Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Señales que indican que debes cambiar tu alimentación Skip to content
 

5 señales que indican que debes cambiar tu dieta

Es importante descartar que las causas no sean otros trastornos clínicos.

Manos

Istock

A menudo elegimos planes alimenticios que nos provocan más daño que bienestar. Los carbohidratos, las grasas y otros grupos de alimentos se han convertido en los “villanos” de la nutrición; pero, ¿qué dicen los expertos sobre las dietas extremas y la salud?

“Cuando tu dieta no es balanceada no consumes todos los macronutrientes que tu cuerpo necesita, [que] son: grasa, carbohidrato y proteína. Cuando tus nutrientes los obtienes de comida chatarra o comida ultra procesada, se puede afectar tu vitalidad, la calidad del sueño, el estado de ánimo y [podrías] tener problemas de estreñimiento, desnutrición y deficiencias de vitaminas”, explicó Ximena Jiménez, experta en nutrición

Algunos de estos síntomas podrían estar asociados a otras condiciones médicas, por lo que es importante acudir al doctor para que realice los estudios pertinentes y determine la causa, pero ¿cuáles son esas señales de socorro del cuerpo a las que debes prestarle atención inmediata? 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


1. Problemas digestivos

Algunos problemas digestivos como los calambres estomacales, la hinchazón, los gases, el estreñimiento, y la diarrea, pueden indicar que tus bacterias intestinales están desequilibradas, explica el Dr. William Li, autor del libro Eat To Beat Disease (Comer para sanar), al ser consultado por AARP en español sobre este tema.

“Comer alimentos prebióticos como los ricos en fibra: las lentejas y los frijoles negros, así como los fermentados: el kimchi, el chucrut y el yogur, pueden ayudar a restaurar la salud de las bacterias intestinales”, recomendó el Dr. Li en relación con sintomatologías estrictamente relacionadas con la dieta.  

Si los problemas no se solucionan con un cambio de dieta, lo recomendable es buscar la opinión de un especialista, tal y como sugiere la Dra. Maritza Fuentes. “Hay que descartar que no haya algún diagnóstico de diverticulitis, trastornos en la vesícula, alguna úlcera, gastritis”. También hay que comprobar si no existe alguna intolerancia a productos como los lácteos o el gluten.

2. Caída del cabello y uñas quebradizas

Esta es otra señal de que algo podría andar mal en tu plan nutricional, aunque otros factores podrían provocarlos. “La caída del cabello puede ser por trastornos hormonales, sin embargo, hay que descartar que sea un diagnóstico como, por ejemplo, la alopecia areata (áreas sin cabello en el cuero cabelludo) que requeriría de tratamiento dermatológico”, especificó la Dra. Fuentes. 

Sin embargo, las carencias de vitaminas podrían ser las responsables. “La deficiencia de biotina y vitamina E puede causar resequedad en el cabello, así que trata de comer alimentos que sean ricos en estos nutrientes, como el brócoli y las nueces”, según la doctora Nicole Avena, experta en nutrición y profesora asistente de Neurociencia de la escuela de medicina de Mount Sinai en Nueva York. 

Para las uñas frágiles, ofreció otro valioso consejo: “Puedes obtener más colágeno en tu dieta bebiendo caldo de hueso, o usándolo como base para tus platos al cocinar”.

3. Resequedad en la piel

A menudo es un indicio de que hay deficiencia de ácidos grasos esenciales y vitaminas en la dieta, como nos lo explicó Jiménez.

“Puede ser que [al organismo] le falte agua o grasa omega-3. Las vitaminas A y C también son importantes para una piel sana. La vitamina C se encuentra en los cítricos, la guayaba, los vegetales de hojas verdes, la papaya, entre otros. La vitamina A se encuentra en frutas y vegetales amarillos o anaranjados tales como: calabaza, papaya, zanahorias, melón y albaricoques secos”.

4. Cansancio y fatiga

 La fibromialgia o las neuropatías son afecciones que traen consigo la fatiga extrema, pero para estar seguros del diagnóstico, lo mejor es someterse a exámenes médicos. Los análisis de laboratorio podrían revelar además si tu agotamiento físico tiene su origen en deficiencias nutricionales y sobre todo si estás padeciendo de anemia.

“Cansancio y fatiga pueden presentarse cuando no consumes suficientes calorías, no tomas suficiente agua o te faltan las vitaminas B6 o B12. Estas vitaminas las encuentras en carnes, pollo y cerdo”, explicó Jiménez.

Una dieta balanceada podría aliviar estos síntomas, por eso se recomienda consumir suficientes proteínas, vitaminas y minerales; sobre todo, el hierro, el magnesio y las vitaminas B y D.

5. Depresión

La depresión puede estar asociada a muchos factores clínicos, pero también podría ser el resultado de una pobre alimentación.

“Hay que descartar si las causas son hormonales, por trastornos pre menopáusicos y menopáusicos. Hay que tratar siempre la causa que origina el síntoma”, aclara la Dra. Fuentes, quien también señala que la insuficiencia de algunas vitaminas podría agudizar esta condición.

“Hay que revisar cómo está la vitamina D. Además de suplementos hay que consumir los alimentos que la contienen; por ejemplo, el huevo, los hongos. Lo más importante es tomar sol comedidamente, que es la mejor manera de obtener vitamina D”.

Jiménez, por su parte, se refirió a algunos alimentos que podrían mitigar los efectos de este trastorno.

“La depresión puede ser un síntoma de falta de omega-3 o vitamina B12, que se encuentra en los lácteos, el pollo, la carne, los huevos. También, por falta de vitamina B6, esta está presente en los garbanzos, el pollo, las bananas, la mantequilla de maní, las semillas de girasol. Recuerda, nada reemplaza una buena alimentación”.

La forma en que nos nutrimos determina, en gran medida, cómo funciona nuestro cuerpo. Nuestro organismo es tan inteligente que nos hace llamadas de alerta. Presta atención a esas señales y consulta a tu médico.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO