Skip to content
 

¿Te preocupa la enfermedad de Alzheimer? Pasos para obtener un diagnóstico preciso

Con frecuencia, los latinos enfrentan barreras para la detección temprana. Los siguientes son 6 pasos para identificar la causa de los problemas de memoria.

Ilustración de dos médicos estudiando el cerebro humano

Getty Images/AARP

In English

Según la Alzheimer’s Association, los latinos —el grupo de adultos mayores de mayor crecimiento en Estados Unidos— son 1.5 veces más propensos que las personas blancas no latinas a sufrir de la enfermedad de Alzheimer o de algún otro tipo de demencia.

Los investigadores señalan factores socioeconómicos, acceso limitado a la atención médica de calidad y una mayor incidencia de trastornos de salud, entre ellos hipertensión, diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Y a pesar de tener un índice más elevado de Alzheimer, los latinos también son más propensos a recibir diagnósticos incorrectos o tardíos, según un análisis publicado en la revista Medical Care (en inglés) en agosto del 2021. 

Eso es importante, dicen los expertos, porque la detección temprana de la enfermedad puede conducir a mejores opciones de tratamiento y dar tiempo para prepararse para el futuro. 

“La detección temprana es fundamental”, dice el Dr. Jacobo Mintzer, médico de plantilla e investigador principal en el equipo de investigación sobre la enfermedad de Alzheimer del Ralph H. Johnson VA Medical Center en Carolina del Sur. “Sabemos que los cambios en el estilo de vida pueden reducir marcadamente la probabilidad de avance de la enfermedad. También se está trabajando en una cantidad de compuestos nuevos que probablemente tengan la mayor eficacia en las primeras etapas de la enfermedad”. 

Barreras culturales y estructurales para arribar a un diagnóstico

Hay varios factores estructurales y culturales que impiden que los hispanos que viven en Estados Unidos reciban un diagnóstico más rápido, dicen los expertos. 


Una persona toma un examen para determinar la función cognitiva

MICROGEN IMAGES / GETTY IMAGES

Las pruebas de evaluación cognitiva pueden incluir trazar figuras o expresar la hora con las manecillas del reloj.

    


En la comunidad hispana —al igual que en muchos otros grupos— todavía existe un estigma alrededor de la enfermedad de Alzheimer, y son muchas las personas que no quieren reconocer la presencia de un problema. Alrededor del 20% de los latinos dicen que se sentirían insultados si el médico insinuara una evaluación cognitiva, en comparación con el 10% de los adultos blancos no hispanos, según la Alzheimer’s Association. 

Puesto que la cultura latina valora el respeto por los mayores, algunos pueden sentir que es irrespetuoso cuestionar las acciones de un adulto mayor cuando comienza a mostrar signos de deterioro.

Además, todavía hay una creencia ampliamente generalizada en la comunidad hispana de que los problemas de memoria son una parte normal del envejecimiento.

Y también existen barreras estructurales en el sistema del cuidado de la salud en Estados Unidos que hacen que a los hispanos les resulte más difícil obtener un diagnóstico. Tal vez a los pacientes no les sea posible tomarse tiempo del trabajo para ir a una consulta médica. Tal vez no tengan transporte. O a lo mejor no tienen seguro médico. 

“Oigo cosas como ‘no puedo tomarme el día en el trabajo’, ‘va a ser muy caro’ o ‘la espera es muy larga’”, dice Elizabeth Muñoz, profesora adjunta en University of Texas en Austin e investigadora de los predictores de la salud cognitiva en los adultos mayores.

Una vez que un paciente se conecta con un proveedor de atención médica, es posible que surjan otros problemas. Puede haber barreras idiomáticas, falta de personal que sepa diagnosticar la demencia y una desconfianza generalizada del sistema de cuidado de la salud, dice Maria Mora Pinzon, médica especializada en Medicina Preventiva y científica en el Wisconsin Alzheimer’s Institute de University of Wisconsin en Madison.  

Un tercio de los hispanos que viven en Estados Unidos reportan que han sufrido discriminación cuando procuraron atención médica, según encuestas realizadas por la Alzheimer’s Association. 

Consejos para obtener un diagnóstico 

Si estás preocupado acerca de un ser querido que tiene problemas de memoria, los expertos dicen que estos seis pasos pueden resultar útiles: 

1. Reconoce las señales tempranas de advertencia

Si bien olvidarse de algunas cosas es normal a medida que envejecemos, los expertos dicen que una señal de advertencia importante con respecto al Alzheimer es observar que a tu ser querido le cuesta hacer cosas de las que antes disfrutaba.  

Por ejemplo, si alguien prepara siempre el desayuno para la familia, pero ahora “cuando trata de hacerlo, lo quema, le pone mucha sal o no recuerda la receta, eso es motivo de preocupación”, dice Mora Pinzon. 

Otra señal de advertencia es un comportamiento inusual; por ejemplo, tu madre, que siempre fue muy activa, ahora se queda en cama durante gran parte del día.  En comparación con sus pares de otros grupos étnicos, los pacientes latinos con la enfermedad de Alzheimer son más propensos a reportar ansiedad y depresión, según las últimas investigaciones.  También son más propensos a tener dificultad para realizar las tareas de la vida diaria, de acuerdo con la investigación.

Consulta la lista de AARP de 10 señales de advertencia de demencia que no debes ignorar y la que publica la Alzheimer’s Association, 10 señales de advertencia de la enfermedad de Alzheimer (en inglés). 

2. Inicia la conversación 

Si te preocupa un miembro de tu familia, es importante que expreses tu preocupación en forma amorosa y compasiva. Mónica Moreno, directora sénior de Atención y Apoyo en la Alzheimer’s Association, sugiere iniciar la conversación en un entorno calmado y tranquilo. Comienza diciendo lo que has notado y pregúntale si él también ha notado cambios. 


Los latinos y el Alzheimer: una crisis en aumento 

Desde las últimas investigaciones hasta la obtención de un diagnóstico, cómo hacer frente a la prestación de cuidados y el manejo de las finanzas. 

Historias, recursos y consejos reales >


“Eso puede abrir realmente las vías de comunicación”, dice Moreno. “Muchas veces, la persona puede haber notado los cambios, pero no se anima a hablar sobre el tema”.  Dado que las encuestas de la Alzheimer’s Association indican que la mayoría de los hispanos (57%) todavía creen que la pérdida significativa de la memoria es una parte normal del envejecimiento, en la conversación puedes ayudar a tu ser querido a comprender que eso no es verdad.  No importa cuán compasivo seas, es posible que la conversación de todos modos desencadene sentimientos de enojo, miedo, vergüenza o fracaso, por lo que no debes sorprenderte si encuentras resistencia. 

“A pesar de lo difícil que es, no se trata de una carrera corta, se trata de una maratón”, dice Moreno. “Es posible que debas tener varias conversaciones antes de que la persona acepte ver a un médico”. 

Para más consejos sobre cómo encarar esta difícil conversación, la Alzheimer’s Association ofrece 10 pasos (en inglés) para hablar de preocupaciones de la memoria con un ser querido. 

3. Consulta a un médico de atención primaria 

Alienta a tu ser querido a que comparta sus preocupaciones con su médico de atención primaria y ofrece acompañarlo a la cita.  “Recuérdale que puede no ser Alzheimer o demencia, podría tratarse solo de una deficiencia vitamínica”, sugiere Mora Pinzon.

Con análisis de sangre y otras pruebas, un médico puede determinar la presencia de algo que no sea demencia y esté causando los problemas de memoria. Además de una deficiencia vitamínica, las posibilidades incluyen apnea del sueño, una infección o los efectos secundarios de algún medicamento. Si los resultados de esas pruebas son negativos, algunos médicos de atención primaria iniciarán ellos mismos las pruebas de detección de Alzheimer, mientras que otros te derivarán a un especialista.  

4. Encuentra un especialista con el que te sientas cómodo 

Hay varios tipos de médicos que hacen pruebas de detección y diagnostican trastornos del cerebro: neurólogos, psiquiatras, psicólogos y geriatras. Los centros de diagnóstico de demencia, los Centros de la Enfermedad de Alzheimer o los Centros de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer también hacen pruebas de detección y por lo general cuentan con más de un especialista. 

Para los pacientes hispanos, es importante encontrar un médico con sensibilidad cultural para la evaluación, idealmente uno con antecedentes étnicos similares, dice Mora Pinzon.  Casi 9 de cada 10 hispanos (85%) dicen que es importante que los médicos que brindan atención para el Alzheimer comprendan sus experiencias y antecedentes étnicos o raciales, según indica una investigación de la Alzheimer’s Association. 

“Yo pediría que me derivaran a un médico que conozca los trastornos del cerebro y que se vea y hable como yo”, dice Mintzer. “Si no hay un médico latino, trata de encontrar uno que esté familiarizado con la demencia y explícale la singularidad de tu ser querido”.  

Si el idioma es una barrera, asegúrate de que el centro tenga versiones en español de las pruebas cognitivas y que quienes las administran hablen español, dice Mora Pinzon. “Si dicen que harán las pruebas con un intérprete que traducirá en el momento, eso no es muy preciso”, dice. “En ese caso, vale la pena buscar otro lugar donde puedan administrar la prueba en el idioma de tu preferencia”. 

5. Prepárate para las pruebas 

Como no existe una prueba única que pueda determinar si una persona sufre de la enfermedad de Alzheimer, los médicos utilizan varias pruebas (en inglés) y herramientas para arribar al diagnóstico.  Hablar con tu ser querido con anticipación sobre los distintos tipos de pruebas puede ayudar a que la cita no le resulte tan atemorizante y abrumadora. 

Si tu ser querido tiene ansiedad y le harán una resonancia magnética, pídele al médico que les explique por adelantado lo que pueden anticipar. Algunos establecimientos tienen sistemas de audio que permiten que los pacientes escuchen su música favorita durante el estudio, y eso puede ayudar. 

Finalmente, asegúrate de que tu ser querido desayune antes de salir de casa y esté preparado para varias horas de pruebas. “Dependiendo de qué pruebas usen y de lo complicado que sea el caso, puede llevar el día entero”, dice Mora Pinzon. 

Si no crees que tu ser querido pueda sobrellevar una cita prolongada, Mora Pinzon sugiere que preguntes sobre la posibilidad de dividir las evaluaciones en dos citas. 

6. Busca información y apoyo 

La Alzheimer’s Association, AARP y otras organizaciones tienen una gran cantidad de recursos para ayudarte a navegar esta circunstancia tan estresante junto con tu ser querido. Comienza con estos recursos (enlaces en inglés):

  • Línea de ayuda de la Alzheimer’s Association: llama al 800-272-3900 para hablar con un médico titulado a nivel de maestría, en inglés o en español, sobre tus inquietudes y los pasos siguientes.
  • Buscador de recursos comunitarios: ingresa tu código postal o la ciudad y el estado en esta base de datos creada por la Alzheimer's Association y AARP para encontrar un profesional médico, servicios comunitarios y más.
  • El Consejo Mundial sobre la Salud Cerebral: Explora información sobre cómo puedes mantener y mejorar tu salud cerebral. Informes e infográficos con recomendaciones y consejos prácticos sobre actividades cognitivamente estimulantes, nutrición, ejercicio, suplementos y más.
  • Staying Sharp (para socios de AARP): accede a información digital y recursos sobre la salud cerebral. Incluye artículos, recetas de cocina, juegos y actividades. 

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Derribar las barreras

Cada vez más organizaciones académicas, de activismo y del cuidado de la salud en todo el país están reconociendo las inequidades de salud y trabajan para ayudar a cerrar esa brecha para los latinos y otros grupos étnicos. Las 77 representaciones de la Alzheimer Association participan activamente en esfuerzos de acercamiento y divulgación entre las comunidades diversas, dice Monica Moreno, directora sénior de Atención y Apoyo. “Estamos trabajando estratégicamente con las representaciones para conectarnos con los líderes comunitarios y comprender mejor los desafíos que enfrentan con relación a la enfermedad de Alzheimer”, dice. “Les preguntamos qué creen que necesitan, y a partir de allí las representaciones trabajan con los líderes para diseñar un plan”. 

Los investigadores también están dedicados a comprender mejor la demencia y la enfermedad de Alzheimer entre los latinos e incluir a más personas latinas en los ensayos clínicos.  Además, muchas organizaciones y grupos de defensa, incluidos AARP y la Alzheimer’s Association, ofrecen ahora recursos en español. También se están realizando investigaciones para determinar si la genética y otros factores biológicos afectan el cerebro de modo diferente en las distintas poblaciones.


Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se ha publicado en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.