Skip to content
 

Efecto rebote de Paxlovid: cuando los síntomas de COVID vuelven a aparecer

Los expertos en salud están desconcertados sobre la razón por la que algunas personas se mejoran, y luego se sienten nuevamente enfermas, después de terminar el tratamiento antiviral.

Un hombre estornuda en un pañuelo

ROBERT KNESCHKE / EYEEM

In English

Algunos pacientes de COVID-19 que toman Paxlovid para ayudar a evitar los peligros de una infección grave se encuentran en una situación desconcertante: días después de terminar el medicamento y sentirse mejor, sus síntomas regresan, y a veces también lo hace la línea doble que indica un resultado positivo en una prueba de coronavirus en el hogar

Los expertos enfatizan que este fenómeno, que se conoce como “efecto rebote de Paxlovid”, no es una indicación de que las pastillas antivirales son inefectivas. “El Paxlovid todavía ayuda a evitar una hospitalización, y eso es para lo que se diseñó”, dice el Dr. William Schaffner, profesor de Medicina Preventiva y Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Medicina de Vanderbilt University. Los ensayos clínicos encontraron que el medicamento recetado reduce el riesgo de hospitalización y muerte por COVID-19 en casi un 90%.

Sin embargo, dado que a miles de personas en Estados Unidos se las receta Paxlovid todos los días, hay algunas cosas que debes saber sobre el efecto rebote del medicamento.   


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Los síntomas que regresan tienden a ser leves

No está claro por qué algunas personas que toman Paxlovid mejoran, solo para volver a sentir síntomas de COVID-19 —y a veces una prueba positiva— unos días después. La mayoría de los datos siguen siendo anecdóticos, pero el Dr. Ashish Jha, coordinador de respuesta a la COVID-19 para la Casa Blanca, dice que la recaída después de Paxlovid es algo que las autoridades de salud “están investigando muy cuidadosamente”.

La buena noticia: los pacientes que señalan experimentar síntomas de un rebote “no se han enfermado de gravedad y ni han terminado hospitalizados”, dijo Jha durante una conferencia informativa reciente.

Además, los síntomas que regresan tienden a desaparecer en un promedio de tres días sin tratamiento adicional, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en un aviso del 24 de mayo (en inglés).

“Tiende a ser un fenómeno relativamente leve y de poca duración”, dice Schaffner.

La reinfección o el desarrollo de resistencia al medicamento no parecen ser la causa. Una teoría es que un tratamiento de cinco días de Paxlovid disminuye la cantidad de virus en el cuerpo, para lo cual se diseñó, pero puede que no se deshaga de todo. Mientras tanto, el sistema inmunitario toma una especie de descanso mientras el tratamiento antiviral se hace cargo del virus, y cuando el Paxlovid se detiene, “el virus tiene la oportunidad de resucitar”, dice el Dr. Robert Wachter, profesor y director del Departamento de Medicina de University of California, San Francisco (UCSF).

Los investigadores están estudiando si extender el curso del medicamento —digamos, a diez días en vez de cinco— podría resolver el problema. Pero por el momento, no hay evidencia de que hacerlo será beneficioso, dijo el Dr. John Farley, director de la Oficina de Enfermedades Infecciosas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA).

Un breve regreso de los síntomas de COVID-19 también podría “formar parte de la historia natural” de una infección por coronavirus en algunas personas, “independiente del tratamiento con Paxlovid e independientemente del estado de vacunación”, dijeron los CDC en su advertencia. Alrededor del 1 al 2% de los participantes en los ensayos clínicos de Paxlovid experimentaron un rebote, tanto en personas que recibieron el placebo como en quienes tomaron el tratamiento.

Los expertos esperan entender mejor la frecuencia con la que se produce este fenómeno y quién podría tener el mayor riesgo de sufrir una recaída, especialmente ahora que hay una disponibilidad más amplia de Paxlovid.

Jha estima que todos los días a unas 20,000 personas en Estados Unidos se les receta el tratamiento administrado en el hogar. Si se presenta un rebote en solo el 2% de esa población, de acuerdo con el ensayo, “eso significaría que todos los días 400 personas lo experimentan”, señaló Jha. Wachter, que llevó un registro de la trayectoria de su esposa con el rebote de Paxlovid en Twitter, predice que la proporción es aún mayor entre los pacientes del mundo real.

Los funcionarios están explorando si las variantes desempeñan una función en los casos de rebote reportados recientemente, ya que Paxlovid se puso a prueba cuando la cepa delta era dominante. “Así que la pregunta es: ¿Es más común con ómicron?”. Jha dijo, haciendo referencia a la variante altamente contagiosa que circula actualmente: “En realidad, estamos haciendo mucho trabajo actualmente para tratar de resolver eso. Estamos en comunicación con sistemas de salud y obteniendo datos de experiencia en el mundo real”.   

Los síntomas que regresan requieren aislamiento y mascarillas  

El rebote no solo tiene el potencial de “prolongar hasta cierto punto el período en el que se sienten mal” para aquellos que se ven afectados por los síntomas por segunda vez, señala Wachter, sino que también extiende la cantidad de tiempo que necesitas para tomar precauciones entre otras personas. El motivo es que si tienes un resultado positivo en una prueba rápida en el hogar, eres capaz de transmitir el virus a otros.

“Lamentablemente, [tienes que] volver a empezar de cero”, dice Wachter. Los CDC dicen que las personas que vuelven a experimentar síntomas de COVID-19 o que obtienen un resultado positivo después de haber dado negativo deben volver a aislarse durante al menos cinco días.

Y no olvides tu mascarilla cuando necesites estar con otras personas. “Siempre hemos dicho en nuestras recomendaciones de los CDC que si tienes síntomas, debes ponerte tu mascarilla”, expresó la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una conferencia informativa reciente. La agencia aconseja a las personas que usen mascarilla durante un total de 10 días desde el comienzo de su rebote de síntomas.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


También es posible experimentar un rebrote sin síntomas —o con síntomas lo suficientemente leves como para ignorarlos—, por lo que Wachter dice que “la estrategia más segura” después de terminar un curso de Paxlovid, especialmente si vives o trabajas con personas vulnerables, sería continuar realizando pruebas en el hogar durante aproximadamente otra semana después de dar negativo por primera vez. No necesitas permanecer en aislamiento todo ese tiempo, dice, “pero si das positivo, eres contagioso y deberías volver a aislarte”.

Y es una buena idea consultar con tu médico si tienes una recaída, dice Schaffner, especialmente si estás inmunodeprimido o tienes varias enfermedades subyacentes que te ponen en mayor riesgo de complicaciones por la COVID-19. En la actualidad, no hay evidencia de que se necesite tratamiento adicional con Paxlovid u otras terapias contra el SARS-CoV-2 en los casos en los que se sospecha un rebote de COVID-19, dicen los CDC, pero es posible que tu proveedor de atención médica quiera mantenerse en contacto para asegurarse de que la infección desaparezca.

Mientras esperamos respuestas a esta última incógnita de la pandemia, Wachter dice que el “mayor riesgo” es que las personas "dejen de confiar" en Paxlovid y opten por no tomarla. “Pero diría desde donde estoy hoy... recibir un antiviral rápidamente que reduzca las posibilidades de un mal resultado es una parte importante de nuestro arsenal médico y no me gustaría perderlo”.  

La FDA dice (en inglés) que los informes de la recaída después de tomar Paxlovid no cambian las conclusiones del ensayo clínico del medicamento, que mostró una “reducción marcada en la hospitalización y la muerte”. Desde el comienzo de la pandemia, la gran mayoría de las hospitalizaciones y muertes por COVID-19, de las cuales ha habido más de 1 millón, han sido entre adultos de 50 años o más.

Del mismo modo, los CDC continúan recomendando el uso de Paxlovid para el tratamiento en etapa temprana de la COVID-19 leve a moderada entre las personas con alto riesgo de enfermar gravemente. 

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.