Skip to content
 

Análisis: 1 de cada 3 residentes de hogares de ancianos todavía no ha recibido el refuerzo

Mientras que casi 2 de cada 3 trabajadores de hogares de ancianos tampoco han recibido la dosis adicional contra la COVID-19.

In English

Más de 1 de cada 3 residentes de hogares de ancianos en el país y casi 2 de cada 3 trabajadores de hogares de ancianos todavía no habían recibido una vacuna de refuerzo contra la COVID-19 a fines de febrero, según un análisis de AARP de los datos federales de los hogares de ancianos (enlace en inglés) publicado el jueves. 

En algunos estados, las tasas de vacunación de refuerzo fueron aún más bajas. Menos de la mitad de los residentes de hogares de ancianos recibieron dosis de refuerzo en Arizona, Florida y Nevada. Y menos de una cuarta parte de los trabajadores recibieron el refuerzo en Alabama, Arkansas, Arizona, Florida, Georgia, Indiana, Kentucky, Ohio, Oklahoma, Luisiana, Misuri, Misisipi y Tennessee.

A nivel nacional, el análisis reveló que el 36% de los residentes de hogares de ancianos en el país y el 64% de los trabajadores de hogares de ancianos no habían recibido un refuerzo contra la COVID-19 al 20 de febrero. Estas cifras abarcan a todos los residentes y al personal de los hogares de ancianos, incluidos el 13% de los residentes y el 14% del personal que aún no han completado una serie inicial de vacunas, así como a casi una cuarta parte de los residentes y la mitad del personal que están completamente vacunados pero que todavía no han recibido la vacuna de refuerzo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


AARP hizo un llamado (enlace en inglés) en enero a los hogares de ancianos para que exijan la vacunación de refuerzo contra la COVID-19 para sus residentes y su personal. “Tenemos la suerte de tener lo que necesitamos para proteger mejor a los residentes y al personal de los hogares de ancianos: las vacunas de refuerzo”, dice Susan C. Reinhard, coautora del análisis y directora del Instituto de Política Pública de AARP. “Disponemos de una gran cantidad y son gratuitas. Es imprescindible que aumentemos nuestros esfuerzos para proporcionarlas ahora”.

La pandemia de COVID-19 ha devastado los centros de cuidados a largo plazo en el país. Más de 200,000 muertes por COVID-19 en el país han sido de residentes o personal de hogares de ancianos, centros de vida asistida y otros centros de cuidados para adultos mayores según la Kaiser Family Foundation (enlace en inglés).

Muchos residentes e integrantes del personal de los hogares de ancianos están confundidos sobre las pautas oficiales para las vacunas de refuerzo o están cansados de que cambien continuamente, dicen los propietarios de los centros.  “Hay mucha información errónea que se difunde rápidamente en nuestra sociedad”, escribió un portavoz de LeadingAge, que representa a más de 5,000 proveedores de servicios para adultos mayores sin fines de lucro, en un correo electrónico a AARP.

Las demoras en recibir el consentimiento de los representantes de los residentes, las largas esperas para que las farmacias participantes proporcionen vacunas en los centros y la ausencia de una campaña federal coherente para llevar las vacunas de refuerzo a los hogares de ancianos también pueden estar teniendo un efecto.  “Al principio de la distribución de la vacuna en el país, había mucho enfoque y esfuerzo para llegar a los hogares de ancianos”, dice Jennifer Kates, vicepresidenta sénior y directora de Política Mundial de Salud y VIH en la Henry J. Kaiser Family Foundation. “No hemos visto ese mismo impulso para promover las dosis de refuerzo”.

Disminución en el número de casos, pero no en todas partes

Consulta las tasas de vacunación de tu hogar de ancianos 

Ahora puedes encontrar las tasas de vacunación y de refuerzo, tanto de los residentes como del personal, para cualquier hogar de ancianos certificado por Medicare y compararlas con los promedios estatales y nacionales en el sitio web Care Compare de Medicare.gov.

  • Encuentra el perfil de un hogar de ancianos a través de la función de búsqueda de la página principal
  • Visita la sección “Details” (detalles) de su perfil
  • Haz clic en el botón “View COVID-19 Vaccination Rates” (consultar las tasas de vacunación contra la COVID-19)

Como dato más positivo, cabe señalar que el análisis de AARP muestra que los casos de COVID-19 han disminuido considerablemente desde el brote de ómicron a mediados de enero. Durante las cuatro semanas que terminaron el 20 de febrero, hubo alrededor de 8 nuevos casos entre los residentes y 8 nuevos casos entre el personal por cada 100 residentes de hogares de ancianos en todo el país. Esto representa una disminución en comparación con 13 casos entre los residentes y 21 casos entre el personal en las últimas cuatro semanas.

Sin embargo, los estados han experimentado aumentos en diferentes momentos, y 19 estados vieron un aumento en los casos de residentes durante el período de cuatro semanas en el que tuvo lugar el análisis, en comparación con las cuatro semanas anteriores. Cinco estados —Alaska, Idaho, Montana, Virginia Occidental y Wyoming— también tuvieron niveles récord de casos entre el personal.

Y si bien la tasa nacional de mortalidad por COVID-19 entre los residentes se mantuvo más baja que en cualquier momento del 2020, antes de que las vacunas estuvieran disponibles, las cuatro semanas que terminaron el 20 de febrero tuvieron la tasa de mortalidad más alta desde el invierno del 2021 —alrededor de 1,000 muertes por semana—, según el análisis.

Continúa la escasez de trabajadores

El análisis halló que los hogares de ancianos en todo el país continúan luchando contra la escasez generalizada de trabajadores que prestan cuidados directos, lo que dificulta el control de infecciones y la capacidad de brindar cuidados de alta calidad a los residentes. Durante el período de cuatro semanas analizado, el 36% de los hogares de ancianos en el país reportaron una escasez de enfermeros y auxiliares. Esa es la segunda tasa mensual más alta desde que el Gobierno federal comenzó a recopilar estos datos en el verano del 2020.

El análisis estuvo a cargo del Instituto de Política Pública de AARP y el Scripps Gerontology Center de Miami University (enlace en inglés) en Ohio, y se basa principalmente en datos del Nursing Home COVID-19 Public File (enlace en inglés) de los Centros de Servicios de Medicare y Medicare. La mayoría de los hogares de ancianos están certificados por el Gobierno federal y están obligados a presentar informes al Gobierno semanalmente.

Este análisis continuo solo recopila datos de los hogares de ancianos certificados por el Gobierno federal, a diferencia de otros informes que incluyen datos de todos los centros de cuidados a largo plazo, tales como centros de vida asistida, de vida independiente, de cuidado de la memoria y otras instituciones. El próximo mes, cuando se disponga de nuevos datos federales, se publicará un análisis actualizado.  Más información sobre el análisis (enlace en inglés).

Emily Paulin colabora con artículos sobre hogares de ancianos, atención médica, y política federal y estatal. Su trabajo también ha aparecido en la publicación australiana sobre estilo de vida Broadsheet.