Skip to content
 

8 medicamentos que no debes mezclar con el alcohol

Incluso una inocente copita de vino o una cerveza pueden ser peligrosas si se toman con ciertos medicamentos recetados —y hasta algunos de venta libre—.

Copa de vino llena de medicamentos - Interacción entre medicamentos y el alcohol

Istock

Infórmate sobre cuáles medicamentos recetados y de venta libre no mezclan bien con las bebidas alcohólicas.

In English | Una bebida alcohólica de vez en cuando podría ser justo lo que el doctor recetó —a no ser que estés tomando ciertos medicamentos—. Beberte una copa cuando estás tomando estos medicamentos puede producir efectos secundarios peligrosos; y el riesgo aumenta mientras envejeces. No tan solo el cuerpo elimina los medicamentos más lentamente, sino que el número de medicamentos que tomas suele incrementar.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Medicamentos recetados

1. Analgésicos, sedantes y pastillas para dormir

Tales como: Demerol, Percocet, Vicodin (para el dolor); Valium, Ativan, Klonopin (para la ansiedad y epilepsia); Ambien, Lunesta, Prosom (para dormir)

Posibles reacciones con el alcohol: somnolencia, respiración lenta o dificultosa, discapacidad motriz, comportamiento inusual y problemas con la memoria, según el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAAA, Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y Alcoholismo). En raras ocasiones las interacciones pueden causar daños graves o hasta la muerte. El Dr. Lewis Nelson, profesor de medicina de emergencia en la facultad de medicina de NYU y el Langone Medical Center de NYU, destaca que existe una inquietud con los medicamentos de liberación prolongada sobre una reacción llamada "descarga de dosis", la cual implica que beber alcohol podría causar que la dosis entera para ese día se libere de una vez en tu sistema, aumentando los riesgos de efectos secundarios.

2. Medicamentos para la artritis

Tales como: Celebrex, Naprosyn, Voltaren

Posibles reacciones con el alcohol: úlceras, sangrado estomacal, daño del hígado. Debes evitar el alcohol si estás tomando Celebrex, en específico, ya que el medicamento de por sí trae consigo un riesgo más alto de efectos secundarios cardiovasculares, tales como ataques cardíacos y derrames cerebrales, y el riesgo aumenta con el alcohol.

3. Medicamentos para coágulos

Tales como: Coumadin

Posibles reacciones con el alcohol: beber alcohol de vez en cuando puede ocasionar una hemorragia interna; beber alcohol en exceso puede causar hemorragias o puede tener el efecto opuesto, resultando en coágulos, derrames cerebrales o ataques cardíacos, según el NIAAA. "El hígado crea proteínas que facilitan la coagulación de la sangre, razón por la cual hasta los bebedores 'sociales' deben tener cuidado cuando toman Coumadin", explica Amy Tiemeier, profesora adjunta de farmacia práctica en la St. Louis College of Pharmacy.

4. Antibióticos

Tales como: Zithromax (comúnmente llamados Z-Paks), Flagyl, Nizoral

Posibles reacciones con el alcohol: ritmo cardíaco acelerado, cambios bruscos en la presión arterial, dolor de estómago, vómitos, dolor de cabeza y daño del hígado (con Nizoral). A pesar de que un gran número de antibióticos no interactúan de manera peligrosa con el alcohol, algunos sí. El alcohol también puede empeorar síntomas comunes desagradables causados por los antibióticos (malestar estomacal, mareos, entre otros), al igual que reducir tu energía, lo que hace que tardes más en recuperarte de tu enfermedad, dice la Mayo Clinic.

5. Medicamentos para la diabetes

Tales como: Glucotrol, Glynase, Micronase, Diabinese

Posibles reacciones con el alcohol: los niveles de azúcar en la sangre descienden a niveles peligrosamente bajos; la "reacción de sofocación", la cual incluye náuseas, vómitos, problemas de presión sanguínea, dolores de cabeza y ritmo cardíaco acelerado. "Estos medicamentos pueden impedir la descomposición del alcohol", explica Nelson.

Medicamentos de venta libre

6. Analgésicos sin receta

Tales como: Tylenol, Advil, Aleve, Excedrin, Motrin

Posibles reacciones con el alcohol: malestar estomacal, sangrado y úlceras; daño del hígado (acetaminofemo, como Tylenol y Excedrin); ritmo cardíaco acelerado. "Una dosis excesiva de Tylenol puede ocasionar daño del hígado, y el alcohol puede hacer que el medicamento cause ese daño en un nivel inferior", dice Rabia Atayee, profesora clínica adjunta de farmacia en la UC San Diego Health. También, muchos medicamentos recetados, como Norco, contienen acetaminofeno, así que es importante ser conscientes de tomarlos con alcohol. Según la recomendación de un panel de expertos que revisaron nueva información sobre los antiinflamatorios no esteroides (NSAID) —como ibuprofeno y naproxeno— y sus riesgos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) intensificó sus advertencias sobre el aumento del riesgo de ataques cardíacos y derrames cerebrales, incluso con el uso a corto tiempo, y advirtió que el riesgo puede comenzar en las primeras semanas de haber empezado a tomar un NSAID. "Las toxicidades en el corazón y en el revestimiento del estómago pueden ocurrir más rápido de lo que pensábamos", dice Atayee.

7. Medicamentos para las alergias y resfriados

Tales como: Benadryl, Claritin, Claritin-D, Dimetapp, Zyrtec, Sudafed Sinus and Allergy, Tylenol Allergy Sinus, Tylenol Cold & Flu

Posibles reacciones con el alcohol: somnolencia incrementada, mareos, daño del hígado a causa de los medicamentos que contienen acetaminofeno. Otra advertencia: muchos remedios populares para los resfriados, la gripe y las alergias contienen más de un ingrediente que puede reaccionar con el alcohol. El NIAAA sugiere leer la etiqueta en la botella del medicamento para descubrir qué ingredientes contiene exactamente, y preguntarle al farmacéutico si tienes alguna duda sobre cómo el alcohol podría interactuar con un medicamento que estés tomando.

8. Jarabes para la tos

Tales como: Robitussin Cough, Robitussin A-C

Posibles reacciones con el alcohol: somnolencia o mareos. Recuerda que algunas medicinas para la tos contienen hasta un 10% de alcohol, según el NIAAA, así que beberte una copa puede aumentar enormemente esos efectos secundarios. "Los pacientes que hacen esta combinación nunca deben conducir ni operar maquinaria pesada posteriormente", dice Tiemeier. Es más, si estás tomando un jarabe de tos con codeína recetado, el riesgo podría ser doble, ya que la codeína (un narcótico) y el alcohol tienen muchos de los mismos efectos sobre el cerebro.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.