Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Lo que hay que saber sobre la cirugía de párpados

Quienes ahora tienen los párpados caídos recurren a la blefaroplastia.

Foto de cerca del ojo y el párpado de una mujer mayor

GETTY IMAGES

In English | Alguien que tenga un poco de barriga puede esconderla si usa la camisa fuera del pantalón o una camiseta ancha. Las canas pueden ocultarse en cuestión de minutos al teñirlas. Pero algunas señales del envejecimiento son más difíciles de disimular; por ejemplo, los ojos. El paso del tiempo y los daños causados por el sol nos pueden dejar flácida y caída la piel que rodea los párpados, o bolsas debajo de los ojos.

Una solución: la blefaroplastia. Este es un procedimiento ambulatorio en el que se elimina el exceso de tejido alrededor de los párpados (esto incluye piel, músculo y grasa). Puede realizarlo un oftalmólogo, cirujano oculoplástico, cirujano plástico, cirujano oral o maxilofacial, o un cirujano otorrinolaringólogo.

La blefaroplastia es popular; según American Society for Aesthetic Plastic Surgery (ASAPS, en inglés), en Estados Unidos en el 2018 este fue uno de los cinco principales procedimientos estéticos para hombres y mujeres, y se realizaron más de 115,000 blefaroplastias.

A veces, este es un procedimiento estrictamente estético para que la persona tenga una apariencia más juvenil. Pero otras veces se hace para mejorar la vista. Si el exceso de piel estira suficientemente hacia abajo el párpado superior, este último puede interferir con la mitad superior del campo visual. Si el problema se encuentra debajo del ojo, el cirujano puede realizar una blefaroplastia del párpado inferior para eliminar o reubicar tejido graso (y a veces también algo del exceso de piel) abajo de este párpado, alrededor de la cuenca del ojo.

“A medida que envejecemos, el tejido graso se desplaza hacia adelante y sobresale, y aparecen unas bolsas debajo de los ojos”, dice la Dra. Andrea Tooley, residente de oftalmología en Mayo Clinic y vocera clínica de American Academy of Ophthalmology. Algunos pacientes se someten a cirugía en los párpados superiores e inferiores.

A continuación, algunos aspectos que debes considerar antes de hacerte esta cirugía.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Si eres buen candidato

Antes de tu procedimiento, el cirujano analizará tus antecedentes médicos y te realizará un examen completo de los ojos para asegurarse de que esta cirugía es la indicada para ti. Uno de los aspectos que evaluará es la capacidad del ojo de producir lágrimas, porque el trastorno de ojo seco puede causar complicaciones postoperatorias. “Casi todos sentirán los ojos un poco secos durante un par de semanas después de la cirugía y luego estarán bien”, señala Tooley. “Pero si alguien ya tiene sequedad ocular grave y usa gotas para los ojos muchas veces al día, este procedimiento puede empeorar mucho ese problema”.

Tooley observa que las complicaciones serias “por lo general son muy poco comunes”, pero ciertos pacientes necesitan tener cuidado. Por ejemplo, quienes fuman corren mayor riesgo de padecer complicaciones porque tienden a curarse más despacio. Además, quienes toman los siguientes medicamentos deben consultar a su médico para ver si hace falta suspenderlos temporalmente unas semanas antes de la operación: anticoagulantes para prevenir los coágulos sanguíneos; aspirina; antinflamatorios no esteroides (NSAID) tales como ibuprofeno (Advil, Motrin IB) y naproxeno sódico (Aleve); y suplementos a base de hierbas (como el gingko), pues pueden causar un sangrado excesivo antes o después de la cirugía. “Algunos cirujanos indican que se suspendan los anticoagulantes y otros no lo hacen, y hay quienes piden que esto lo decida el médico de cabecera o el médico prescriptor del paciente”, dice Erin Shriver, oftalmóloga y profesora adjunta clínica en el Departamento de Oftalmología y Ciencias Visuales de University of Iowa.

Lo que costará

El precio del procedimiento puede variar según el lugar donde vives, el cirujano que lo realizará y el sitio en el que se llevará a cabo la operación (por ejemplo, en el consultorio del médico o en un centro para tratamiento ambulatorio). Los precios van desde unos $2,000 por ambos párpados superiores (los inferiores por lo general cuestan un poco más) hasta $5,000 por una cirugía de los cuatro párpados.

Por regla general, Medicare o tu seguro médico privado cubrirán una parte de una blefaroplastia funcional o por motivos visuales, pero no pagarán por una cirugía estética de párpados.

Para la cirugía funcional, las compañías de seguros preguntarán en qué medida el exceso de piel obstaculiza lo que puedes ver y si esto mejorará después del procedimiento. Se te tomarán fotos de los ojos, y tu cirujano te examinará el campo visual, primero con los párpados en su posición natural y luego con la piel pegada con cinta adhesiva y levantada de los párpados.

Detalles sobre la cirugía y la recuperación

Permanecerás despierto durante el procedimiento. “La gran mayoría del tiempo, te darán un sedante leve para que te relajes y puedan inyectarte en la zona alrededor de los ojos un anestésico local para entumecer”, explica Tooley. (Podría usarse una anestesia general si al mismo tiempo te someterás a otro procedimiento estético, como por ejemplo un estiramiento facial).

A veces la blefaroplastia puede realizarse simultáneamente con otros procedimientos oculares para rejuvenecer la piel (el más común es una reparación de ptosis o cirugía para levantar el párpado). Según Shriver, la reparación de ptosis es un procedimiento que se practica cuando el músculo elevador, uno de los que suben los ojos, se estira como una banda elástica desgastada y causa que los párpados superiores estén caídos. “La reparación de ptosis consiste en tensar los músculos para elevar la altura del párpado”.

Shriver agrega que después de la operación, la zona de los ojos permanecerá hinchada y magullada por unos días: “Quédate en la casa y mantén elevada la cabeza, hasta cuando duermas, y ponte con frecuencia compresas frías para mejorar la hinchazón y los moretones”.

Puede que demore hasta dos semanas antes de que se te quiten los moretones, añade, y entre varias semanas y dos meses para que desaparezca la hinchazón. Para que la herida no se abra, deberás descansar durante dos semanas y evitar las actividades intensas (como levantar cosas pesadas, inclinarte, agacharte o hacer fuerza). Además, evita exponer la herida al sol durante seis meses. Los médicos sugieren que uses gafas de sol y un sombrero cuando salgas al aire libre. Una vez que la herida se cure (por lo general en unas dos o tres semanas), colócate alrededor de esa zona un bloqueador solar físico que contenga óxido de zinc o dióxido de titanio, pero hazlo con cuidado y evita aplicarlo cerca de los ojos.

¿Cuánto durará tu nuevo aspecto? Eso varía. Tooley señala que la mayoría de sus pacientes que se someten a este procedimiento cuando tienen 60, 70 u 80 y tantos años no necesitarán volvérselo a hacer. A otras personas, la gravedad podría hacerles una jugarreta.

“Con el tiempo, la piel se estirará, y después de que pasen entre 10 y 15 años, quizás quieras que te eliminen más de esos tejidos”, dice Shriver. “Pero lo que motiva esta decisión es distinto para cada persona”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO