Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

El futuro de envejecer en el hogar... ¿es mudarse?

Están surgiendo nuevas y creativas opciones de vivienda que permiten a los residentes mayores permanecer en su comunidad, pero en un lugar mejor adaptado a sus necesidades que su hogar de muchos años.


spinner image Varias modelos digitales de una casa de dos niveles restringida para comunidades mayores
CORTESÍA DE OF DAHLIN / ADAM AMENGUAL / BELMONT VILLAGE SENIOR LIVING / SONYA REVELL

Envejecer en el hogar se ha convertido en un gran negocio, ahora que los contratistas y los empleados de reparaciones instalan barras de apoyo, construyen duchas sin escalones, ensanchan las puertas, mejoran las cocinas y agregan dormitorios en la planta baja. De pronto, incluso añadir ascensores a la vivienda es una opción. Pero ¿acaso reformar grandes viviendas es la única manera de envejecer felizmente en el hogar?

Al fin y al cabo, la clásica vivienda unifamiliar de los suburbios se diseñó principalmente pensando en familias con hijos, tanto por las estructuras en sí como por los grandes terrenos —a veces aislados— y los vecindarios donde predomina el uso de automóviles. Además, en una encuesta que realizó AARP en el 2021, más de tres cuartas partes de los adultos mayores de 50 años dijeron que querían permanecer en su hogar o en su comunidad al envejecer. Para muchos de nosotros, resulta que envejecer en el hogar no tiene tanto que ver con la vivienda como con la comunidad, tanto por las personas como por los lugares.

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Por eso, cada vez más adultos mayores del país permanecen en su comunidad, pero “reducen su espacio para ser más felices”, señala Will Johnston, director ejecutivo del MicroLife Institute, una organización sin fines de lucro que construyó un vecindario de ocho cabañas de 500 pies cuadrados en un terreno de medio acre cerca del centro de Clarkston, Georgia, a 11 millas al noreste de Atlanta. (AARP Georgia patrocina MicroLife). “Están reduciendo su huella, sobre todo los baby boomers que vivían en las casas enormes de 3,500 a 5,000 pies cuadrados”.

Y cada vez les ofrecen opciones más atractivas, más pequeñas, modulares y demás. Estas son algunas de las opciones de vivienda disponibles para los adultos mayores del país.

spinner image Modelo digital de un barrio moderno con una casa de dos niveles
Representación de las próximas casas conceptuales construidas en una fábrica en Pittsburgh.
CORTESÍA DE DAHLIN

Una vivienda modular en un vecindario actual

¿Cómo se consigue una casa nueva en un vecindario antiguo? Una nueva iniciativa en Pittsburgh puede darnos la respuesta. En dos terrenos baldíos, un grupo llamado Housing Innovation Alliance y sus socios están edificando dos viviendas conceptuales construidas en fábrica, dirigidas especialmente a adultos mayores que desean permanecer en Pittsburgh, pero en una vivienda moderna que se adapte mejor a lo que necesitan. “Deseas permanecer en tu vecindario porque allí están tus amigos, y esos vínculos pueden mantenerte joven y protegido”, afirma Dennis Steigerwalt, presidente de la alianza, que incluye a 800 constructores responsables del 40% de las nuevas construcciones en Estados Unidos.

La primera propiedad conceptual es una casa adosada que tendrá un estudio de 660 pies cuadrados en la primera planta y una vivienda de 2,007 pies cuadrados con tres dormitorios en el segundo y el tercer piso. La construcción está a cargo de Structural Modular Innovations, un constructor de casas modulares al norte de Pittsburgh. El ensamblado de la vivienda en su terreno estaba previsto para octubre. “Tienes la flexibilidad de vivir en el piso de arriba cuando eres más joven, y cuando estés listo, puedes pasar a la unidad de un piso más abajo”, dice Steigerwalt. La otra vivienda conceptual, de Pro Builder Media y SGC-Horizon, consta de dos casas adosadas, cada una con dos unidades de 2,024 pies cuadrados que tienen tres dormitorios, 3½ cuartos de baño, un altillo, una oficina, un garaje para un automóvil y espacio al aire libre. Las unidades están a la venta y estarán listas en abril. “El objetivo es que sean fáciles de mantener en terrenos pequeños”, explica Rich Binsacca, director editorial de Pro Builder Media, que produce la publicación oficial de la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas. “Estos compradores son activos, pero no están realmente interesados en cortar el césped ni en cuidar de un gran jardín. Dicen: ‘Ya no puedo estar de rodillas’”. 

Es probable que esta nueva tendencia de construcción en terrenos desocupados de vecindarios transitables a pie se acentúe en el futuro, según Teri Slavik-Tsuyuki, fundadora del estudio America at Home Study; la vivienda de Pro Builder Media y SGC-Horizon se diseñó con datos del estudio. El factor que impulsa esta tendencia son los compradores de entre 55 y 65 años, a los que la empresa de perspectivas del consumidor Kantar denomina baby boomers “a toda máquina”. A la hora de elegir una nueva vivienda, su mayor interés no es ahorrar dinero: la sostenibilidad medioambiental y el modo en que la vivienda contribuye a su salud y bienestar son factores más importantes.

“Hay distintos segmentos de la generación de los boomers que se comportan de forma diferente”, señala Slavik-Tsuyuki. “Los más jóvenes son muy diferentes de los mayores”.

spinner image Steven y Denise Rosen en la cocina de su casa de Rancho Mission Viejo, California
Steven y Denise Rosen en su casa de Rancho Mission Viejo, California. Su vecindario para mayores de 55 años forma parte de una comunidad multigeneracional más extensa.
ADAM AMENGUAL

Un vecindario para mayores de 55, con un toque especial

Las comunidades con restricciones de edad llevan mucho tiempo ofreciendo viviendas unifamiliares o condominios más pequeños, con comodidades en el vecindario como casas club, piscinas, canchas de tenis (ahora de pickleball) y, a veces, campos de golf. En estas viviendas no hay familias con niños, lo que proporciona a los adultos mayores una nueva sensación de comunidad. Pero al menos en una comunidad moderna, las familias pueden estar cerca. En esta tendencia experimental, se están construyendo núcleos de vecindarios para mayores de 55 años dentro de una urbanización multigeneracional más grande.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

spinner image Steven y Denise Rosen en la entrada de su casa.
Steven y Denise Rosen en la entrada de su casa.
ADAM AMENGUAL

Hace siete años, Steven y Denise Rosen dejaron su hogar de 30 años en Los Ángeles para trasladarse más cerca de sus hijos y nietos a la primera urbanización de este tipo en el país, Rancho Mission Viejo, cerca de San Juan Capistrano, California. El vecindario para mayores de 55 años donde viven los Rosen forma parte de una urbanización de 6,000 acres que hasta ahora cuenta con 4,000 viviendas. Cuando esté terminado, dentro de 10 o 15 años, tendrá 14,000 casas y apartamentos, el 40% de los cuales estarán destinados a residentes mayores de 55 años. La urbanización también incluye una reserva natural de 23,000 acres combinada con un rancho en actividad que ha pertenecido a la misma familia desde 1882.

spinner image Vista aérea del vecindario de Steven y Denise Rosen  en  Rancho Mission Viejo, California
Vista aérea del vecindario de Steven y Denise Rosen
ADAM AMENGUAL

Los vecindarios de 150 viviendas para personas mayores de 55 años están distribuidos por toda la comunidad. Los residentes pueden tener su propia piscina y sus actividades, pero también pueden entrar fácilmente al resto de la urbanización y relacionarse con las familias, explica Amaya Genaro, vicepresidenta de servicios comunitarios de Rancho Mission Viejo. “Puedes vivir en un vecindario más pequeño y no tener que preocuparte de que jueguen al baloncesto o que niños en bicicleta ocupen la calle”, comenta Genaro. “Puedes nadar en tu piscina. Y cuando vienen tus nietos, puedes ir a la piscina para todas las edades. Es lo mejor de ambos mundos”.

spinner image Steven y Denise Rosen caminan en su vecindario tomados de la mano.
Steven y Denise Rosen caminando en su vecindario.
ADAM AMENGUAL
See more Salud y bienestar offers >

Estar cerca —si no al lado— de familias con niños “aporta más vitalidad a toda la comunidad”, comenta Steven, de 78 años, jubilado del negocio del calzado. “Estuvimos en la celebración del 4 de Julio, y había mucha gente y muchos niños. Es como volver a la infancia. Todo el mundo lo estaba pasando bien”. Denise, una antigua maestra de 71 años, dice: “Ver a niños y familias jóvenes te mantiene joven”.

spinner image sally y bert russell con su perro
Sally y Bert Russell disfrutan de la proximidad a restaurantes y otros servicios al vivir en una comunidad multiuso.
JEFFERY SALTER

Una comunidad multiuso con viviendas y comercios

Sally Russell y su esposo, Bert, estaban considerando urbanizaciones de vida independiente en varias ciudades, incluida Miami, donde habían estado viviendo. Pero “todo era bingo, etcétera, etcétera”, dice Sally, de 80 años. El matrimonio Russell buscaba algo un poco más estimulante. “¡Somos neuropsicólogos!”.

Al final se decidieron por Belmont Village Senior Living, en Coral Gables, Florida, en las afueras de Miami. Forma parte de una serie de urbanizaciones multiuso que atraen a los adultos mayores, y son lugares que imitan los vecindarios urbanos con tiendas, restaurantes, bibliotecas y otros sitios de interés a pocos pasos de distancia. Muchos están afiliados a universidades cercanas, con servicios de bienestar patrocinados por los hospitales del vecindario. Los residentes pueden recibir atención en su hogar a medida que la necesitan, y no tienen que trasladarse a distintos niveles del centro para recibir servicios de vida asistida o atención de la memoria.

spinner image Restaurante dentro de Belmont Village
Belmont Village Senior Living en las afueras de Miami.
BELMONT VILLAGE SENIOR LIVING

Vivir en una comunidad multiuso es cada vez más atractivo para los baby boomers mayores que quieren seguir en contacto y activos. Los boomers “son un grupo sociable”, explica Patricia Will, fundadora y directora ejecutiva de Belmont Village Senior Living, con sede en Houston, que tiene complejos multiuso en varias ciudades. “Esta es la generación que vivió en dormitorios estudiantiles, comunas, fraternidades y hermandades, y que prestó servicio en la guerra de Vietnam o participó en protestas”, sostiene Will. “El deseo de participación social dinámica está siempre presente. Es una de las razones por las que abandonan su vivienda unifamiliar en los suburbios. Los motiva el no querer estar solos”.

Las urbanizaciones multiuso son “una versión moderna de la vida en la ciudad”, según David Schless, presidente y director ejecutivo de la American Seniors Housing Association. “Así no eran las comunidades que se veían hace 25 años. No son las típicas que solíamos ver construirse”.

El modelo multiuso está “despertando el interés tanto de los adultos mayores como de sus hijos adultos”, explica Steve Marker, vicepresidente sénior de urbanización de Brightview Senior Living, otro urbanizador. Su complejo multiuso Brightview West End de Rockville, Maryland, se encuentra en medio del Rockville Town Center, el centro de la ciudad. Incluye el tribunal del condado, una oficina de correos, restaurantes, hoteles, bancos y cafeterías, y se encuentra a unos pasos de una estación de metro de Washington D.C. “Vemos una demanda continua ahora que cada vez más baby boomers se mudan al jubilarse”.

spinner image La pequeña casa de Shorty Robbins tiene 125 pies cuadrados.
La pequeña casa de Shorty Robbins tiene 125 pies cuadrados.
SONYA REVELL

Unidades de vivienda accesorias

Shorty Robbins vive en una casa pequeña. Muy pequeña. Su vivienda en el condado de St. Johns, Florida, tiene solo 125 pies cuadrados.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Durante años, hubo al lado una casa aún más pequeña, de solo 50 pies cuadrados. Era el dormitorio de su nieta. Las dos casas estaban en el terreno de un amigo, y ahora Robbins gasta $500 al mes en alquiler y servicios públicos. Un costo de vida tan bajo le permite a Robbins viajar: es admiradora de las recreaciones históricas y asiste a eventos en toda la costa este e incluso en el extranjero. “Cuando vives en un sitio minúsculo, puedes permitirte hacer cosas como viajar a Versalles”.

spinner image Interior de la pequeña casa de Shorty Robbins.
La pequeña casa de Shorty Robbins mide 125 pies cuadrados.
SONYA REVELL

Robbins, que tiene 65 años y se jubiló de su trabajo en los Departamentos de Parques y Recreación de los condados de Jacksonville y St. John, en Florida, descubrió que reducir al máximo el tamaño de su vivienda le permitía permanecer en su comunidad. Las casas pequeñas (de menos de 600 pies cuadrados) pueden ser fijas o móviles, para lo cual se construyen sobre una plataforma de remolque con ruedas. Un tipo similar de estructura es la unidad de vivienda accesoria (ADU), que se construye en la propiedad de otra vivienda, incorporada a la casa principal o por separado. Nadie lleva un registro de la cantidad de casas pequeñas y ADU que hay en todo el país, pero después de la legalización de las ADU en California, la cantidad de permisos en el estado aumentó a 22,663 en el 2021, según el Terner Center for Housing Innovation de la Universidad de California, Berkeley. Allí se han construido al menos 63,456 ADU desde el 2018. La Agencia de Financiamiento de la Vivienda de California estableció una subvención para pagar a los propietarios de viviendas que tuvieran ingresos bajos o moderados hasta $40,000 por los costos de preconstrucción para construir una ADU en su jardín, a fin de mitigar la escasez de viviendas en esa zona.

“Esto es vivir en el siglo XXI”, nos dice Dan Dobrowolski, fundador de Escape Homes de Rice Lake, Wisconsin. Una de sus urbanizaciones de casas pequeñas en Tampa, Florida, se vendió rápidamente, y casi se ha agotado una ampliación de 33 unidades. “Ya no vamos a vivir en enormes mansiones en terrenos diminutos. La gente no se identifica con eso”.

El habitante típico de una casa pequeña o ADU es una mujer de 55 años cuyos hijos ya han abandonado el hogar, según Daniel Fitzpatrick, presidente de la Tiny Home Industry Association.

La casa pequeña de Robbins tiene una cama estilo Murphy fabricada con un viejo piano de nogal, por lo que en su vivienda pueden dormir tres personas (una en el altillo y dos en la cama plegable).

spinner image Jim y Ann Davison hicieron construir un garaje con una vivienda en el piso superior en su propiedad de Virginia.
Jim y Ann Davison hicieron construir un garaje con una vivienda en el piso superior en su propiedad de Virginia.
RYAN DONNELL

Sin embargo, no todas las ADU (en inglés) tienen por qué ser tan pequeñas. Ann y Jim Davison siempre supieron que se jubilarían en su casa de vacaciones en las montañas del oeste de Virginia. Pero cuando llegó la COVID-19, se mudaron de los suburbios de Washington D.C. a las montañas de forma permanente. En el 2022 construyeron una ADU que tiene garaje y gimnasio en la primera planta y una oficina, la cocina, un dormitorio y un baño en el piso superior. Tienen previsto convertirla en una vivienda para un asistente de cuidado de la salud cuando sean mayores.

El matrimonio Davison hace estos planes de vivienda por si acaso, sin saber el cuidado ni la atención médica que necesitarán en el futuro, ni cómo evolucionará el cuidado de la salud. “No sabemos lo difícil que va a ser encontrar un trabajador de la salud que viva aquí con nosotros”, explica Ann, de 59 años. “Pero con suerte no lo necesitaremos hasta dentro de 15 o 20 años”.

spinner image Ann Davidson en el interior de su casa
Interior de la casa de Jim y Ann Davidson.
RYAN DONNELL

De garaje polvoriento a deslumbrante ADU

Mira un episodio de la serie de internet Going Tiny With AARP  (en inglés) y verás la transformación de un garaje polvoriento en el deslumbrante espacio donde vive una abuela.

Going Tiny With AARP presenta a personas de 50 años o más que utilizan casas pequeñas y unidades de vivienda accesorias (ADU) para facilitar las transiciones de la vida, mejorar su calidad de vida y establecer vínculos más profundos. Puedes ver más episodios en youtube.com/aarp.

Adónde nos trasladamos

La distancia media de una mudanza en EE.UU. es de 50 millas, según un estudio que realizó la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR) en el 2023. Los baby boomers más jóvenes —los que nacieron entre 1955 y 1964— son los que se mudaron más lejos, con una mediana de 90 millas, seguidos de los de más edad (los nacidos entre 1946 y 1954), con una mediana de 60 millas. Sin embargo, esa cifra puede ser engañosa. “Cuando preguntamos por los motivos, los boomers dijeron preferir estar más cerca de la familia y los amigos”, señala Brandi Snowden, directora de investigación de encuestas a socios y consumidores de la NAR. En otras palabras, podrían seguir deseando envejecer en el hogar; solo que su “hogar” puede haberse desplazado a unos cuantos vecindarios de distancia, ya que los hijos han abandonado el hogar y han emprendido su propia vida.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.