Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Relacionan inflamación crónica con pérdida de memoria Skip to content
 

La inflamación crónica está relacionada con la pérdida de la memoria

Un nuevo estudio vincula la inflamación en la mediana edad con el deterioro cognitivo y el Alzheimer más adelante en la vida.

Mujer haciendo una prueba para detectar problemas de memoria

UNIVERSAL IMAGES GROUP/GETTY IMAGES

Un paciente se hace una prueba cognitiva para detectar la enfermedad de Alzheimer.

In English |  Las personas que tienen niveles altos de inflamación crónica en la mediana edad son más propensas a experimentar pérdida de la memoria y problemas de razonamiento en las décadas subsiguientes, según un estudio nuevo de la revista Neurology. Esta es la primera investigación a largo plazo de la conexión entre los marcadores inflamatorios en la sangre y la salud cerebral.

Para llegar a una conclusión, la cual explica por qué las cosas como la dieta y el ejercicio pueden ser importantes para prevenir el Alzheimer, los investigadores usaron datos del estudio Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) de Johns Hopkins University, el cual monitoreó a más de 12,000 personas de una edad promedio de 57 años durante alrededor de dos décadas. Encontraron que los adultos de entre 40 y 65 años con los niveles más altos de marcadores inflamatorios tenían una tasa más alta de deterioro cognitivo a una edad más avanzada.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


"Los niveles más altos de inflamación se asociaron mayormente con el deterioro de la memoria", dice Keenan A. Walker, un investigador con postdoctorado en neurología en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins University y autor principal del estudio. "Esto implicó que la inflamación está vinculada con los trastornos de la memoria, especialmente la enfermedad de Alzheimer".  

A principios del estudio, los investigadores midieron los niveles de varios marcadores inflamatorios en muestras de sangre, y le asignaron a cada voluntario una puntuación de inflamación. A los participantes también se les midieron los niveles de la proteína C-reactiva, que es otro indicador clave de inflamación en el cuerpo. Para medir la salud cerebral, se les hicieron a los participantes tres pruebas estándares de memoria y otras funciones del cerebro: cuando el estudio comenzó, de seis a nueve años después y otra vez al final del estudio.

En comparación con los participantes que tuvieron los niveles más bajos de marcadores inflamatorios, aquellos con los niveles más altos experimentaron deterioro un 8% más pronunciado de las habilidades de pensamiento y memoria durante el transcurso del estudio, informaron los investigadores. El grupo con los niveles más altos de la proteína C-reactiva tuvo deterioro un 12% más pronunciado de estas habilidades que el grupo con los niveles más bajos. 

Aunque la inflamación es un proceso normal que protege el cuerpo a corto plazo contra lesiones, enfermedades e infecciones, la inflamación que persiste puede ser dañina. La inflamación crónica se asocia con enfermedades autoinmunes, al igual que con trastornos comunes, como las enfermedades cardíacas y la diabetes.

Sin embargo, no está claro si la inflamación en realidad causa deficiencias en el cerebro cuando se llega a una edad avanzada. "Es posible que la inflamación sea simplemente un resultado de demencia subyacente, en lugar de una causa", dice Walker. "Pero al observar la inflamación durante la mediana edad, podemos deducir con más seguridad que la inflamación viene primero. Es poco probable que experimentes cambios neurodegenerativos a los 40 o 50 y tantos años". 

Las investigaciones coinciden con un análisis realizado antes del estudio ARIC, el cual encontró que las personas con altos niveles de inflamación en la mediana edad tienen menos volumen cerebral, particularmente en las regiones relacionadas con la memoria, como el hipocampo.

Tomar medidas para calmar la inflamación en la mediana edad puede dar resultados positivos en el futuro. "Lo que haces cuando tienes de 40 a 50 años probablemente afectará la salud de tu cerebro en tus 60 y 70", expresó Walker.

Su consejo: come una dieta saludable, haz ejercicio con regularidad, mantén un peso saludable y toma medidas para prevenir o tratar enfermedades cardiovasculares o diabetes existentes. Dice Walker, "Nunca es muy temprano para comenzar a preservar tu salud cerebral". 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO