Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Tuve cáncer: ¿necesito una tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19?

Un médico puede ayudar a decidir si otra dosis ofrecerá una mayor defensa contra la COVID-19.

Una paciente de cáncer recibe la vacuna contra la COVID

HECTOR PERTUZ / GETTY IMAGES

In English | Gary Schiller ha recibido una avalancha de consultas de pacientes con cáncer que desean saber si deberían recibir otra dosis de la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech o Moderna.

“No pasa un día sin que recibamos muchísimas preguntas”, señaló el Dr. Schiller, profesor de Hematología y Oncología, y director de la unidad de trasplante de médula ósea y células madre de University of California, Los Ángeles (UCLA).


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Otros proveedores de atención médica relatan experiencias similares, como la Dra. Meghan Baker, epidemióloga hospitalaria que trabaja con pacientes inmunodeprimidos en el Dana-Farber Cancer Institute y el Brigham and Women's Hospital, en Boston. Desde que las autoridades federales de salud pública anunciaron el 13 de agosto que la personas con inmunodepresión moderada o grave deberían recibir una tercera dosis de las vacunas de ARNm, Baker ha estado intentando mantenerse al día con las preguntas y las solicitudes de los pacientes.

El motivo: muchos de los pacientes con cáncer (aunque no todos) y los sobrevivientes se consideran inmunodeprimidos. Además, los estudios demuestran que la serie típica de vacunas de dos dosis no produce el mismo alto nivel de protección en las personas inmunodeprimidas que en quienes tienen un sistema inmunitario saludable. Sin embargo, una tercera dosis —que no debe confundirse con la próxima dosis de refuerzo para la población general— le da al sistema inmunitario el impulso que necesita para establecer una mayor defensa contra la COVID-19. Esto es especialmente importante para una población que ya corre un mayor riesgo de enfermar gravemente a consecuencia de la COVID-19, mientras la variante delta, que es sumamente contagiosa, se propaga por el país.

¿Quién se considera inmunodeprimido?

Toda persona que reciba tratamiento activo para eliminar tumores o algún tipo de cáncer de la sangre debería recibir una tercera dosis de la vacuna de Pfizer o de Moderna al menos cuatro semanas después de la segunda, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). ¿Qué significa eso, exactamente?

¿Quién necesita una vacuna adicional contra la COVID-19?

  • Actualmente, los CDC recomiendan que las personas con sistemas inmunitarios comprometidos de moderado a grave reciban una dosis adicional. Esto incluye a las personas que:
  • Han estado recibiendo tratamiento activo contra el cáncer para tumores o cánceres de la sangre.
  • Hayan recibido un trasplante de órgano y está tomando medicamentos para inhibir el sistema inmunológico.
  • Hayan recibido un trasplante de células madre en los últimos dos años o toma medicamentos para inhibir el sistema inmunológico
  • Tienen inmunodeficiencia primaria moderada o grave (como el síndrome de DiGeorge, el síndrome de Wiskott-Aldrich)
  • Tienen infección por VIH avanzada o no tratada
  • Están en tratamiento activo con corticosteroides en dosis altas u otros medicamentos que pueden inhibir su respuesta inmunitaria.

Fuente: CDC

“Cuando se mencionan tumores o cáncer de la sangre, eso incluye prácticamente todos los diferentes tipos de cáncer”, explica Baker. Y el tratamiento activo, por lo general, se refiere al que reciben los pacientes que “visitan con frecuencia al oncólogo”, agrega. Por lo tanto, si actualmente recibes atención para el cáncer, consulta con el médico sobre la posibilidad de recibir una tercera dosis.

Sin embargo, algunas personas que han finalizado la etapa de tratamiento activo también se consideran inmunodeprimidas y pueden beneficiarse de una tercera dosis de la vacuna. Los expertos del MD Anderson Cancer Center de University of Texas le dijeron a AARP que quienes hayan finalizado la terapia inmunosupresora contra el cáncer en el último año pueden recibir otra dosis. (La terapia inmunosupresora incluye quimioterapia, radiación, altas dosis de corticosteroides y otros medicamentos que debilitan el sistema inmunitario, como el rituximab).

Asimismo, las personas que en los últimos dos años hayan recibido un trasplante de células madre o terapia CAR T —un tratamiento en el que se manipulan algunas células del sistema inmunitario para que ataquen las células cancerosas— también pueden recibir una tercera dosis de la vacuna, escribe la Dra. Mini Kamboj, epidemióloga principal del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (en inglés), en Nueva York. Los pacientes con cáncer que recibieron un trasplante de órgano y están tomando medicamentos que inhiben el sistema inmunitario también se ajustan el criterio.

Sin embargo, si tienes un tumor sólido que solo está en observación o recibió tratamiento mediante, por ejemplo, terapia hormonal, terapia dirigida o una operación quirúrgica, tal vez no te consideren inmunodeprimido, señala Kamboj. También es menos probable que algunos tipos de radiación afecten el sistema inmunitario. No obstante, cada caso es diferente, y “la definición de inmunodeprimido es difícil” de precisar, advierte Schiller.

Esta es la razón por la cual los CDC recomiendan consultar con el médico sobre la necesidad de recibir una tercera dosis. De ser necesaria, tu proveedor de atención médica te puede ayudar a determinar el mejor momento para recibirla a fin de asegurar que produzca la mejor respuesta inmunitaria posible.

Qué esperar de una tercera dosis

Las farmacias, los centros de atención médica, los hospitales y otros lugares que ofrecen vacunas contra la COVID-19 pueden administrar la tercera dosis. No es necesario presentar un certificado médico y, al igual que las dos primeras dosis, la tercera tampoco tiene costo.

Solo debes tener en cuenta que “más” no necesariamente significa “mejor”, incluso para quienes tienen un sistema inmunitario debilitado. Los CDC advierten que en este momento no se deberían recibir más de un total de tres dosis de una vacuna de ARNm. La agencia también recomienda recibir la misma vacuna que se aplicó la primera vez; en otras palabras, no se deben combinar las vacunas de Pfizer y de Moderna, si se puede evitar. Sin embargo, “si la vacuna de ARNm que se administró en las dos primeras dosis no está disponible o se desconoce, se puede recibir cualquiera de las vacunas de ARNm contra la COVID-19”, según los CDC.

Si en un principio recibiste la vacuna de una dosis de Johnson & Johnson, por ahora deberás esperar para recibir otra dosis. Las autoridades de salud pública señalan que están esperando recibir más datos antes de publicar una recomendación sobre la necesidad de administrar otra dosis a las personas inmunodeprimidas.

Schiller señala que quienes reciben una tercera dosis no deben esperar ningún efecto secundario nuevo ni preocupante, e incluso es posible que los síntomas disminuyan la tercera vez. Las reacciones reportadas coinciden con las que se observaron en la serie de dos dosis, según los CDC. Los efectos secundarios de la tercera dosis que se reportan con más frecuencia son fatiga y dolor en el lugar de la inyección y, en general, la mayoría de los síntomas son de leves a moderados.

Y recuerda: si bien una dosis adicional puede ofrecer una mejor protección contra la COVID-19 en las personas inmunodeprimidas, no es una armadura. Aún se recomienda tomar medidas preventivas, como usar mascarilla, mantener el distanciamiento físico, lavarse las manos y evitar las áreas interiores con poca ventilación, “en especial si consideramos la cantidad de casos de COVID-19 que hay en la comunidad en este momento”, señala Baker. Las personas inmunodeprimidas también deberían recomendarles a sus contactos cercanos que se vacunen, agrega.