Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Síntomas de enfermedades de transmisión sexual que nunca debes ignorar

No es broma: las tasas de enfermedades de transmisión sexual como gonorrea y clamidia han aumentado más del doble entre los adultos mayores. Estas son las maneras de protegerte.

Empaques de condones

ADRAGAN/GETTY IMAGES

In English | Después de llegar a cierta edad, resulta fácil ignorar las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o enfermedades venéreas como algo por lo que no tienes que preocuparte. Sin embargo, los especialistas señalan que cualquier persona de cualquier edad puede contraer este tipo de infección, y las tasas de las ETS entre los adultos mayores de 65 años aumentaron más del doble durante esta última década, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (en inglés).

Eso se debe en parte a que los adultos mayores están viviendo por más tiempo y disfrutando de una vida sexual activa, gracias a los medicamentos para la disfunción eréctil y la resequedad vaginal. También son menos propensos que personas de muchos otros grupos de edad a usar un preservativo, en parte porque ya no se preocupan por el embarazo.

“Los adultos mayores en este país se dejan llevar por una falsa sensación de bajo riesgo”, dice el Dr. Sten Vermund, decano de la Facultad de Salud Pública de Yale y coautor de un informe del 2021 sobre las ETS para las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina. “Piensan, soy abuelo o abuela, ¿cómo puedo correr riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual?”. Pero dice que si estás teniendo relaciones sexuales con una nueva pareja o por fuera de una relación monógama, corres riesgo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La Dra. Monica Christmas, directora del Center for Women’s Integrated Health en University of Chicago, señala que sus pacientes de mayor edad a menudo se horrorizan cuando les diagnostican una ETS.

“Dicen que esa es la única persona con quien salen”, afirma. “Suponen que ellos son los únicos con quienes su pareja tiene relaciones, pero no hablan de ese tema. Les recalcamos que es muy importante usar condones, a pesar de que no haya riesgo de embarazo”.

Muchas enfermedades de transmisión sexual conllevan riesgos para la salud sin síntomas iniciales

Otro problema es que los profesionales de la salud tienden a no preguntarles a sus pacientes mayores sobre su vida sexual, y por eso no siempre les hacen exámenes de detección de ETS, según la Dra. Gwendolyn Graddy, geriatra en Míchigan.

“Como médicos, muchas veces no identificamos a nuestros adultos mayores con una vida sexual activa, y es posible que no busquemos las señales y los síntomas de las ETS, porque no es lo primero en lo que pensamos”, explica Graddy.

Muchas personas con enfermedades venéreas no tienen síntomas evidentes o inmediatos, o tienen síntomas que pueden confundirse fácilmente con los de otro problema de salud.

Lamentablemente, eso significa que pueden tener una enfermedad sin tratamiento durante años, lo que lleva a problemas de salud a largo plazo, tales como el VIH, un aumento del riesgo de cáncer, y problemas cardiovasculares o neurológicos. Además, sin saberlo podrían contagiar a su pareja.

Por eso los médicos recomiendan que si empiezas una nueva relación, te hagas pruebas de enfermedades de transmisión sexual y le pidas a tu pareja que haga lo mismo, ya sea que alguno de los dos tenga síntomas o no.

Los siguientes son los síntomas más comunes de las enfermedades de transmisión sexual, según nuestros expertos. Si tienes alguno de estos, consulta a tu profesional médico y pídele que te haga un examen de detección.

1. Bultos o llagas

Si notas que tienes un bulto, una llaga, una verruga o una ampolla en o cerca de los genitales, es motivo de preocupación, incluso si desaparece sin tratamiento. La sífilis puede causar una llaga firme y no dolorosa o varias llagas en el lugar en el que la enfermedad entra al organismo, y el herpes produce ampollas dolorosas que parecen burbujas. El chancroide y el papilomavirus humano también pueden causar bultos en el área genital. Si tienes relaciones sexuales orales o anales, las ETS pueden ocasionar bultos y ampollas en los labios, dentro de la boca o alrededor del ano.

2. Secreción inusual

Una secreción que proviene de los genitales a menudo es un síntoma de enfermedades venéreas como la gonorrea, la clamidia y la tricomoniasis. Para los hombres, cualquier tipo de secreción o supuración del pene no es normal y debe ser una señal de alerta, dice Vermund. Las secreciones son más comunes entre las mujeres, pero ellas deben consultar a un profesional médico si notan cualquier secreción anormal, en particular si tiene olor o es amarillenta o verdosa.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


3. Picor o irritación

Si eres mujer y sientes picor junto con secreción vaginal, no asumas que es una candidiasis, aconseja la Dra. Melinda New, ginecóloga obstetra de Vanderbilt Health. Entre muchas personas mayores es tricomoniasis, una enfermedad de transmisión sexual causada por un parásito diminuto que se trata fácilmente con un antibiótico. “La gente piensa que es una candidiasis y compra Monistat o llama al consultorio de su médico y le mandan un tratamiento por teléfono”, señala New. “Si el picor persiste, haz que te examinen en persona. El autodiagnóstico y el diagnóstico por teléfono son muy inexactos. Es recomendable que te tomen una muestra y la examinen con microscopio”.

Entre los hombres, la tricomoniasis puede causar picor e irritación dentro del pene. El picor intenso también podría indicar piojos púbicos (ladillas) o sarna, dos enfermedades contagiosas de la piel ocasionadas por insectos parasíticos que pueden propagarse mediante el contacto sexual.

4. Hemorragia vaginal

Una hemorragia vaginal posmenopáusica o una hemorragia intermenstrual si todavía menstrúas son señales que debes tener en cuenta, en especial si suceden después de las relaciones sexuales. Puede ser un síntoma de gonorrea o clamidia. Las llagas del herpes también pueden sangrar. Si tuviste relaciones sexuales en la zona anal, una ETS puede ocasionar sangrado del recto.

5. Ardor al orinar

Muchas veces se supone que una sensación de ardor o escozor al orinar se debe a una infección de las vías urinarias, pero también es un síntoma de muchas ETS. Según Graddy, las razones más probables son la gonorrea y la clamidia. El herpes y la tricomoniasis también pueden causar dolor al orinar.

6. Dolor o irritación

Dolor en la parte inferior del abdomen o en la pelvis puede ser un síntoma de una enfermedad inflamatoria pélvica, una complicación que padecen las mujeres cuando tienen clamidia o gonorrea y no reciben tratamiento. Muchas enfermedades de transmisión sexual también pueden ocasionar cambios en los genitales por los que puede ser incómodo o doloroso tener relaciones sexuales.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.