Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Cómo pueden fijar límites los cuidadores con sentimientos de culpa

Para que la tarea de cuidador sea sostenible, considera establecer ciertas limitaciones.


spinner image Una mujer le cepilla el cabello a su madre mayor.
Getty Images

 

 “Todos tenemos diferentes funciones”, les digo a los cerca de doce cuidadores familiares que participan en el taller How to Care for Aging Parents (El cuidado de un padre mayor). “No somos solo hijos adultos para nuestros padres mayores; a menudo también somos el cónyuge de nuestro compañero de vida. Padres para nuestros hijos. Somos hermanos. Tíos. Sin contar que también somos dedicados trabajadores en nuestro empleo”. Varios miembros del grupo asienten con la cabeza. Esta idea tiene un sentido intuitivo para ellos.

Pero luego agrego: “No podemos dar todo de nosotros a una sola de esas funciones: la de cuidador familiar. Tenemos que fijar límites para el tiempo y la energía que dedicamos a las tareas de cuidador a fin de conservarnos para las demás funciones”. Las cabezas dejan de asentir. Por un momento, nadie habla. Se los nota incómodos. He visto el mismo escenario en cientos de otras presentaciones a cuidadores que hice en los últimos 30 años. La idea de fijar límites en la función de cuidador los hace sentirse culpables. ¿El delito? Ser mala hija o mal hijo y fallarle a un padre.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

La preocupación es comprensible. Los hijos adultos normalmente quieren estar cerca de su madre cuando ella los necesita para mostrar su amor y devolverle todo lo que les dio en la vida. Pero ninguno de ellos se siente cómodo con, por ejemplo, posponer la ayuda que le pide su hijo adolescente con la tarea de matemáticas, o la ruptura de una relación o la ansiedad crónica, porque su madre se siente sola y quiere compañía. Es posible que los cuidadores no tengan la capacidad de brindar toda la ayuda a todos los miembros de su familia que confían en ellos.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Esa es la fuerza de gravedad que trae a los presuntos cuidadores “héroes” a la tierra, que los obliga a aceptar la realidad normal de sus limitaciones. Tal como les explico a los participantes de este taller, típicamente les digo a los cuidadores: “Todos tenemos limitaciones sobre lo que podemos, queremos y tenemos disponibilidad para hacer. ¿Qué parte de la tarea de cuidador será particularmente difícil para ustedes? ¿Cuáles son sus limitaciones?”.

En este punto, los cuidadores todavía están callados cuando les digo que, dado que todos los cuidadores tienen limitaciones, es buena idea establecer deliberadamente ciertos límites sobre cuánto le brindan a un familiar determinado para tratar de ser justos con todos. Les digo que esta es la mejor manera de sostener el cuidado a lo largo del tiempo. Algunos de ellos me miran con expresión de curiosidad. Parecen preguntar: “¿Cómo podemos minimizar el sentimiento de culpa al fijar esos límites?”. Aquí les sugiero algunas ideas.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Cuando la culpa es inevitable, elige con libertad

Al enfrentar sus limitaciones, algunos cuidadores tratan de superarlas —o incluso hacer de cuenta que no existen— durmiendo menos y exigiéndose para hacer más por todas las personas de las que se sienten responsables. A menudo, esto conduce al desgaste, y entonces se sienten culpables porque “fallaron” o porque no aman lo suficiente. Si tienen suerte, en este punto descubrirán una triste verdad: no pueden ser todo para todos. A modo de consuelo, tienen la opción de ser algunas cosas para todos (por ejemplo, llamar a la madre por teléfono, pero quedarse en casa para estar cerca del adolescente en dificultades) o todas las cosas para alguien (por ejemplo, dedicarse completamente a la madre y hacer que el cónyuge se ocupe del adolescente). ¿Esas concesiones aún generan sentimientos de culpa? Por supuesto que lo hacen. Pero cuando no hay una opción perfecta, lo único pragmático que puedes hacer es priorizar las necesidades y decidir cómo utilizar tus energías para el mayor beneficio en una situación determinada. Paradójicamente, ejercitar ese poder de elección puede ser liberador.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

La preservación no es desatención

Cuando los cuidadores fijan límites sobre qué o cuánto hacen por un padre mayor, raramente lo hacen con un espíritu miserable. Por el contrario, se están rindiendo a la realidad de las muchas presiones que tienen, dadas las circunstancias de su vida. Elegir con una actitud inteligente y estratégica puede ayudarlos a hacer más, no menos, por un padre en el largo plazo. Por ejemplo, permitirse dormir más puede significar estar más alegres, menos demacrados, cuando están con su padre o madre. Ayudar a su adolescente a avanzar mejor en su camino puede significar que pueden dedicar toda su atención a las inquietudes de un padre.

La obligación más importante

A veces es difícil para los cuidadores aceptar que su responsabilidad es ayudar a preservar el bienestar físico y emocional de un padre que envejece, no brindar todos los cuidados necesarios ellos mismos (independientemente de cuál pueda ser la preferencia del padre). El establecimiento de límites no desvirtúa ese compromiso. Incluso si un padre vive con el cuidador y quiere que solo ese cuidador le brinde la asistencia directa necesaria, está bien pedirles a otros (un asistente en el hogar, otro miembro de la familia) que brinden esa ayuda de vez en cuando. Todos debemos encontrar otros caminos para poder cuidar de los seres que nos criaron y de otros familiares tan bien como sea posible, ya sea que nos sintamos solo algo o muy culpables.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.