Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Los beneficios de salud del taichí Skip to content
 

El taichí aporta varios beneficios a tu salud

El antiguo arte marcial es un ejercicio de bajo impacto y fácil para los principiantes.

Cuatro adultos practicando taichí

GETTY IMAGES

El taichí puede ayudar con problemas del equilibrio. Por ejemplo, quienes lo practican aprenden a sentir la conexión con sus pies, lo que puede ayudarlos a nivelarse al caminar por superficies disparejas, según los expertos.

In English |  A simple vista, el taichí no parece ser nada especial. No hay que levantar cosas pesadas ni hay que apresurarse por pendientes inclinadas a velocidades vertiginosas. Pero no te dejes engañar: esta disciplina —una combinación de meditación y movimientos lentos, suaves y coreografiados que llegó a nuestro territorio desde China en alrededor de los años 40— se ha enlazado científicamente a una lista de beneficios para la salud y el acondicionamiento físico que permiten vivir mejor y por más tiempo; y muchos de esos beneficios tienen una relevancia particular a medida que envejecemos.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Uno de los principales beneficios del taichí es la habilidad de mejorar el equilibrio y prevenir caídas. “Cuando practicas los movimientos, alternas el peso del cuerpo de un pie a otro para mantener el equilibrio”, dice Michael Irwin, un profesor de ciencias del comportamiento y director del Mindful Awareness Research Center en la University of California, Los Ángeles. “Al practicar (taichí), tomas más conciencia de la posición de tu cuerpo en el espacio; que es algo a lo que con el tiempo le prestamos menos atención”.

Quienes practican taichí también aprenden a "hundirse en la tierra y sentir la conexión con sus pies”, lo que puede ayudarlos a caminar por superficies disparejas, explica el experto internacional en acondicionamiento físico con taichí Scott Cole. Según un estudio del 2015 publicado en la revista Arthritis & Rheumatism, el ejercicio también puede ayudar con la osteoartritis, la enfermedad de las articulaciones más común en la etapa media de la vida, al mejorar la movilidad, reducir la rigidez y ayudar a aliviar el dolor.

Pero el taichí, que se creyó ser una adaptación ancestral de los movimientos de artes marciales de acuerdo con los preceptos de la medicina china, hace más que simplemente aflojar las extremidades. “Cuando la gente practica taichí, hay una reducción de hormonas del estrés producidas por el sistema nervioso simpático, lo que puede ayudar a disminuir el ritmo cardíaco y la presión sanguínea”, dice Irwin. “Eso es similar al tipo de progreso que se logra inmediatamente después de participar en ejercicios más vigorosos”. Además, al realizar los movimientos con las rodillas ligeramente dobladas, estás ejercitando los grupos musculares más grandes del cuerpo —los glúteos y los cuádriceps— que con el paso del tiempo son los primeros en atrofiarse.

Los efectos relajantes del taichí en el sistema nervioso simpático también ofrecen beneficios para la salud. Un estudio en la publicación Journal of American Geriatrics encontró evidencia de que este antiguo arte también parece fortalecer el sistema inmunológico de los adultos mayores, lo cual los protege contra los virus que causan la culebrilla. (De hecho, los niveles de inmunidad fueron similares a los de personas 30 años más jóvenes). Según investigación de la University of Illinois en Urbana-Champaign, los adultos mayores tuvieron una mejor reacción a la vacuna de la gripe después de practicar taichí.

A dónde ir para empezar

¿Estás interesado en aprender esta disciplina? Tomar una clase es una buena manera de comenzar. “Un instructor puede observarte y asegurar que estés haciendo los movimientos correctamente”, dice Ruth Taylor-Piliae, profesora adjunta en la Facultad de Enfermería de la University of Arizona. Además, practicar en un estudio con personas de ideas afines ofrecerá motivación y eliminará distracciones.

Pregunta si hay clases en un YMCA local, centro comunitario para adultos, escuela de educación superior u hospital. La Arthritis Foundation o el Tai Chi for Health Institute pueden ayudar a encontrar instructores en comunidades específicas. Otra manera de encontrar un experto: pregúntale a un acupunturista. “El taichí tiene un elemento holístico”, dice Cole, “por lo que tal vez ellos conozcan a instructores en tu área; o quizás ellos mismos enseñan taichí”. 

Debido a que es de bajo impacto, el taichí puede adaptarse a cualquier nivel de acondicionamiento. Algunas clases pudieran enfocarse más en el aspecto de las artes marciales y otras en el manejo del estrés. Para quienes tienen movilidad limitada, el practicar taichí sentados —sí, existe tal cosa— puede ser una posibilidad. “Compara opciones”, dice Bill Douglas, autor de The Complete Idiot’s Guide to Tai Chi and Qigong. “Entrevista a varios instructores, cuéntales sobre tu situación física y diles cuáles son tus metas. Y pide permiso para observar una clase antes de comprometerte”.

Otra manera de hacer una prueba: asiste al Día Mundial del Taichí, que se lleva a cabo anualmente el último sábado de abril en ciudades por todo Estados Unidos. Encontrarás exhibiciones y talleres instructivos; todo gratis. “Es una buena manera de conectarte con instructores locales”, dice Douglas, fundador del evento. (Visita WorldTaiChiDay.org, haz clic en ‘Events’ y escribe el nombre de tu estado para encontrar un grupo cerca de ti).

Otra forma de empezar a practicar en la privacidad de tu hogar es con un DVD. Algunos libros de gran éxito que son adecuados para los principiantes son: The Anthology of Tai Chi and Qigong: The Prescription for the FutureDiscover Tai Chi for Balance and Mobility; y Tai Chi for Older Adults. Independientemente del lugar donde lo practiques, vale la pena intentarlo, asegura Cole, quien ha convertido a sus estudiantes en creyentes: “Tu cuerpo se despertará como nunca antes”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.