Skip to content

Dr. Luis Rodríguez Terry

 

Rinoplastia: costos, riesgos y recuperación

Una guía práctica del Dr. Terry antes de tomar la decisión final.

Mujer mirándose al espejo y examinando su nariz

Getty Images

La belleza facial depende de diferentes elementos del rostro.

La belleza facial depende de diferentes elementos del rostro y entre ellos la nariz juega un rol muy importante. Una imperfección marcada o un desbalance en la proporción de la nariz puede tener un gran impacto en la imagen de la persona. Es por eso que muchos, en algún momento, han considerado cambiar algunos aspectos de su nariz sometiéndose al procedimiento conocido como rinoplastia. Debes tener en cuenta que esta cirugía es diferente a la conocida como septoplastía. A continuación, una guía para tener en cuenta antes de dar el paso final.

¿Qué es una rinoplastia? ¿En qué consiste?

A la cirugía de nariz se le conoce como rinoplastia. Con esta cirugía lo que buscamos es cambiar la forma de la nariz para mejorar la apariencia estética facial del paciente. Son varios los aspectos que se toman en cuenta a la hora de planificar una cirugía de nariz. Entre ellos están las características de la nariz (si es grande, chica, ancha, etc.), el tipo de piel de la nariz (gruesa, finita o combinada) y un aspecto muy importante, las características étnicas del paciente o la raza (caucásica, africana, india, asiática, etc.). Todos estos factores son de suma importancia a la hora de planificar y decidir qué tipo de cirugía es la que más conviene para así lograr un resultado lo más natural posible.

¿Qué aspectos de la nariz se pueden cambiar?

Son varios los aspectos que se consideran al planificar una rinoplastia. Entre ellos el dorso de la nariz, la punta o la forma de las aletas, son algunos de los más importantes.

Cuando hablamos del dorso de la nariz nos referimos al hueso que corre desde la parte alta de la nariz (entre las cejas) hasta la punta. Esta prominencia generalmente se lima para reducir la misma y hacer lucir la nariz más pequeña. Por otro lado, las narices características de la raza africana, mestiza o asiática lo que necesitan no es reducir sino añadir al dorso de la nariz para hacerlas lucir más estilizadas. Para esto se utilizan implantes o cartílago del mismo paciente, lo que nos permite crear la ilusión de una nariz con mejor proyección.

La apariencia de la punta de la nariz es muy importante, pues es el aspecto que se encarga de dar refinamiento al rostro. Para mejorar la apariencia de la punta de la nariz se suele refinar la misma modificando los cartílagos para mejorar la forma. En adición se modifica el ángulo nasolabial (ángulo entre la punta de la nariz y labio superior) con la intención de proyectar la punta de la nariz hacia adelante y así lograr un ángulo más atractivo.

La base de las aletas de la nariz es otro aspecto importante. En este caso se reducen las aletas para reducir el ancho de la nariz. Es importante ser juicioso al momento de corregir las aletas ya que si se elimina demasiado, como resultado tenemos una nariz poco atractiva o con apariencia no natural.

Por último, no debemos olvidar que cuando se realiza una rinoplastia debemos siempre tomar en cuenta las características faciales del paciente para asegurarnos de mantener armonía con el resto de los elementos y de esa forma lograr resultados naturales.

La importancia de las proporciones correctas

El tipo de cirugía de nariz más común en nuestra comunidad latina es la rinoplastia mixta o combinada. Esto se debe a la mezcla de diferentes razas. Lo más importante es no pensar que todas las rinoplastias son iguales. La selección del tipo de rinoplastia se determina de acuerdo a las características de la nariz, en combinación a los demás elementos de rostro. Entre ellos se encuentran los ojos, la quijada, los pómulos, y la proporción facial en general. Cuando planificamos una cirugía de nariz tomamos en cuenta las proporciones de cada elemento para lograr un resultado natural y que armonice con el rostro.

Estética vs. funcionalidad

Son muchos los pacientes que confunden la rinoplastia con la septoplastía. La rinoplastia y septoplastía son procedimientos distintos que atienden problemas diferentes. La rinoplastia es la cirugía que cambia el aspecto estético de la nariz, como mencionamos antes. En cambio, con la septoplastía se busca corregir problemas funcionales como, por ejemplo, dificultad para respirar, obstrucción nasal, cornetes desviados y problemas debido a traumas, entre otros. La septoplastía no corrige ni cambia la forma de la nariz. Es importante entender que un procedimiento no reemplaza el otro. Si el paciente sufre de algunos de estos problemas y a la vez desea modificar el aspecto estético de su nariz entonces se le recomienda que se realice una septo-rinoplastia en donde se atenderán tanto lo funcional como lo estético en un solo procedimiento.

Costos de la cirugía

El costo de la cirugía dependerá del trabajo que se realice y la complejidad del mismo.

Por ejemplo, un cambio sencillo como corregir solo la punta de la nariz podría comenzar en los $4,000 y alcanzar los $12,000 en el caso de una cirugía de rinoplastia de revisión. El costo, en la mayoría de los casos, fluctúa entre los $7,000 y $8,000. La cirugía de nariz es muy compleja y es por eso que es sumamente importante escoger bien al cirujano ya que repararla suele ser mucho más costoso y siempre habrá cosas que no se podrán corregir del todo.  

Riesgos y complicaciones

La rinoplastia es una cirugía electiva la cual bien planificada tiene una incidencia baja de complicaciones. El paciente debe tomar sus días de descanso, según se los indique el cirujano, para prevenir que surjan complicaciones. Aun así podría experimentar molestias tales como:

  • Dificultad al respirar durante los primeros días
  • Inflamación
  • Moretones
  • Sangrado
  • Inconformidad con los resultados de la cirugía (esto suele pasar cuando el paciente no está claro con los resultados que se pueden alcanzar con la cirugía).

Anestesia y recuperación

La rinoplastia es una cirugía que se puede realizar con anestesia local y sedación intravenosa, aunque en algunos casos, y dependiendo de la complejidad de la misma, se requiera anestesia general. Después de la cirugía se necesitarán al menos de siete a 10 días de reposo para lograr una recuperación total. Se deben limitar el ejercicio y las actividades de alto impacto durante las primeras tres a cuatro semanas para prevenir complicaciones. El resultado de la cirugía se podrá percibir de inmediato, sin embargo, siempre pedimos paciencia ya que el resultado final, particularmente en la punta, se verá al año de haberse realizado el procedimiento.  

La experiencia del cirujano cuenta

Un aspecto de suma importancia es la experiencia que tiene el cirujano plástico realizando este tipo de cirugía. La rinoplastia es una cirugía muy compleja que requiere de buenas destrezas y de una excelente planificación. Cuando visites a tu cirujano y antes de dar el paso final, solicítale que te muestre fotos donde puedas evaluar su trabajo; además pídele que te explique en detalles cuales son las expectativas durante y después de la cirugía. Como paciente tienes la responsabilidad de seleccionar bien tu cirujano y de hacerle las preguntas necesarias para que tus expectativas y las de él sean las mismas. Recuerda que el éxito de su cirugía dependerá mucho de este último factor.  

El Dr. Luis Rodríguez Terry es un cirujano plástico certificado por la American Board of Plastic Surgery y director del Plastic Surgery Institute en Puerto Rico.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO