Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

6 maneras de evitar que una persona con demencia deambule o se pierda

Medidas que pueden tomar los cuidadores para que su ser querido esté seguro.

Una mujer mayor caminando sola en las afueras.

Marcy Maloy/Getty Images

In English

Una de las preocupaciones de seguridad más comunes relacionadas con las personas con demencia es que salgan de la casa y se pierdan. En mis 35 años de experiencia laboral y como cuidadora, no he encontrado un solo enfermo de demencia que “deambule” sin sentido. En su mente, todos tienen un propósito: están buscando algo o a alguien; piensan que deben ir a algún lado (al trabajo, a casa, a recoger a un niño en la escuela, etc.); quieren hacer algo (una vez perdí a un cliente de cuidados para adultos porque quería ir a pescar); tienen que satisfacer una necesidad (están hambrientos, sedientos, cansados, solitarios, etc.), o están asustados. Nosotros podemos no entender qué es lo que están pensando o por qué están confundidos, y ellos pueden no ser capaces de comunicarlo.

En los más de diez años que fui la cuidadora de mi padre, que sufría de Alzheimer, se perdió dos veces. En ambas ocasiones estaba válidamente buscando a alguien. La primera vez, yo estaba en el consultorio de un médico con mi madre y él estaba con mi sobrina en la sala de espera. Mi sobrina se distrajo y papá se fue a buscar a mamá. Salió por la puerta trasera (que alguien había dejado abierta) y atravesó dos estacionamientos buscándonos. Por suerte, advertí que no estaba y me imaginé rápidamente adónde había ido. Lo vi a la distancia.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La segunda vez, mi sobrina estaba visitando a mis padres en el centro comunitario para adultos donde residían y decidió esperar a su madre, que pasaría a recogerla, en la entrada. Papá se preocupó por saber si la habían pasado a recoger y salió a buscarla. Cuando no la vio (ya la había recogido su madre), fue hasta la esquina de una avenida principal; entonces, no supo cómo volver. Afortunadamente, un vecino que pasaba en automóvil lo vio pidiendo ayuda a los autos detenidos, lo reconoció y lo llevó de nuevo al centro. Es difícil explicar el terror absoluto que sentí en las dos ocasiones.

Tuvimos muchísima suerte en ambos casos, y tomé más medidas de seguridad cuando sucedió esto. En la actualidad hay incluso más opciones de seguridad disponibles para ayudar. Aunque no pensemos que nuestro ser querido se puede perder, necesitamos estar preparados.

Estas son algunas medidas que puedes tomar para reducir el riesgo:

1. Instala alarmas y cerrojos 

Considera dispositivos y tecnología que te alerten sobre el movimiento de tu ser querido antes de que salga de la casa, como monitores de audio y video, alarmas para alfombras o cojines de sillas, alarmas detectoras de movimiento (en la casa y cerca de la puerta o de la entrada al garaje) o simples campanillas en las puertas. Haz que sea más difícil abrir las puertas: utiliza trabas de seguridad para las manijas de palanca o cubiertas de seguridad para las perillas. Prueba a instalar cerraduras con pestillo en lugares donde es más difícil verlas, como por encima del nivel de visión o por debajo de la ubicación “normal”. Es posible que necesites varios elementos para estar tranquilo. Solo asegúrate de que se pueda salir en caso de emergencia.

2. Asegúrate de que pueda ser identificado 

Verifica que tu ser querido lleve algún tipo de identificación. En caso de que un documento se pierda o lo quiten, es buena idea tener varias formas de identificación, números de contacto en caso de emergencia e información sobre el diagnóstico de demencia. Podrías comprar una pulsera o colgante de identificación, o una chapa que se enlaza a los cordones de los zapatos o se acopla a la malla del reloj, y también colocar identificación en la parte interna de la ropa o en la billetera. Mi novio sugirió una pulsera Road ID como la que él usa cuando sale a correr, muy simple y con correa cómoda. Compré una para mi padre y la usó ocho años. Nunca trató de quitársela. Asegúrate de tener fotos recientes en caso de que se necesiten para identificación si se ponen en marcha tareas de búsqueda de una persona mayor perdida.

3. Usa un rastreador con tecnología GPS 

Si tu ser querido tiene un teléfono celular, asegúrate de que tenga instalado un sistema GPS al que puedas acceder si no lo encuentras o si necesitas saber dónde está cuando viaja solo. Por ejemplo, usa la aplicación Find My… (enlace en inglés) en los dispositivos Apple (iPhone, reloj Apple, computadora portátil, iPad o un rastreador AirTag que hayas sujetado a las llaves o a algún otro artículo) o Find My Device y Find My Friends en los dispositivos Android. Otras aplicaciones para teléfonos inteligentes, como Life360 Family Locator y Glympse para automóviles (enlace en inglés) te ayudan a hacer el seguimiento de tus seres queridos en tiempo real. Otra opción es un dispositivo que se adhiera al tablero del auto, como MotoSafety (enlace en inglés).

También puedes colocar rastreadores GPS que no requieren un teléfono móvil a la ropa, las llaves, la billetera, el auto (en el maletero o debajo del paragolpes) o prácticamente en cualquier lado, incluso hay plantillas para zapatos con GPS incorporado. Considera un dispositivo de alerta médica (o sistema personal de emergencia) compatible con GPS para que la persona tenga acceso a ayuda si la necesita o se la pueda ubicar dondequiera que esté si se pierde.

4. Presta atención a las vías de salida y a los peligros en el jardín y el garaje 

Las personas con demencia y deficiencia visual podrían querer atravesar las puertas de vidrio: coloca calcomanías sobre ellas. Instala una verja y portones con candado en el patio, además de una verja separada con candado para la piscina. Revisa cuán seguros son los pasillos y las escaleras, incluso cuando llueve, cae nieve o hiela; asegúrate de que haya buena iluminación. Si la parrilla es una preocupación, cierra con llave la tapa y el acceso a los tanques de gas y a todos los encendedores de fuego. Inspecciona el garaje e identifica riesgos de seguridad, como gasolina, herramientas o escaleras, y bloquea el acceso a todo lo que pueda representar un peligro. Si tu ser querido puede desplazarse con facilidad al jardín de tu vecino, habla con el vecino sobre los aspectos de seguridad.

5. Evalúa si es seguro que conduzca un auto 

Muchas personas conducen aun después de un diagnóstico de demencia. Si tu ser querido todavía conduce, asegúrate de verificar constantemente cómo están su juicio, su visión y procesamiento visual, y sus destrezas de seguridad, orientación y conducción. Tal vez pueda conducir en forma segura, pero no pueda encontrar su camino. Habla con su médico y consulta el seminario en línea Tenemos que hablar, de AARP, sobre cómo abordar el tema de que un adulto mayor deje de conducir.

Ten presente que nuestros seres queridos saben que dejar de conducir es una amenaza a su independencia. Pueden temer quedar aislados, por lo que debes tener disponibles opciones alternativas de transporte. Algunos cuidadores deben esconder las llaves del auto o llevarse el auto de la casa para evitar que un adulto mayor conduzca. Incluso si no crees que existe la posibilidad de que tu ser querido se suba al auto y conduzca, es una buena idea colocar un rastreador con GPS en el vehículo.

6. Identifica el acceso a bicicletas, cortadoras de césped, tractores y carritos de golf 

Ten presente que tu ser querido podría decidir que es una buena idea pasear en uno de estos vehículos (especialmente si ya no conduce automóviles). Asegúrate de monitorear su capacidad de usarlos con seguridad y bloquea el acceso si no puede hacerlo: podría recorrer una distancia considerable en uno de estos vehículos alternativos.

Recuerda que las capacidades y las necesidades varían grandemente entre los individuos con demencia y que las preocupaciones por su seguridad pueden cambiar a medida que su enfermedad avanza. Evalúa constantemente el riesgo que tiene tu ser querido de perderse o lesionarse si sale de la casa. Haz todo lo que puedas para minimizar la posibilidad de que esté en peligro y ten un plan que especifique lo que harás si se pierde, como notificar a las autoridades, los amigos y la familia. No lo demores: las medidas preventivas bien valen la pena cuando se trata de proteger a las personas que amamos.