Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cómo hacer que el hogar sea seguro para un padre de edad avanzada

Se pueden hacer cambios pequeños (y también grandes) para proteger a tu ser querido.

Mujer ayuda a un hombre mayor a subir las escaleras

GETTY IMAGES

In English

Debido a que nuestros seres queridos están viviendo por más tiempo y necesitan más atención, a muchas familias les cuesta trabajo encontrar la mejor forma de ayudar a un familiar de mayor edad.

Más de tres cuartas partes de los adultos de 50 años o más en Estados Unidos desean permanecer en su hogar actual durante el mayor tiempo posible, según la Encuesta de preferencias de AARP 2021 sobre hogar y comunidad. Pero un estudio realizado en mayo del 2020 (enlace en inglés) por la Oficina del Censo de EE.UU. encontró que menos del 10% de los hogares del país son “adecuados para envejecer”, lo que significa que tienen una entrada sin escalones, un baño y un dormitorio en el primer piso, y al menos una característica de accesibilidad en el baño, como una barra de agarre o un asiento de ducha.

Adaptar un hogar a las necesidades de un ser querido puede ser un paso difícil. Pero si estás considerándolo, ten en cuenta los consejos de los expertos, quienes dicen que es probable que esta tendencia continúe a medida que envejece la población del país.

“Escuchamos cada vez más casos de cuidadores que modifican su vivienda para que un familiar mayor se pueda mudar con ellos”, dice Sandy Markwood, directora ejecutiva de USAging, una asociación nacional de las Agencias del Área sobre Envejecimiento. 

Las agencias locales (enlace en inglés) pueden ofrecer evaluaciones de seguridad de la vivienda, dice Markwood. Pero ella reconoce que algunas veces las adaptaciones no son fáciles.

Paso 1: Consejos de seguridad a bajo costo

Muchas personas se dan cuenta de que pueden hacer estos cambios por sí mismas.

• Añadir bandas antideslizantes texturizadas en la bañera y ducha.
• Aplicar cera antideslizante
en los pisos.
• Instalar una silla a prueba de agua
en la ducha.
• Instalar bandas antideslizantes en los escalones.
• Retirar las alfombras.
• Quitarles las ruedas
a las sillas.
• Remplazar los picaportes regulares
de las puertas por manijas.
• Remplazar el inodoro
por uno más alto.
• Usar alfombras de baño con respaldo de goma.

Paso 2: Cambios costosos

Estas modificaciones suelen requerir ayuda profesional para hacer que una vivienda sea más accesible para una silla de ruedas.

• Remodelar la ducha para que se pueda entrar caminando, sin tener que subir un escalón.
• Crear entradas sin umbrales.
• Mover los interruptores
para poder alcanzarlos con facilidad desde la silla de ruedas o la cama.
• Ampliar las entradas
y los pasillos.

“Lo primero que piensan las personas es, Esto va a parecer un hospital, y no quiero que mi casa se vea mal”, afirma. “Puedes hacer cambios que se integran a la decoración y convierten la casa en un hogar”.

Pasos sencillos para evitar caídas

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., las caídas son un grave riesgo para la salud de los adultos mayores, lo que causa millones de lesiones y 32,000 muertes al año. Algunas adaptaciones simples y económicas pueden ayudar mucho a reducir el riesgo, dice Bryan Oden, fisioterapeuta desde hace mucho tiempo y cofundador de BubbleCare, una empresa con sede en Texas, que ayuda a las familias a encontrar asistencia para cuidadores.

Por ejemplo, Oden dice que cuando se encargaba de hacer evaluaciones de seguridad en el hogar para su empresa, aproximadamente la mitad de los hogares que visitaba tenían una mascota. Para evitar tropiezos, recomienda tener un área segura para la mascota mientras la persona mayor se desplaza.

“Es un gran riesgo de caída”, dice. “Nunca he dicho ‘tienes que deshacerte de tu mascota’, pero al mismo tiempo, debes mantenerla alejada”.

Otra preocupación es la transición de superficies del piso (de losas a madera o alfombra), que crea riesgos en las entradas.

“Una excelente recomendación es poner cinta anaranjada para alertarte”, afirma Oden.

Asimismo, las alfombras son un peligro, particularmente para las personas que usan andador, ya que la parte delantera de este puede pasar, pero la parte trasera se puede quedar atascada. Los cables eléctricos son otro peligro, indica.

Para más iluminación, él recomienda enchufar luces con sensor de movimiento. Con la edad, aumentan las probabilidades de cataratas y de dificultad para ver bien cuando la luz es tenue.

Ten en cuenta que lo que tú tal vez consideres que son pasos sencillos para hacer que una vivienda sea segura para las personas al envejecer, a tus padres pueden parecerle “algo más serio, como perder la independencia”, dice Oden. “Podría ser muy inquietante y un gran obstáculo para el cambio. Demuestra empatía, comprensión y compasión”.

Serie para cuidadores familiares: Cómo preparar tu hogar para la movilidad segura

Las viviendas antiguas presentan problemas

Para ver ejemplos de modificaciones, visita The Lifetime Home (enlace en inglés), un recurso interactivo creado por el Fall Prevention Center of Excellence de la Facultad de Gerontología Leonard Davis de University of Southern California. Ofrece un conjunto de posibles riesgos en cada habitación y cómo evitarlos.

Quienes estén interesados en una remodelación más extensa y costosa, pueden buscar un contratista designado por la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas como especialista certificado en envejecimiento en el lugar (CAPS).

Alta demanda de modificaciones en el hogar

Un tercio de los adultos en Estados Unidos encuestados por AARP en junio y julio del 2021 esperan tener que modificar su residencia actual para que ellos o un ser querido puedan envejecer en el lugar. Las necesidades más cruciales incluyen:

  • Características de seguridad en el baño, como barras de agarre o duchas sin escalones: 79%
  • Características de accesibilidad, como una rampa, un elevador de silla de ruedas o una puerta más ancha: 71%
  • Sistema de respuesta ante emergencias: 61%
  • Dispositivos para el hogar inteligente, como un timbre con videocámara o un asistente activado por voz: 48%
  • Iluminación exterior mejorada: 38%
  • Iluminación interior mejorada: 29%

Fuente: Encuesta del 2021 de preferencias de AARP sobre hogar y comunidad (enlace en inglés)

El grupo de la industria creó el programa CAPS para brindarles a los propietarios cierta seguridad de que están contratando a un constructor que tiene experiencia con los desafíos que pueden enfrentar los clientes mayores. El objetivo es reducir el riesgo de que alguien que carezca de experiencia en cuanto a las necesidades de las personas mayores cause una situación perjudicial (barras de seguridad mal instaladas, por ejemplo).

Más de 9,000 personas han recibido certificación como CAPS y, cada año, se ofrece capacitación en 30 a 40 ubicaciones en EE.UU. y Canadá. Pero Dan Bawden, que ayudó a fundar el programa y se encarga de capacitar a otros para la certificación, dice que esa cifra representa un porcentaje muy pequeño de todos los contratistas y remodeladores en el país.

“La existencia de hogares que no son aptos para los adultos mayores a medida que envejecen no es nada nuevo”, dice Bawden, propietario y presidente de Legal Eagle Contractors, una empresa de construcción y remodelación a medida, con sede en Bellaire, Texas. “En viviendas muy antiguas, las puertas son casi siempre demasiado angostas”.

El costo de las modificaciones va desde cambios básicos, como $500 por instalar barras de seguridad, hasta $2,800 por ampliar una entrada. La verdadera remodelación de una casa de 2,000 pies cuadrados, que no haya sido construida para ser accesible, puede ser un proyecto de $100,000 a $150,000, si incluye la instalación de más luces, construcción de rampas para entrar desde afuera, ampliación de entradas, remodelación de pisos sin protuberancias ni transiciones en los umbrales, y la remodelación de al menos un baño y la cocina, indica Bawden.

Hay asistencia financiera disponible

Algunos programas locales o estatales ofrecen asistencia financiera para remodelaciones como la instalación de barras de seguridad, dice Bawden. En algunos casos, es posible que haya fondos disponibles para un cambio que un médico recete como médicamente necesario.

Como regla general, Medicare tradicional no cubre la mayor parte de las remodelaciones. Pero a tu ser querido puede resultarle más ventajoso económicamente si está inscrito en algún tipo de plan Medicare Advantage. Medicare permite que estos planes paguen por agarraderas en la ducha y otros dispositivos de seguridad diseñados para prevenir caídas y para mejorar la accesibilidad al hogar de un socio, como rampas permanentes o pasillos y puertas más anchos para acomodar sillas de ruedas.

También son opciones los préstamos a bajo interés para las remodelaciones de vivienda. Si tu familia tiene bajos ingresos, vives en un área rural y la vivienda que se modifica le pertenece a una persona mayor de 62 años, la renovación puede cumplir los requisitos del programa Rural Housing Repair Loans and Grants (enlace en inglés) del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Tu Gobierno estatal o local también puede tener un programa de préstamo o subvención para ayudar a las personas mayores a permanecer en su hogar. Habitat for Humanity (enlace en inglés) ofrece el programa Home Preservation para familias de bajos ingresos. El programa nacional se concentra en reparaciones exteriores, pero algunos de sus afiliados también ayudan con la accesibilidad.  

Debes también consultar con las agencias de servicios sociales que prestan equipos, como sillas de ruedas o rampas.

Nota de redacción: este artículo, publicado originalmente el 28 de noviembre del 2019, ha sido actualizado con información más reciente sobre la población de 65 años o más, los riesgos de caídas, el programa CAPS y los costos de las modificaciones en el hogar.

Sharon Jayson es periodista de Austin, Texas. Originaria de Texas, trabajó 10 años como reportera de planta de USA Today en McLean, Virginia, y luego en Austin.