Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Baja la vacunación con la dosis de refuerzo contra la COVID-19 en los hogares de ancianos

Debido al aumento en el número de casos y a la nueva variante del virus, el bajo nivel de aceptación de la vacuna es un nuevo motivo de preocupación.


Consulta las tasas de vacunación de tu hogar de ancianos  

Ahora puedes encontrar las tasas de vacunación tanto de los residentes como del personal en cualquier hogar de ancianos certificado por Medicare y compararlas con los promedios estatales y nacionales en el sitio web Care Compare de Medicare.gov (enlace en inglés).

  • Encuentra el perfil de un hogar de ancianos a través de la función de búsqueda de la página principal
  • Visita la sección “Details” (detalles) de su perfil
  • Haz clic en el botón “View COVID-19 Vacunation Rates” (consultar las tasas de vacunación contra la COVID-19)

Solo el 38% de los residentes de los hogares de ancianos en el país, y el 15% del personal de atención directa, habían recibido una dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19 al 21 de noviembre, según un nuevo análisis de AARP de datos (enlace en inglés) del Gobierno. Las tasas de vacunación con la dosis de refuerzo han aumentado algo desde entonces, indican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC - enlace en inglés), que reportaron tasas de administración de la vacuna de refuerzo del 52% para los residentes y del 23% para el personal, al 5 de diciembre. 

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Si bien las tasas de los CDC son más actuales, solo incluyen a los residentes y al personal completamente vacunados en sus recuentos, rechazando aproximadamente el 12% de los residentes y el 22% de los trabajadores que permanecen sin vacunar o parcialmente vacunados. Las tasas de AARP consideran a todos los residentes y al personal, independientemente del estado de vacunación.

Pero la aceptación relativamente baja después de meses de disponibilidad de la dosis de refuerzo, combinada con el creciente número de casos de COVID-19 a nivel nacional, es motivo de preocupación entre los expertos en hogares de ancianos y los defensores de los residentes, que temen que los centros sean muy vulnerables a un nuevo brote del virus.

Alrededor de 200,000 residentes y personal de centros de cuidados a largo plazo ya han muerto a causa de la COVID-19, lo que representa alrededor de una cuarta parte del total de muertes por COVID-19 en el país. Los hogares de ancianos fueron los primeros en recibir las vacunas contra la COVID-19, después de que estas se aprobaran a fines del año pasado. Una asociación federal envió personal a los centros de cuidados a largo plazo para administrar vacunas gratuitas en el lugar. Sin embargo, no existe un programa similar para las vacunas de refuerzo, lo que hace que muchas de las instalaciones individuales sean responsables de su administración. 

El director de datos de COVID-19 de la Casa Blanca, Cyrus Shahpar, escribió en Twitter (enlace en inglés) el 9 de diciembre que estima que casi el 60% de los residentes de los hogares de ancianos que reunieron los requisitos para recibir una dosis de refuerzo, ya la han recibido. “Estamos viendo un gran progreso”, escribió, y agregó que “esperamos que las cifras de vacunación con la dosis de refuerzo en los hogares de ancianos continúen aumentando en los próximos días”.  

Pero Susan Reinhard, de AARP, coautora del nuevo análisis de la COVID-19, que se basa en datos reportados al Gobierno federal por los hogares de ancianos, dice que las tasas actuales de vacunación con la dosis de refuerzo son “alarmantes” e “inaceptables”. “Estas vacunas han estado disponibles desde hace meses, y los residentes en particular han sido aptos para recibirlas también durante meses”, dice Reinhard, vicepresidenta sénior y directora del Instituto de Política Pública de AARP. 

“Disponemos de esta herramienta preventiva, pero no la usamos”, agrega. “Y, mientras tanto, nuestros adultos mayores conviven en estos entornos grupales de alto riesgo, a la espera de otra avalancha del virus, incapaces de detenerlo”.

Los estudios (enlace en inglés) demuestran que las dosis de refuerzo contra la COVID-19 son muy eficaces contra el coronavirus, incluida la variante delta. Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, anunció (enlace en inglés) el miércoles que es probable que las vacunas de refuerzo de Moderna y Pfizer proporcionen un aumento considerable en la protección contra la nueva y altamente transmisible variante ómicron. 

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Disminución de la inmunidad y aumento en los casos 

La campaña federal de vacunación del año pasado envió personal de las farmacias CVS y Walgreens a la gran mayoría de los hogares de ancianos en el país para administrar vacunas gratuitas a los residentes y al personal. Si bien la participación del personal se demoró, la mayoría de los residentes de los hogares de ancianos en el país estaban completamente vacunados para fines de marzo.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Sin embargo, durante el verano, los hogares de ancianos experimentaron un aumento más pronunciado (enlace en inglés) en los casos y muertes por COVID que el resto del país, a medida que los estudios (enlace en inglés) comenzaron a demostrar que la vacunación se vuelve menos eficaz con el tiempo, especialmente en las personas de 65 años o más.

En septiembre, los CDC recomendaron la administración de un refuerzo de la vacuna de Pfizer para los residentes de los hogares de ancianos, seis meses después de haber completado su segunda dosis. En octubre, los CDC también recomendaron la administración de las dosis de refuerzo de Moderna y Johnson & Johnson para los residentes.

Si bien los trabajadores de los hogares de ancianos reunieron los requisitos para recibir las vacunas de refuerzo al mismo tiempo que los residentes, los CDC no recomendaron oficialmente que los empleados de dichos centros se vacunaran hasta finales de noviembre, cuando surgió la variante ómicron y se comunicó a todas las personas de 18 años o más que “debían” recibir la dosis de refuerzo.

Mientras tanto, los casos de COVID-19 comenzaron a aumentar de nuevo en el país. En los hogares de ancianos, específicamente, los casos entre residentes y el personal, aumentaron cada semana a nivel nacional, desde alrededor de 6,300 durante la semana que terminó el 31 de octubre, hasta casi 8,000 durante la semana que terminó el 21 de noviembre, según el análisis de AARP.

“No se ve bien”, dice Jennifer Schrack, profesora adjunta de epidemiología del envejecimiento en la Facultad Bloomberg de Salud Pública de Johns Hopkins. “Es difícil predecir este virus, pero esperamos un aumento en enero, especialmente debido a esta nueva variante”.

El análisis de AARP muestra que la aceptación de la vacuna de refuerzo varía ampliamente de un estado a otro. Entre todos los hogares de ancianos en Arizona, solo el 17% de los residentes y el 6% del personal habían recibido la dosis de refuerzo al 21 de noviembre, lo que representa la tasa más baja del país. Mientras tanto, en Vermont, que reportó las tasas más altas del país, el 70% de los residentes y el 36% del personal recibieron la dosis de refuerzo. La cobertura tiende a ser más alta que el promedio en las regiones del noreste y de las Grandes Llanuras, y por debajo del promedio en el sur del país.

“Este no es un momento para que los Gobiernos esperen a que se les pida ayuda”, dice Reinhard. “Este es un momento en el que debemos asumir que los hogares de ancianos necesitan ayuda porque eso es lo que nos dicen estos datos”. 

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Más centros planean administrar la vacuna de refuerzo

La tasa de vacunación con la dosis de refuerzo entre los residentes de los hogares de ancianos es similar (enlace en inglés) a la de todos los adultos mayores de 65 años en el país, dice Jennifer Kates, vicepresidenta sénior y directora de políticas globales de salud y VIH en la Henry J. Kaiser Family Foundation. Ella señala que el índice de vacunación con la dosis de refuerzo de los residentes de los hogares de ancianos y de los adultos mayores en el país es mucho más alto (enlace en inglés) que el de la población en general.

“Pero eso no significa que estas tasas no sean preocupantes”, dice Kates.  “Debemos recordar que la mayoría de los residentes de los hogares de ancianos se vacunaron al inicio de la campaña de vacunación. Sabemos que la inmunidad disminuye, y también sabemos que esta población es muy vulnerable a los efectos de este virus”.

“Queremos evitar que se produzca un mayor impacto, de ser posible”, agrega.  “Y eso se puede lograr con las vacunas de refuerzo”.

Ruth Katz, vicepresidenta sénior de políticas de LeadingAge, una organización nacional de comercio sin fines de lucro, que representa a más de 5,000 proveedores de servicios para adultos mayores, afirma que la mayoría de los centros asociados han realizado clínicas de vacunación con la dosis de refuerzo en el lugar o las han programado para las próximas semanas. Ella explica que, si bien la mayoría de los centros asociados no han tenido problemas para programar las clínicas para administrar la vacuna de refuerzo, algunos de ellos se han retrasado debido a la disponibilidad de las farmacias participantes y a la escasez de personal. 

“Algunos [hogares de ancianos] se han puesto en contacto con CVS o Walgreens, u otra farmacia local, y han sido informados de que la espera para una clínica de administración de vacunas de refuerzo es de seis semanas”, dice Katz.  “Por lo tanto, creo que el problema de la fuerza laboral en el ámbito del cuidado de la salud ha tenido un impacto negativo... Se necesitan personas para hacer ese trabajo, y en este momento el cuidado de la salud no cuenta con muchas personas, y eso es algo que debemos tener presente”. 

La American Health Care Association/National Center for Assisted Living (AHCA/NCAL), una organización nacional de comercio que representa a más de 14,000 hogares de ancianos y centros de cuidados a largo plazo, dijo en una declaración (enlace en inglés) que los nuevos datos sobre las vacunas de refuerzo muestran “progreso” por parte de los hogares de ancianos, teniendo en cuenta que los refuerzos para las tres vacunas tan solo se aprobaron a finales de octubre. “Los líderes de la industria prevén que podría tomar hasta fines de diciembre para que se completen la mayoría de las clínicas de vacunación para administrar la dosis de refuerzo en los hogares de ancianos”, indica la declaración. 

El análisis estuvo a cargo del Instituto de Política Pública de AARP y del Scripps Gerontology Center de Miami University (enlace en inglés) en Ohio, y se basa principalmente en datos del Nursing Home COVID-19 Public File (enlace en inglés) de los Centros de Servicios de Medicare y Medicare. La mayoría de los hogares de ancianos están certificados por el Gobierno federal y están obligados a presentar informes al Gobierno semanalmente.

Este análisis continuo solo recoge datos de los hogares de ancianos certificados por el Gobierno federal, a diferencia de otros informes que incluyen datos de todos los centros de cuidados a largo plazo, tales como centros de vida asistida, de vida independiente, de cuidado de la memoria y otras instituciones. El próximo mes, cuando se disponga de nuevos datos federales, se publicará un análisis actualizado. Más información sobre el análisis.

Emily Paulin colabora con artículos sobre hogares de ancianos, atención médica, y política federal y estatal. Su trabajo también ha aparecido en la publicación australiana sobre estilo de vida Broadsheet.

Unlock Access to AARP Members Edition

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.