Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

5 preguntas que debes hacer si tu ser querido está en un establecimiento en cuarentena

Lo que debes saber cuando un hogar de ancianos o un centro de vida asistida cierra al público.

Empleada de recepción en un centro de cuidado para ancianos

JASMIN MERDAN/GETTY IMAGES

El personal del hogar de ancianos puede proporcionar información actualizada sobre la salud de un residente y las precauciones que está tomando el establecimiento.

In English | Puede ser frustrante y estresante no poder ver a un ser querido en persona, un hecho que están descubriendo durante el brote de coronavirus muchos familiares con seres queridos en centros de vivienda asistida o en hogares de ancianos. Para proteger a quienes corren el mayor riesgo de sufrir complicaciones por la enfermedad que causa el coronavirus, la COVID-19, las autoridades de salud pública han anunciado reglas estrictas para algunos establecimientos que albergan residentes mayores que son vulnerables.

La normativa para los hogares de ancianos, que regula el Gobierno federal, es que no se deben permitir las visitas del público en general ni del personal de atención médica no esencial (con algunas excepciones, como cuando alguien está al final de su vida, siempre que el visitante no tenga síntomas de una enfermedad respiratoria), según las pautas de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid.

Ilustración de una partícula del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

Las comunidades de vivienda asistida son una situación diferente, ya que están gobernadas por los estados. No se han anunciado reglas generales sobre su administración durante el brote, pero el grupo empresarial American Health Care Association/National Center for Assisted Living les está pidiendo a sus establecimientos que sigan las pautas del Gobierno federal para los hogares de ancianos.

Para calmar la ansiedad, muchas de estas residencias hacen todo lo posible por comunicarse con los familiares, incluso por medio de correo electrónico, llamadas telefónicas y sitios web, para detallar su normativa y las instrucciones para comunicarse con sus seres queridos, y también publican fotos de las actividades diarias de los residentes.

"En un momento como este, dificultar la comunicación es lo que menos debemos hacer”, señala Chris Corrigall, vicepresidente de enriquecimiento de vida en Aegis y propietario y administrador de 32 comunidades de vivienda asistida y cuidado de la memoria. Dado que la mayoría se encuentran en California y en Washington, donde el brote se ha propagado con mayor intensidad, todos los residentes se han recluido en cuarentena en su apartamento de forma voluntaria y se les lleva la comida a su puerta. Según Corrigall, “para ayudar a reducir el miedo y la ansiedad y todas las preguntas que tienen las familias, nos estamos comunicando con ellos todos los días”.

Sin embargo, muchos familiares todavía se preocupan por el estado de sus seres queridos cuando no pueden confirmar en persona que están bien. Si tienes preguntas sobre su cuidado, debes ser firme, recomienda Richard J. Mollot, director ejecutivo de Long Term Care Community Coalition en la ciudad de Nueva York, una organización de activismo sin fines de lucro creada para mejorar la calidad de la atención en establecimientos tales como los hogares de ancianos y las comunidades de vivienda asistida: “Les hemos estado diciendo a los familiares que sean firmes, amables y persistentes”.

Algunas preguntas que puedes hacer si tu ser querido se encuentra en un establecimiento en cuarentena:

1. ¿Cómo están limpiando el establecimiento y qué están haciendo para reducir el riesgo de infección de los residentes?

“Pregunta cuáles son los protocolos que están poniendo en práctica para proteger a tus padres y tus seres queridos”, sugiere Charlotte Yeh, directora médica de AARP. “Eso incluye la evaluación de los empleados que están a cargo del cuidado de tus padres y los procedimientos para mantener el establecimiento desinfectado”.

2. ¿Se mantienen los programas habituales de vida saludable?

“¿Continúan los servicios como los programas de fisioterapia y terapia ocupacional cuyo propósito es evitar que se deteriore el estado físico de tu ser querido?”, sugiere preguntar Yeh. Señala que en el hogar de ancianos de Pittsburgh donde se encuentra su madre suspendieron la fisioterapia grupal pero comenzaron a ofrecer fisioterapia individual.

3. ¿Se mantienen ocupados los residentes?

En los establecimientos de Aegis, los residentes reciben tabletas cargadas con actividades como juegos, música y aplicaciones para hacer videollamadas. Pregunta qué tipo de entretenimiento y enriquecimiento les proporcionan.

4. ¿Cómo puedes comunicarte con tu ser querido?

Muchos establecimientos están aprovechando al máximo la tecnología, y si no te informan sobre los modos de comunicarte, llámalos. “Los familiares deberían presionar al proveedor para que disponga otros medios de comunicación siempre que sea posible”, señala Mollot, incluso videollamadas.

En el Long Island State Veterans Home, un hogar de ancianos que atiende a más de 300 veteranos en Stony Brook, Nueva York, los miembros del personal les están pidiendo a los familiares los horarios en los que pueden comunicarse con los residentes, dice Fred Sganga, el director ejecutivo del hogar. “Tengo personal que trabaja todos los turnos para asegurarnos de disponer esa interacción entre las familias y sus seres queridos por medio de Skype, WhatsApp y FaceTime”.

5. ¿Cómo maneja el establecimiento la recepción de entregas?

¿Puedes visitar con una caja de galletas, por ejemplo? Es posible que una persona pueda adquirir la enfermedad al tocar una superficie u objeto, como la envoltura de un paquete, que tenga el virus y después llevarse las manos a la boca, la nariz o probablemente los ojos. La transmisión del virus ocurre mayoritariamente a través del contacto de persona a persona. Cada lugar tiene normas diferentes, pero debido a que el coronavirus parece transmitirse por el contacto de persona a persona, los objetos no se consideran una amenaza. En el Long Island State Veterans Home, las familias pueden llamar con anticipación y disponer la entrega de alimentos (en general dulces) o cualquier tipo de paquete de regalo.

Una mujer en un hogar de ancianos lee una postal

TETRA IMAGES/GETTY IMAGES

Escribirles cartas a los seres queridos que están en cuarentena puede ayudarlos a sentirse menos solos.

Otros consejos para los cuidadores familiares cuando un ser querido está en cuarentena:

• Asegúrate de que los establecimientos puedan comunicarse contigo fácilmente. Proporciona la información más actualizada para comunicarse en caso de emergencia; de ese modo te aseguras de recibir todas las actualizaciones sobre tu ser querido o el establecimiento en general.

• Considera comunicarte por medio de cartas. “La ventaja de usar tarjetas, cartas y notas es que son cosas que pueden abrir y volver a leer incluso cuando se sienten solos”, señala Yeh. Mollot sugiere que si no puedes ir en persona porque estás lejos, “puedes enviar una nota por fax, incluso una página que diga 'te amamos', ya que algo así podría tener un efecto muy positivo”.

• Yeh sugiere que designes a un familiar para que sea el enlace con el establecimiento, y “de ese modo no llaman tantos familiares al mismo lugar”. Además, deberías saber quién es la persona adecuada del centro para contactar, es decir, una persona específica con la que te puedas comunicar con regularidad. Según Sganga, por lo general a cada residente de un hogar de ancianos se le asigna un trabajador social, o “la mayoría de las familias tienen una relación con el personal de enfermería de la unidad”.

• Yeh también sugiere que encuentres una buena manera para que los familiares como grupo se mantengan al tanto de la vida de sus seres queridos. Configura un grupo de Facebook o un correo electrónico grupal para que el familiar que actúa como enlace pueda mantener informados a todos.

• No permitas que tu ansiedad se descontrole. “Respira hondo”, dice Yeh. “La buena noticia es que por lo menos tu ser querido se encuentra en un establecimiento que tiene diversos mandatos y expectativas que lo protegen. Es una situación grave, pero no vale la pena entrar en pánico”.

• No olvides cuidarte a ti mismo. Sigue tu propio estilo de vida y tus hábitos personales y saludables: de ese modo serás menos vulnerable a enfermarte y podrás cuidar mejor a otra persona. "Creo que a veces nos dejamos llevar por tantas cosas que nos olvidamos de hacerlo”, dice Yeh


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO