Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cuidadores: cómo manejar las mayores expectativas de cuidados durante la pandemia

Confía en tus instintos en los asuntos cotidianos, deja que los médicos se centren en la crisis actual.

Un hombre sostiene un medicamento mientras hace una videollamada

SDI PRODUCTIONS/GETTY IMAGES

In English | Durante los años en que cuidé de mi madre, me apresuraba a llamar al proveedor de cuidados primarios si tenía cualquier pregunta relacionada con la salud. La idea de depender de mi propio juicio y posiblemente cometer un error me ponía nervioso; temía causarle daño. Cada vez que tenía un problema estomacal, llamaba al médico para preguntarle si debía llevarla a consulta. Cada vez que se caía, le preguntaba si debía llevarla a la sala de emergencias para que le hicieran una radiografía. Sus respuestas rápidas y directas eran un consuelo.

Pero pronto entraremos en un periodo (esperemos que breve) en el que los proveedores de cuidado de la salud en quienes confían los cuidadores no estarán tan disponibles. Como seguimos leyendo en las noticias o viendo en internet, se están preparando para lanzar casi todos sus recursos y energías en la lucha contra una amenaza viral potencialmente mortal. Sus consultorios y salas de emergencia estarán llenas de pacientes con COVID-19 y sus familiares. En el caso de estos proveedores de cuidado de la salud y otros, es posible que las infecciones estomacales y las pequeñas caídas no alcancen el nivel que justifica la atención.

Eso no significa que el sistema de salud les dé la espalda a los cuidadores o a cualquier inquietud médica que no esté relacionada con la COVID-19. Pero es posible que ya hayas recibido una notificación de tu proveedor de atención médica de que todos los cuidados serán ahora evaluados —es decir, estrictamente priorizados— en función de la gravedad de la enfermedad. Es posible que los proveedores insistan en utilizar otros medios y tal vez a otros miembros de su personal para tranquilizar a los cuidadores y demás personas. También pueden animar a los cuidadores a que se ocupen más de las cuestiones relativas a la atención de la salud por su cuenta y a que confíen en su propia experiencia y buen juicio.

Imagen de computadora del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Tu salud, tu cheque de estímulo y más.

¿Esa carga adicional agobiará a los cuidadores que ya se sienten más aislados y sin apoyo durante esta crisis? Es muy posible. Pero también presenta una oportunidad para que los cuidadores den un paso adelante y hagan más, con la debida precaución y dirección. A continuación se presentan algunas ideas para que los cuidadores puedan gestionar con éxito estas nuevas responsabilidades:

Adopta la telemedicina

La telemedicina se define técnicamente como la atención de salud prestada mediante un método de telecomunicación para la vigilancia de pacientes a distancia o por videoconferencia. Si nunca has usado la telemedicina antes, este es un excelente momento para empezar. Se trata de utilizar la tecnología de video con una computadora portátil o un teléfono inteligente para conectarte visualmente con un proveedor, hacer preguntas y obtener respuestas, e incluso someterte a exámenes físicos. Sus principales ventajas son la seguridad (no hay que sentarse en una oficina donde se reúnen los enfermos) y el tiempo (no hay que viajar de ida y vuelta a un consultorio y luego esperar un largo rato). No todas las intervenciones médicas pueden realizarse a través de la telemedicina, pero muchas sí. Más estados están alentando esta forma de atención, más proveedores la están usando y muchas compañías de seguros de salud la están pagando. El Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS) ha flexibilizado las normas de telemedicina durante la emergencia nacional de COVID-19, de manera que incluso los proveedores que antes no utilizaban la telemedicina pueden hacerlo ahora.

Acepta proveedores alternativos

Es posible que tu querido médico de atención primaria esté demasiado ocupado en los próximos días para hablar contigo o incluso responder a tu correo electrónico a través de un portal para pacientes. Tu médico puede pedirte que le hagas la pregunta a una enfermera o asistente médico para que puedan investigar la información que necesitas y te respondan. Si tienes alguna pregunta sobre los medicamentos, tal vez sea mejor hacérsela al farmacéutico, que puede estar menos ocupado que los médicos y las enfermeras profesionales durante la pandemia de COVID-19. Muchas farmacias ofrecen consultas telefónicas; algunas también tienen videoconferencias.

Busca parámetros médicos

Muchos proveedores estarán dispuestos a darte parámetros clínicos para juzgar cómo manejar el estado de salud de tu ser querido. Podría ser algo tan simple como sugerirte que vuelvas a llamar al consultorio si la garganta del paciente todavía parece dolerle en tres días o recomendar que le des una píldora extra si se agita de noche. Puedes solicitar más orientación: ¿qué tipos de síntomas debo informarle inmediatamente y cuáles debo controlar por mi cuenta? ¿Cuáles son las lecturas de la presión arterial o del azúcar en sangre que son motivo de preocupación y cuáles son las que probablemente pueda controlar con cambios en la dieta y medicación adicional? ¿Cuándo se justifica realmente una visita a la sala de emergencias? Los parámetros permiten a los cuidadores tomar decisiones razonables con mayor independencia. Eso no suele aumentar la ansiedad de los cuidadores, sino más bien aumenta su confianza en que pueden ayudar a su ser querido por su cuenta.

Respeta tu propia pericia

Todos estamos en alerta por los síntomas primarios de la COVID-19: fiebre, tos y dificultad para respirar. Ciertamente, si tu ser querido tiene alguno de estos problemas, es crucial que consultes con un proveedor de atención médica. Para la mayoría de los otros asuntos, sin embargo, ahora puede ser el momento de probar tus alas. Conoces a la persona a quien cuidas, sus hábitos alimenticios, su palidez, sus estados de ánimo y su capacidad de razonamiento mejor que nadie. Sé el ojo experto que juzga su aspecto y su comportamiento. Sé el amo del pastillero. Confía en que puedes ser una extensión efectiva y un socio de nuestros proveedores de atención médica, que se encuentran bajo una fuerte presión.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO