Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

¿Quién cuidará de la comunidad LGBTQ?

Para muchas personas de la comunidad LGBTQ, envejecer solas presenta una perspectiva aterradora.

spinner image Steven Petrow.
Steven Petrow, en la casa que una vez fuera de sus padres, en Southampton, Nueva York
FRANKIE ALDUINO

Al igual que yo, mi amigo Vince es un hombre gay soltero de más de 60 años. Antes de la reciente muerte de su padre, fui testigo de los papeles esenciales que desempeñaba Vince como cuidador, planificador financiero y buen hijo. Mis hermanos y yo desempeñamos los mismos papeles con mis padres antes de su muerte.

Vince y yo solíamos hablar sobre quién cuidaría de nosotros cuando llegue el momento. Ninguno de los dos tenemos hijos o familia allegada que viva cerca. A pesar de que no me gusta ser un estereotipo, mi vida refleja las estadísticas: las personas LGBTQ (lesbianas, gais, bisexuales, transgénero y queer) tenemos el doble de probabilidad que nuestros homólogos heterosexuales de permanecer solteros y vivir solos; y cuatro veces menos probabilidades de tener hijos.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Nunca esperé que mi vida se desenvolviera de esta manera. ¿Pero quién lo espera? Cuando tenía casi 50 años, conocí al hombre del que me enamoraría y con el que me casaría legalmente. A menudo hablábamos de que seríamos nuestra mutua "solución de cuidados a largo plazo". Y entonces, nos divorciamos. Sin embargo, la triste realidad es que el cuidado práctico de un cónyuge solo está disponible para el primero en enfermarse; el superviviente está tan solo como una persona soltera. Ahí es donde suelen entrar en juego los hijos.

Bromeo con mis sobrinas veinteañeras diciéndoles que mis regalos de cumpleaños para ellas como tío gay han sido inversiones en mi futuro cuidado. Pero nunca les impondría eso; al menos espero que no.

Desde mi divorcio a los 60 años, he tenido "suerte". Solo he pasado por tres momentos en que fue precisa la presencia de un acompañante debido a necesidades médicas. Afortunadamente, encontré amigos dispuestos a ayudarme para estas situaciones de un día. Aun así, me sentí incómodo pidiendo ayuda. ¿Qué pasa si me pongo muy enfermo, y lo estoy durante mucho tiempo?

Presencié las dificultades a las que se enfrentaban mis padres cuando llegaban nuevos auxiliares de cuidados a su casa. A veces no respetaban a mis padres. En ocasiones, los auxiliares ni siquiera se presentaban a trabajar. Los hijos siempre estuvimos ahí para resolver los problemas. Así que me preocupa tener que gestionar mi propio cuidado. Y si necesito cuidados a domicilio, ¿me sentiré cómodo admitiendo mi identidad sexual a un desconocido que podría tener un problema con ello?

 

Hace algunos años, vi el documental Gen Silent, que describe la discriminación generalizada que sufren las personas LGBTQ en los centros de cuidados a largo plazo. Según su director, Stu Maddux, "los adultos mayores LGBTQ con frecuencia tienen tanto temor a la discriminación o al acoso que muchos regresan al armario".

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Aun así, sé por experiencia lo bien acostumbrada que está la comunidad LGBTQ a formar "familias" creadas por ellos mismos. Lo hicimos durante los días más oscuros de la epidemia del VIH. Y lo he visto continuar a medida que envejecemos.

See more Salud y bienestar offers >

El cuidado familiar

Cuando a una expareja le diagnosticaron cáncer hace un par de años, él y su esposo crearon una cuenta CaringBridge para compartir información con un grupo específico de amigos, lo que les garantizó obtener apoyo casi de inmediato. Del mismo modo, la esposa de una amistad transgénero recurrió a la plataforma en línea Meal Train cuando su cónyuge se enfermó. Publicó un calendario con espacios para cenas y los amigos se ofrecieron a preparar platos desde macarrones con queso hasta coq au vin.

Ambas situaciones ofrecen poderosos ejemplos de la creación de pequeños grupos de apoyo. Tal como me dijo Maddux, "Nos corresponde a cada uno de nosotros desarrollar esa red desde el principio y con frecuencia". Yo así lo he hecho. Tal vez esa sea mi verdadera inversión en el futuro.

En Carolina del Norte, donde vivo, encontré una comunidad de cuidados continuos y un proyecto de covivienda que acogen a personas LGBTQ. Tengo amistades en ambos lugares, y cuando visité estas comunidades para conocerlas, me sentí bienvenido. Pagué un depósito en una de ellas, para tener un lugar que podré llamar mi hogar en los años venideros. Con un poco de suerte, encontraré otro esposo algún día. Y, por si acaso, he solicitado un apartamento de suficiente tamaño para dos personas.

Steven Petrow ha sido columnista de The New York Times, The Washington Post y USA Today, y es autor de siete libros. Ha sido presidente de NLGJA: The Association of LGBTQ Journalists.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.