Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

No empieces el régimen de aspirina para prevenir un ataque cardíaco o un derrame cerebral después de cumplir 60 años

Expertos en salud advierten que los riesgos de hemorragia pueden superar los beneficios.

Aspirinas

SUMROENG CHINNAPAN / EYEEM / GETTY IMAGES

En español

Los adultos de 60 años o más no deben comenzar a tomar aspirina para reducir el riesgo de un primer ataque cardíaco o derrame cerebral, según un nuevo proyecto de recomendaciones publicado (en inglés) por el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE.UU. (USPSTF) el 12 de octubre. Y las personas de 40 a 59 años que tienen un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, pero que no tienen antecedentes, deben hablar con un proveedor de atención médica antes de comenzar un régimen de aspirina, dice el grupo de expertos médicos.

Las pautas propuestas se basan en nuevas pruebas que sugieren que los posibles daños de tomar aspirina pueden superar los beneficios. Se ha demostrado que el uso diario de aspirina reduce la posibilidad de sufrir un primer ataque cardíaco o derrame cerebral, que son las principales causas de muerte en EE.UU., pero los medicamentos de venta libre, que diluyen la sangre y evitan que se formen coágulos, también pueden causar sangrado potencialmente mortal en el estómago, los intestinos y el cerebro —un riesgo que aumenta con la edad—.

“La evidencia más reciente es clara: comenzar un régimen diario de aspirina en personas de 60 años o más para prevenir un primer ataque cardíaco o derrame cerebral no se recomienda”, dijo en un comunicado la Dra. Chien-Wen Tseng, miembro del USPSTF y profesora de la Facultad de Medicina John A. Burns de University of Hawaii. “Sin embargo, esta recomendación del grupo de trabajo no es para las personas que ya están tomando aspirina por un ataque cardíaco o derrame cerebral anterior; deben continuar haciéndolo a menos que su médico les indique lo contrario”.

Las nuevas pautas, que se finalizarán después de que termine el período de comentarios públicos el 8 de noviembre, se basa en las recomendaciones anteriores publicadas en el 2016, que sugieren que las personas de 50 a 59 años con un riesgo de enfermedad cardiovascular del 10% o más en la próxima década y un riesgo bajo de hemorragia tomen una aspirina diaria de dosis baja (100 miligramos al día o menos) para reducir la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral. La decisión de comenzar a tomar aspirina por razones preventivas debe ser “individual” para los adultos de 60 a 69 años que corren riesgo de enfermedades cardiovasculares, dicen las recomendaciones del 2016.

Actualmente, la American Heart Association y el American College of Cardiology no recomiendan (en inglés) el uso de aspirina para la prevención de ataques cardíacos y derrames cerebrales en la población en general —solo para algunas personas de entre 40 y 70 años que nunca han tenido un ataque cardíaco o derrame cerebral, pero tienen un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y un bajo riesgo de hemorragia—. Los adultos de 70 años o más no deben tomar el medicamento para prevenir un primer ataque cardíaco o derrame cerebral, dicen los grupos.

Aun así, el uso de aspirina para la prevención primaria de incidentes cardiovasculares es común en EE.UU., “y a menudo se autoinicia, en lugar de ser recomendado por un médico”, indica el último informe del USPSTF. Una encuesta National Health Interview Survey (NHIS) del 2017 encontró que el 23.4% de los adultos de 40 años o más y sin enfermedades cardiovasculares tomaron aspirina para la prevención primaria; entre los adultos de 60-69 años, el 34.7% reportaron el uso de aspirina.

Según la American Heart Association, casi la mitad de los adultos en Estados Unidos tienen algún tipo de enfermedad cardiovascular, un término que se usa para detectar trastornos que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. La presión arterial alta es el principal factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares; la diabetes, la obesidad y la edad también pueden aumentar el riesgo.

Si ya estás tomando aspirina y tienes preguntas sobre si debes continuar, habla con tu proveedor de atención médica, dice el USPSTF.

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.