Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Errores médicos al alza

Un estudio descubre que los errores afectan a uno de cada tres pacientes hospitalarios.

In English | Diez años después de que un importante estudio señalara cómo combatir los errores médicos en los hospitales de Estados Unidos, los investigadores hallaron que los errores podrían ser diez veces más comunes de lo que los especialistas creían.

Errores médicos

Getty Images.

Vea también: Evite los hospitales en julio.

Ese informe fundamental, publicado hace una década por el Institute of Medicine (Instituto de Medicina) —“Crossing the Quality Chasm” (Cómo atravesar el abismo de la calidad)—, inspiró toda una ola de iniciativas tendientes a garantizar la seguridad del paciente en los hospitales de todo el país. Se progresó mucho; según los expertos, se han salvado vidas.

Sin embargo, la nueva investigación, publicada en la edición de abril del periódico Health Affairs, descubrió que los errores médicos y otras “situaciones adversas” todavía proliferan. Este estudio, que utilizó un método de medición más sensible, halló que los errores ocurren en una de cada tres admisiones hospitalarias.

Los errores médicos y los efectos adversos incluyen errores en la medicación, infecciones intrahospitalarias, úlceras de decúbito (también llamadas escaras por pasar mucho tiempo en cama), fallas de los dispositivos médicos, caídas de los pacientes, coágulos de sangre y otras complicaciones.

El doctor David C. Classen, autor principal del estudio y profesor adjunto de medicina en la University of Utah (Universidad de Utah), afirma que estos preocupantes hallazgos podrían, en realidad, estar arrojando un cálculo más bien conservador: si los investigadores hubieran observado el cuidado de los pacientes en tiempo real, en vez de revisar las planillas más tarde, podrían haber detectado aún más problemas.

Estados Unidos no cuenta con un sistema uniforme para informar todos los problemas relacionados con la seguridad de la atención médica, aunque, en la última década, algunos hospitales y grupos dedicados al cuidado de la salud han incrementado las investigaciones y la vigilancia.

De hecho, los hospitales y los investigadores tienen distintos métodos para analizar los problemas de seguridad; el sistema utilizado en este estudio fue diseñado para ser especialmente sensible en la detección de errores.

Los investigadores hallaron que los dos métodos principales “comúnmente utilizados en la actualidad para hacer el seguimiento de la seguridad de los pacientes en Estados Unidos —la información brindada voluntariamente y los indicadores de seguridad del paciente de la Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ, Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud)— estaban dando malos resultados si se los comparaba con otros métodos, y que no detectaban el 90 % de las situaciones adversas”.

Añadieron que “depender de la información brindada voluntariamente y de los indicadores de seguridad del paciente podía llevar a conclusiones erróneas acerca de la verdadera seguridad del cuidado en el sistema médico de Estados Unidos, y a equivocar el enfoque de los esfuerzos para mejorar la seguridad del paciente”.

La Dra. Carolyn M. Clancy, directora de la Agency for Healthcare Research and Quality, sostiene que los hallazgos fueron “alarmantes” debido a que las cifras eran muy altas y, a la vez, útiles, ya que les dan a los investigadores sobre la seguridad y a los hospitales una evaluación más exacta de los errores. “No se puede solucionar algo hasta que no se lo ha medido adecuadamente”, declara. Clancy afirma que este tipo de información ayudará a su agencia a diseñar métodos mejores para analizar e informar errores.

Parte del desafío es que ahora el cuidado requerido es más complejo. >>

Los especialistas señalan que, cuando se trata de mejorar la seguridad del cuidado de la salud, parte del desafío es que, actualmente, los pacientes de los hospitales están mucho más enfermos, y el cuidado requerido es más complejo que hace una generación.

“En primer lugar, hay que estar muy enfermo para internarse en un hospital. Es un grupo mucho más vulnerable”, prosigue Classen. “Actualmente, los pacientes hospitalizados son como los pacientes de las unidades de cuidados intensivos de hace 20 años: mucho más complejos, muchas más situaciones, se administra mucha más medicación”.

Lea también Cómo controlar la seguridad del paciente

La investigación estudió los antecedentes de casi 800 pacientes, y midió los errores de tres maneras. Un análisis halló sólo 4 errores, un sistema estándar identificó 35 y el tercero, la sorprendente cantidad de 354 errores. Algunos pacientes sufrieron más de un error, y los pacientes mayores y los que padecían enfermedades complejas estaban en una situación de riesgo mayor.

Y estos errores ni siquiera ocurrieron en hospitales mediocres. El estudio involucró tres hospitales de alta calidad, que no fueron identificados, pero a los que se describió como “hospitales que contaban con programas, iniciativas y proyectos de investigación avanzados relacionados con la seguridad del paciente”.

Los especialistas señalan que no todos los errores son fatales o catastróficos y, algunas veces, los mismos pacientes pueden ayudar a evitar los problemas. Según Classen, los pacientes y sus familias deberían saber qué medicamentos están tomando, entender los riesgos de los procedimientos y consultar con los médicos y las enfermeras los cambios y síntomas, incluso los menores.

Ese pequeño sarpullido, ese dolor no familiar, ese momento en el que el paciente se resbaló, aunque sin llegar a caerse, podrían no ser motivo de preocupación, o podrían ser una advertencia. Muchos problemas pueden tratarse o corregirse antes de que empeoren.

El Dr. Robert Watcher, especialista en el tema de seguridad de la división de medicina hospitalaria de San Francisco, de la University of California (Universidad de California), afirma que el estudio es un recordatorio de que prevenir los errores es más difícil de lo que parece.

“Implementas listas de verificación o un sistema de computación y crees que solucionarás mucho”, dice. “Pero resulta que es sólo un poco lo que arreglas”.

Watcher sostiene que para disminuir los errores se necesitan mejores herramientas, educación continua y un cambio en la manera de pensar de las personas que trabajan en los hospitales acerca de la seguridad y el riesgo.

Joanne Kenen es una escritora establecida en Washington, que se especializa en temas de políticas de salud.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO