Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

El Gobierno requiere pruebas de COVID-19 para personal de los hogares de ancianos

A los residentes de los centros con evidencia de casos de coronavirus se les deben ofrecer las pruebas.

Un empleado con equipo de protección le hace la prueba de coronavirus a una persona mayor

GETTY IMAGES

In English | Los hogares de ancianos en todo el país estarán obligados a hacerles pruebas de detección de coronavirus rutinariamente al personal, y a ofrecérselas a los residentes si se identifican nuevos casos de COVID-19 o si los residentes presentan síntomas de la enfermedad, anunciaron los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) el martes.

"Estas pruebas son parte del esfuerzo integral para identificar al personal y a los residentes asintomáticos que pueden estar infectados y servir como transmisores del virus en los hogares de ancianos", dijo Seema Verma, administradora de los CMS en una llamada con los reporteros el martes. "Si bien las pruebas solas no resolverán la propagación de COVID-19 en los hogares de ancianos, son una herramienta importante para la detección temprana de casos".

Hasta ahora, los CMS han recomendado pruebas de rutina para el personal de los hogares de ancianos. Esta es la primera vez que estas pruebas son obligatorias. "A pesar de que se ha cumplido bien con esto en todo el país, queremos asegurarnos de que todos los hogares de ancianos lo hagan", dijo Verma.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


La pandemia de COVID-19 ha afectado desproporcionadamente a los residentes de los hogares de ancianos y a su plantilla, y se ha cobrado la vida de 70,000 personas en estos establecimientos, lo que representa el 40% de todas las muertes por coronavirus en el país. AARP ha estado reclamando un aumento en las pruebas de detección y la disponibilidad de equipo de protección personal (PPE) adecuado para el personal de esos centros.

La frecuencia con la que se deberá examinar la plantilla de los hogares de ancianos dependerá del nivel de infección por COVID-19 en la comunidad donde se encuentra el centro. Verma dijo que las pautas detalladas para los hogares de ancianos se publicarán a finales de esta semana, pero añadió, por ejemplo, que si la tasa de positividad en un condado en particular está por debajo del 5%, las pruebas al personal se requerirían una vez al mes. Si el nivel está entre el 5 y el 10%, el personal tendría que examinarse una vez a la semana. Y si el nivel de infección en una comunidad en particular es mayor del 10%, las pruebas se administrarían dos veces por semana.

Verma anunció que estos requisitos y otros adicionales entraron en efecto el martes; no obstante, el público tendrá 60 días para comentar sobre estas nuevas reglas, las que podrían enmendarse luego de ese período.

Verma dijo que los hogares de ancianos podrán utilizar equipos de diagnóstico rápido en el punto de atención que ya se han enviado a algunos hogares de ancianos, y que más de estos equipos estarán disponibles próximamente. Hasta el momento, se han enviado equipos de diagnóstico rápido a 5,590 hogares de ancianos, y se anticipa que para finales de septiembre se habrán enviado a más de 14,000 centros, informó en la llamada Brett Giroir, subsecretario a cargo de salud del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS). En Estados Unidos hay más de 15,000 hogares de ancianos. Según Giroir, si bien los hogares de ancianos pueden usar cualquier prueba que deseen, las pruebas de detección en el punto de atención que obtienen resultados en 15 minutos son el método preferido de prueba.

El Gobierno federal proveerá $2,500 millones para ayudar a sufragar el costo de esta nueva prueba, dijo Verma, además de los $5,000 millones ya destinados a estos establecimientos a través del Fondo de Ayuda para Proveedores (Provider Relief Fund) —en inglés. Verma dijo que los residentes de los hogares de ancianos estarán cubiertos para cualquier prueba que se les realice, ya sea a través de su seguro médico, Medicare o Medicaid.

Nuevos requisitos de divulgación

Las nuevas reglas también requieren que los laboratorios y los hogares de ancianos que utilizan pruebas en el punto de atención reporten sus resultados al Gobierno federal. Se requerirá que los hospitales provean información acerca de sus casos de COVID-19.

Los establecimientos que no cumplan con este nuevo requerimiento enfrentarán multas. Los hogares de ancianos que no lleven a cabo las pruebas necesarias podrán enfrentar multas de más de $400 al día o más de $8,000 en total.

Los hospitales también podrían enfrentar sanciones severas si no reportan información como el número de casos confirmados o sospechosos de pacientes positivos a la COVID-19, el número de camas en las unidades de cuidado intensivo que están ocupadas y la disponibilidad de suministros esenciales y equipo como respiradores y PPE.

"A pesar de que muchos hospitales están ahora reportando voluntariamente esta información, no todos lo hacen", dijo Verma. Si los hospitales no cumplen con esta nueva regulación, podrían perder los fondos de reembolso de los programas de Medicare y Medicaid de manera temporal, o incluso en forma permanente.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.