Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Dosis de refuerzo: Quién puede recibir otra dosis de la vacuna contra la COVID y cuándo

La Casa Blanca anuncia un plan para administrar dosis de refuerzo a partir del 20 de septiembre.

Personas con máscaras protectoras esperan ser vacunados contra la COVID-19

Bloomberg/Getty Images

In English | Los expertos médicos y de salud clave de la Administración Biden recomiendan que las personas en Estados Unidos reciban una tercera dosis de refuerzo contra la COVID-19 a partir del 20 de septiembre, ante los datos que muestran que la eficacia de las vacunas de dos dosis disminuye con el tiempo.

Según el plan de la Administración, se aconsejaría que las personas reciban una vacuna de refuerzo ocho meses después de la fecha en que recibieron la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech o de Moderna. Las primeras vacunas contra la COVID fuera de los ensayos clínicos comenzaron a administrarse en EE.UU. en diciembre del 2020, y la segunda dosis llegó entre tres y cuatro semanas después, lo que hace que los primeros que recibieron la vacuna puedan recibir las dosis de refuerzo a partir de septiembre.

Los funcionarios dijeron que esperan que las personas en Estados Unidos que recibieron la vacuna de una dosis de Johnson & Johnson también necesiten dosis de refuerzo, pero los datos sobre la eficacia extendida de esta vacuna aún no están disponibles. Las personas no comenzaron a recibir dosis de la vacuna de J&J hasta marzo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El plan de la Administración necesita la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA), que tendría que ampliar la autorización de uso de emergencia que permite la vacunación de las personas en Estados Unidos. Además, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) tendrían que estar de acuerdo con la determinación de la FDA y recomendar cómo se deben administrar estas terceras vacunas y a quién se debe inocular. La semana pasada, estas dos agencias recomendaron la tercera dosis para las personas con sistemas inmunitarios comprometidos.  Mientras tanto, la Administración continúa alentando a las personas no vacunadas a recibir la primera dosis.

Debido a que los trabajadores de la salud, los residentes de hogares de ancianos y de otros centros de cuidados a largo plazo, así como los adultos mayores en Estados Unidos fueron los primeros en recibir la vacuna contra la COVID-19, es probable que sean los primeros en recibir la dosis de refuerzo.

Durante toda la pandemia, AARP ha luchado para que estos grupos, que son los más vulnerables a la infección, la enfermedad y la muerte, tengan prioridad para vacunarse. En una carta del 18 de agosto dirigida al secretario de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra, AARP pidió al Gobierno federal que se asegurara de que los adultos mayores tengan prioridad, y que el acceso a la tercera dosis sea simple y claro.

“Es absolutamente fundamental que los adultos mayores sepan dónde y cómo pueden recibir una dosis de refuerzo”, dice en la carta Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo Legislativo y Compromiso de AARP. “Durante la distribución inicial de las vacunas, hubo confusión y ansiedad significativas entre los adultos mayores en Estados Unidos a medida que luchaban por hacer citas”. LeaMond también instó al secretario a “desarrollar un sitio web centralizado y fácil de usar para ayudar a las personas a averiguar cuándo pueden recibir una dosis de refuerzo, dónde están disponibles las dosis de refuerzo en sus comunidades y cómo reservar sus citas”. Además, pidió a los funcionarios federales que dieran prioridad a las personas que están confinadas en su hogar o que viven en hogares de ancianos y otros lugares de convivencia grupal.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Jeff Zients, el coordinador de la Casa Blanca para el coronavirus, dijo en una sesión informativa del 18 de agosto que la Administración se asegurará de que sea “fácil para todas las personas en Estados Unidos recibir la vacuna gratuita, su dosis de refuerzo, a los ocho meses”.

El siguiente paso en el proceso de las dosis de refuerzo es que los dos fabricantes de vacunas pidan a la FDA que amplíe sus respectivas autorizaciones de uso de emergencia para permitir las dosis de refuerzo para todos, y luego que el panel asesor de los CDC recomiende cómo y a quién se les debe administrar. Las dosis adicionales comenzarían poco después de que la FDA y los CDC den su aprobación.

¿Por qué son necesarias las dosis de refuerzo?

Aun cuando explicaron el plan de administrar una tercera dosis a muchas personas en Estados Unidos, el equipo de respuesta a la COVID-19 de la Casa Blanca enfatizó que quienes están completamente vacunados siguen estando en gran medida protegidos contra enfermedades graves, hospitalización y muerte. E instaron a las personas a no salir inmediatamente e intentar obtener otra dosis, con la excepción de las personas con sistemas inmunitarios comprometidos, a quienes los CDC ya han recomendado que reciban una tercera dosis.

La directora de los CDC Rochelle Walensky y el asesor médico principal del presidente Biden, Anthony Fauci, señalaron varios estudios que muestran tanto la eficacia de la vacuna como el hecho de que la producción de anticuerpos comienza a disminuir en aproximadamente seis meses. Algunos hallazgos científicos incluyen:

  • Un estudio de Mayo Clinic de cinco estados hasta julio halló que la eficacia de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra la variante delta disminuyó del 76% al 42%, mientras que la eficacia de la vacuna de Moderna bajó del 86% al 76%.
  • Otro análisis de los CDC de ambas vacunas encontró que entre los residentes de hogares de ancianos, la eficacia contra la infección disminuyó de alrededor del 75% al 53% entre el 1.º de marzo y el 1.º de agosto.
  • Otras investigaciones analizaron a pacientes de 21 hospitales en 18 estados y descubrieron que la capacidad de las dos vacunas para proteger contra la hospitalización se mantuvo estable en un 86%.

Fauci dijo que la ciencia también muestra que el nivel de anticuerpos que el cuerpo necesita para combatir una infección como el coronavirus disminuyó con el tiempo. Una tercera dosis, dijo, aumentaría la producción de anticuerpos en alrededor del 10%.

“Este es un plan para el futuro”, dijo el cirujano general de EE.UU. Vivek Murthy en la sesión informativa de la Casa Blanca. Murthy dijo que si la trayectoria actual continúa, es probable que haya un aumento en las hospitalizaciones y muertes posvacunación.

Los expertos médicos dicen que desde que se publicó la noticia de que la Administración recomendaría las vacunas de refuerzo, ha habido preguntas sobre el momento en que se administrará la tercera dosis y si ese anuncio es prematuro.

“Debo admitir que antes de escuchar esto hoy era más escéptico de lo que soy ahora en cuanto a las dosis de refuerzo”, dijo William Moss, director ejecutivo del International Vaccine Access Center de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. “Pero creo que presentaron un argumento bastante convincente para las dosis de refuerzo en este momento”.

Moss dijo que, aunque no hay manera de estar seguro de que recibir un refuerzo a los ocho meses es crucial, “la verdad es que estamos viendo un aumento en los casos y estoy seguro de que esa es la urgencia que sienten”. Según datos de los CDC, el promedio de siete días de casos diarios había bajado a casi 12,000 para el 18 de junio, pero al 17 de agosto el promedio de siete días había aumentado a casi 140,000.

Dena Bunis informa sobre temas relativos a Medicare, atención de la salud, políticas en materia de salud y el Congreso estadounidense. Además, es autora de la columna “Medicare Made Easy” para AARP Bulletin. Galardonada por su labor periodística, Bunis trabajó durante años en diarios de grandes ciudades. Entre los puestos que ocupó se incluyen los de jefa de la oficina de Washington del Orange County Register y reportera de temas de salud y entorno laboral para Newsday.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.