Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

4 síntomas de estrés que nunca debes ignorar

La atención que atrajo la salud mental en los Juegos Olímpicos de Tokio nos recuerda el papel que desempeña la presión.

Un hombre, que luce estresado, mira una computadora

VADYM PASTUKH/GETTY IMAGES

In English | Las victorias y las medallas no son lo único que acapara la atención en los Juegos Olímpicos de Tokio de este año. La concienciación sobre la salud mental también está en el punto de mira, tras la decisión de la estelar gimnasta estadounidense Simone Biles de retirarse de algunas pruebas para enfocarse en su bienestar emocional. 

Todos, seamos deportistas olímpicos o no, somos susceptibles de sufrir estrés, ya sea por presiones laborales o familiares, o por obligaciones como tener que cuidar a otras personas. A continuación, te mostramos los signos físicos y mentales que, según los expertos, podrían indicar la presencia de problemas.  

1. Insomnio y dificultad para dormir 

¿No puedes dormir o permanecer dormido? El insomnio es un síntoma clásico del estrés, dice la psicóloga clínica de Connecticut Holly Schiff. Por ejemplo, Biles dijo que "apenas podía dormir cortos períodos" antes de la final olímpica de gimnasia por equipos. Y las consecuencias de la falta de sueño, como la fatiga y los problemas de concentración, pueden hacer aún más difícil sobrellevar el día, lo que crea un efecto acumulativo de estrés. 

Para romper el ciclo de la falta de sueño, Schiff recomienda tener un diario de cabecera para anotar las preocupaciones que te mantienen despierto por la noche, ya sea la lista de tareas de mañana u otros pensamientos preocupantes. "Ponerlo por escrito y sacarlo teóricamente de la mente puede ser útil y liberar algo de espacio mental para que puedas concentrarte en conseguir un sueño reparador", dice. 

2. Cambios en el estado de ánimo y el pensamiento 

Los cambios en el estado de ánimo, como el aumento de la tristeza o la irritabilidad, son otra señal de advertencia de estrés, según la psicoanalista Gail Saltz, profesora clínica asociada de Psiquiatría en la Facultad de Medicina Weill-Cornell del New York Presbyterian Hospital. 

"Si estás muy ansioso porque tienes mucho estrés, sin duda la sensación podría ser de agitación o inquietud en tu cuerpo, una sensación de temor", dice. "En el caso del estrés crónico que hace que te sientas muy agotado, puede ser una sensación de decaimiento o incluso de aletargamiento".

Junto con los cambios de humor, Schiff señala que los cambios en el pensamiento —como la sensación de neblina mental (o, por el contrario, los pensamientos acelerados)—, la dificultad para concentrarse y los olvidos son otros signos a los que hay que prestar atención. 

3. Síntomas somáticos 

Los síntomas somáticos (o signos físicos de estrés) incluyen dolores de cabeza, malestar estomacal, mareos, temblores (otro síntoma que Biles dijo haber experimentado antes de la competición) y dolores generales.

Estos signos surgen del efecto fisiológico del estrés en el organismo (el estrés desencadena la liberación de hormonas y neurotransmisores causantes de síntomas, como el cortisol y la norepinefrina). Los expertos afirman que los síntomas físicos son más comunes entre los adultos mayores, especialmente en aquellos que pueden considerar los problemas de salud mental como un tabú o un estigma.

"Los adultos mayores de hoy en día... pueden no reconocer tan fácilmente lo que está sucediendo", dice Saltz. "O si lo hacen, [pueden] no sentirse muy cómodos al hablar con otras personas o buscar tratamiento”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4. Aislamiento y retraimiento social 

Los expertos afirman que otro rasgo distintivo del estrés y los problemas de salud mental relacionados con él es alejarse de los amigos y de las actividades cotidianas. 

Sin embargo, Saltz señala que existe una "delgada línea" entre autoaislarse a causa del estrés, la ansiedad o un trastorno del estado de ánimo como la depresión (que empeora los síntomas), y optar por tomarse un descanso de ciertas actividades para hacer frente al agotamiento (un estado de extenuación física y mental causado por una situación que genera estrés crónico, como el trabajo o el cuidado de otras personas). 

Una evaluación profesional es una buena opción para aquellos que quieran asegurarse de que están adoptando el enfoque correcto para entender y tratar la causa de sus síntomas, dice Saltz. 

Y debido a la gran variedad de formas en que puede presentarse el estrés —además de la superposición entre sus síntomas y los signos de otras dolencias físicas y trastornos de salud mental—, Schiff y Saltz recomiendan consultar a un proveedor de atención médica o a un profesional de salud mental sobre los síntomas nuevos o preocupantes de estrés que interfieran con las actividades diarias. 

Sarah Elizabeth Adler se unió a aarp.org como escritora en el 2018. Sus artículos sobre ciencia, arte y cultura se han publicado en The Atlantic —revista en la cual fue miembro de la redacción—, en la revista California y en muchos otros medios.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.