantes en la encuesta de AARP dijeron que habían practicado yoga, principalmente para relajarse y mejorar los síntomas físicos.

Los hallazgos de las investigaciones: existe evidencia de que el yoga ayuda con el dolor lumbar crónico, de cuello y de cabeza, y la osteoartritis de rodilla. Por ejemplo, en un informe del 2020 realizado por la Agency for Healthcare Research and Quality (en inglés), se analizaron 10 estudios sobre los efectos del yoga para el dolor lumbar; según sus hallazgos, era tan eficaz como el ejercicio para mejorar el dolor y la función física. Otro análisis del 2020 (en inglés) reveló que el yoga ayudaba a reducir la frecuencia, la duración y la intensidad de los dolores de cabeza por tensión, pero no de las migrañas. Según un análisis de nueve estudios publicado en el 2019, entre personas con osteoartritis de rodilla, el yoga mejoró el dolor, la función y la rigidez. “Ahora también existe evidencia de que el yoga por internet es tan eficaz como las clases en persona, con lo que pueden participar muchas personas que de lo contrario no lo harían”, dice Kligler.

¿El seguro cubre el tratamiento? No, pero si tienes un plan Medicare Advantage o Medigap, es posible que ofrezca una membresía en un gimnasio que incluya clases de yoga en la cobertura, señala Metz.