Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

El cuarto brote de COVID-19: lo que debes saber hoy

Con la aceleración de los esfuerzos de vacunación, los expertos esperan que esta última oleada no sea como las anteriores.

Personas caminan por un parque en Nueva York

NOAM GALAI/GETTY IMAGES

In English | Tras semanas de descenso constante, los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones están volviendo a aumentar. En promedio, en Estados Unidos hay 63,000 nuevas infecciones diarias por coronavirus, aproximadamente la misma cantidad registrada a mediados de julio durante el aumento repentino del verano, o el segundo brote. Y cada vez son más las personas que son hospitalizadas para recibir tratamiento contra la COVID-19.

Aunque el aumento de los casos y las hospitalizaciones puede parecer un déjà vu, los expertos en salud tienen la esperanza de que este cuarto brote sea diferente de los picos anteriores de la pandemia.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


El motivo principal es que las vacunas, que hasta ahora han demostrado una gran eficacia en la prevención de una enfermedad grave a causa de la COVID-19, están llegando a millones de personas cada día. "Y es probable que esto tenga un impacto en términos de mantener las hospitalizaciones y las muertes mejor controladas que antes", dice la Dra. Shama Cash-Goldwasser, especialista en enfermedades infecciosas y asesora técnica sénior de la Epidemic Intelligence Unit en Resolve to Save Lives.

Tanto las hospitalizaciones como las muertes registraron la cifra más alta a mediados de enero, durante el llamado tercer brote, en el que murieron unas 4,000 personas al día por COVID-19. La media actual es de 700 muertes por día, y los expertos esperan que esa cifra disminuya a medida que más personas se vacunen.

Puedes encontrar una versión interactiva de este gráfico en CDC.gov (en inglés)

En este momento, hay 64 millones de personas completamente vacunadas, y alrededor de 110 millones han recibido al menos una de las dos dosis, según datos federales. Además, la mayoría de las personas de 65 años o más —la población con mayor riesgo de enfermar gravemente y morir por el virus— están completamente vacunadas. "Eso hace una gran diferencia ahora", en comparación con los brotes anteriores de COVID-19, afirma Cash-Goldwasser.

Las variantes podrían disparar los casos

Eso no quiere decir que las tendencias actuales sean menos preocupantes. La vacunación de los más vulnerables reduce las hospitalizaciones y las muertes, pero es importante tener en cuenta que los casos menos graves no son totalmente inofensivos, señala Cash-Goldwasser. "Incluso en una infección leve, existe un riesgo de COVID-19 prolongada o algunas de esas complicaciones de las que oímos hablar".

El término "COVID-19 prolongada" se utiliza para describir los síntomas persistentes —como fatiga, dolores de cabeza, niebla cerebral y dificultad para respirar, entre otros— que pueden persistir semanas, a veces meses, después de una infección por coronavirus. Un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reveló que hasta el 35% de las personas con casos leves de COVID-19 todavía sentían sus efectos semanas después del resultado positivo a la prueba del virus.

Una diferencia en esta fase de la pandemia que podría aumentar el número de casos, incluso aunque más personas se vacunen, es la continua propagación de nuevas variantes del virus, algunas de las cuales son más contagiosas y potencialmente más letales. La directora de los CDC, Rochelle Walensky, anunció recientemente que la variante B.1.1.7, identificada por primera vez en el Reino Unido, es "ahora la cepa más común que circula en Estados Unidos". Hasta ahora, se han registrado más de 16,000 casos de COVID-19 causados por esta variante, y se están produciendo picos en varios estados, entre ellos Míchigan, Minnesota, Florida, Colorado, California y Massachusetts, según indican los datos de los CDC.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Además, hay otras variantes que circulan en el país, y podrían surgir más. Pero hay maneras de protegerse de estas cepas preocupantes, y eso es siguiendo las mismas guías de salud pública que los expertos han estado promoviendo todo el tiempo: usar mascarilla en público, mantener una distancia segura de los demás, lavarse las manos con frecuencia y evitar los espacios concurridos y mal ventilados. Los líderes de salud pública también están instando a las personas a que se vacunen cuando puedan hacerlo.

"Esto es un buen recordatorio para continuar con esos esfuerzos de prevención de infecciones mientras trabajamos para vacunar a la población", dice Saskia Popescu, epidemióloga de enfermedades infecciosas y profesora adjunta en la Schar School of Policy and Government de George Mason University.

La fatiga por la pandemia amenaza el avance

Otro factor que podría determinar si las tendencias actuales siguen aumentando es la fatiga por la pandemia. La combinación de un año de restricciones y el aumento de la disponibilidad de vacunas está llevando a algunos a "bajar la guardia y socializar más y hacer más cosas", dice Cash-Goldwasser.

Pero hacerlo podría tener consecuencias devastadoras, y los expertos en salud piden a las personas que mantengan el rumbo. En una conferencia de prensa realizada el 7 de abril, Andy Slavitt, asesor sénior de la Casa Blanca para la respuesta a la COVID-19, dijo que "se avecinan días mejores", e incluso predijo que "una festividad del 4 de Julio más normal está al alcance de la mano". Pero advirtió que todos los avances logrados pueden revertirse si la población baja la guardia.

"Tenemos que seguir siendo cuidadosos, y tenemos que vacunarnos. Y si las personas se vacunan lo antes posible y continúan tomando estas medidas, con suerte podremos mantener las cosas más controladas y no ver un aumento", dijo Cash-Goldwasser. 

Rachel Nania se incorporó en el 2019 a AARP como reportera sobre temas de salud, después de trabajar varios años como periodista y editora radial en Washington D.C. Recibió los galardones "Gracie Award" en el 2018 y "Edward R. Murrow Award" (a nivel regional) en el 2019, y fue becaria de la National Press Foundation en el 2019 para realizar labores de información sobre la demencia.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.