Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿No has podido encontrar un terapeuta? No eres el único

Los profesionales de la salud mental se esfuerzan por satisfacer la demanda frente al aumento de las necesidades durante la pandemia.

Un paciente en consulta con su terapista

FAT CAMERA/GETTY IMAGES

In English | Antes de la pandemia de COVID-19, los pacientes nuevos en Inova Health System en Virginia tenían una lista de espera de una a dos semanas para ver a un terapeuta. Ahora la espera es de un mes y medio, y de tres meses para un psiquiatra.

"La mayoría de los proveedores de servicios de salud mental tienen listas de espera realmente largas; muchos de ellos ni siquiera aceptan nuevos pacientes", dice Rachel Noble, terapeuta licenciada y directora de programas terapéuticos y de salud conductual de la mujer en el sistema de salud de Inova. "Todos tienen que rechazar pacientes".

Son más las personas que buscan ayuda

Las presiones de la pandemia —desde el aislamiento social hasta la pérdida del empleo y el duelo— están aumentando la necesidad de servicios de salud mental, opina Noble. "Hay una verdadera crisis de salud mental", dice. "Las clínicas de abuso de drogas están llenas y ya no aceptan más personas. La cantidad de llamadas a las líneas de prevención del suicidio nunca ha sido tan alta".


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el número de personas en Estados Unidos que reportaron síntomas de depresión entre abril y junio del 2020 se cuadruplicó en comparación con el mismo período en el 2019. En el mismo período, la cantidad de personas que informaron síntomas de trastorno de ansiedad fue tres veces mayor. Y en una encuesta de Southern Cross University que se llevó a cabo en el 2020, un asombroso 98% de los encuestados dijeron que la COVID-19 había afectado su salud mental.

"Siempre hemos tenido escasez de proveedores de salud mental y la pandemia lo ha empeorado mucho", dice Lynn Linde, consejera y directora de conocimiento y educación de la American Counseling Association (ACA).

Los psicólogos de todo el país están recibiendo más derivaciones de pacientes, viendo a más pacientes y recibiendo menos cancelaciones, según una encuesta realizada el otoño pasado por la American Psychological Association (APA). Además, el 74% de los psicólogos afirmaron que estaban tratando a más pacientes por trastorno de ansiedad que antes de la pandemia, y el 30% no pudieron satisfacer la demanda. La situación es más grave fuera de las principales áreas urbanas. Incluso antes de la COVID-19, los datos mostraban una "grave escasez de proveedores de servicios de salud mental en las comunidades rurales", dice la ACA.

El papel de la teleterapia

La teleterapia ha sido una forma de ampliar el acceso a los profesionales de la salud mental. Antes de la COVID-19, aproximadamente el 4% de los psiquiatras veían a la mitad o más de sus pacientes en línea, según una encuesta de la APA. Sin embargo, meses después de la pandemia, la cifra se elevó al 90%. Pero la teleterapia no resuelve el problema de la escasez. Muchos profesionales han utilizado las sesiones virtuales para mantener los casos existentes, no para aumentar la cantidad de pacientes.

Cómo encontrar ayuda

No te rindas. Puedes encontrar ayuda. “Puede que no se vea como antes de la pandemia, pero la ayuda está ahí”, dice Noble. Considera estos pasos si no puedes encontrar un profesional de salud mental.

Agrega tu nombre a una lista de espera. Si te ofrecen un lugar en la lista, acéptalo. Además de reservar tu lugar en la fila, puede elevar tu estado de ánimo en el corto plazo. "Hay un fenómeno bien conocido en terapia que consiste en que una vez que alguien hace una cita, se siente mejor", dice Noble. "Sabe que la ayuda está en camino y eso le ayuda a calmarse". También pide que te incluyan en la lista de cancelaciones para que, si un paciente cancela una cita, te ofrezcan el lugar.

Únete a un grupo de apoyo en línea. Muchos grandes sistemas de atención de salud mental ofrecen grupos en línea a los que, con frecuencia, es más fácil unirse que a las sesiones de asesoramiento individual. La National Alliance on Mental Illness ofrece grupos de apoyo, una línea telefónica de ayuda y contenidos sobre temas de salud mental. "Este es un gran recurso para las personas con una enfermedad mental o para las familias que intentan definir la forma de apoyar a un ser querido que está luchando", dice Noble. Las organizaciones de abuso de drogas como Alcohólicos Anónimos, Narcóticos Anónimos y Al-Anon también ofrecen grupos de apoyo en línea.

Llama a tu médico de cabecera. Si te sientes deprimido o ansioso o tienes problemas para dormir o de apetito, es posible que tu médico de atención primaria pueda ayudarte, incluso antes de hablar con un terapeuta, dice Noble. Tu médico también puede tener contactos para ayudarte a conseguir una cita con un profesional de la salud mental.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Encuentra opciones terapéuticas. Los proveedores de servicios de salud mental no son las únicas fuentes de consuelo y orientación. Las iglesias y los pastores pueden ofrecer apoyo emocional. Si tus hijos tienen dificultades, ponte en contacto con su consejero escolar. "Con frecuencia ofrecen una gran cantidad de recursos y conocimientos sobre cómo tratar a niños y adolescentes", dice Noble. O simplemente habla con un amigo de confianza. "Compartir tus miedos puede ayudarte a sentirlos menos como una carga".

Considera una unidad de crisis móvil. Si un ser querido sufre una emergencia psiquiátrica —desde amenazas de suicidio hasta comportamiento maníaco—, algunos condados ofrecen una unidad de crisis móvil que enviará un psiquiatra o un trabajador social al hogar.

Recurre a tu empleador. Algunas empresas ofrecen programas de asistencia a los empleados que incluyen atención de salud mental. Esto generalmente cubre algunas sesiones gratuitas con un terapeuta autorizado, seguidas de una derivación a un proveedor externo.

Llama a la línea de ayuda federal para la salud mental. La Administración de Servicios para el Abuso de Sustancias y la Salud Mental (SAMHSA) (en inglés). tiene una línea de ayuda gratuita las 24 horas del día (el servicio de derivación de tratamiento) que ofrece información sobre grupos de apoyo, opciones de tratamiento y otras ayudas: 800-662-HELP (4357).

Si se trata de una emergencia, busca ayuda inmediatamente. Si tú o un ser querido tiene pensamientos suicidas, llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio, que es gratuita y funciona las 24 horas del día, al 800-273-TALK (8255), o envía un mensaje de texto con la palabra "home" al 741741 (número para mensajes de texto en caso de crisis) para hablar con alguien que puede ofrecerte apoyo confidencial y ayudarte en una crisis.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.