Skip to content
 

Los cafés de la memoria ofrecen actividades sociales para quienes viven con demencia

Estos puntos de reunión proporcionan espacios cómodos para los cuidadores y sus seres queridos.

Dos hombres y dos mujeres mayores juegan dominó

GETTY IMAGES

In English | En el 2012, cuando Sharon Kleinhelter y su esposo J.P., residentes de Fishers, Indiana, recibieron el diagnóstico oficial de J.P. de la enfermedad de Alzheimer en etapa intermedia a los 66 años, él todavía trabajaba en su propio negocio, tenía muchos amigos y era muy extrovertido.

Ella ha tratado de que su esposo siga socializando, pero a medida que la enfermedad avanza, se vuelve más difícil llevarlo a interactuar con la comunidad.

"J.P. es muy sociable, amigable y agradable. Yo no puedo controlarlo. Pero aunque es muy agradable, puede ser un poco molesto", dice Kleinhelter. "Automáticamente les toca el brazo a las personas y a algunas no les gusta eso. Simplemente es amigable. No puede hablar en voz baja ni mantenerse quieto por mucho tiempo. Cuando se quiere ir, yo tengo que irme con él. Es demasiado difícil".

Luego, Connor Prairie, un museo de historia viviente que recrea la vida en el siglo XIX en Fishers, empezó a ofrecer un café de la memoria, un programa social para los que viven con demencia y sus cuidadores. "Creo que para J.P. es un lugar seguro en el que a nadie le molesta si repite lo mismo una y otra vez", dice Kleinhelter. "Todos entienden, así que yo también me siento cómoda".

Un antídoto contra el aislamiento social

Estados con el mayor número de cafés de la memoria

  1. Wisconsin (137)
  2. Massachusetts (119)
  3. Illinois (38)
  4. Washington (35)
  5. Minnesota (33)
  6. Texas (31)
  7. Florida (22)
  8. Pensilvania (21)
  9. Carolina del Norte (19)
  10. California (17)

Fuente: Memory Café Directory

Los cafés de la memoria, un concepto que algunos atribuyen al psiquiatra Bere Miesen en los Países Bajos (otros dicen que el primer café de la memoria se estableció en Santa Fe, Nuevo México, en el 2008), se han dispersado por todo el país.

Hay más de 700 en el Memory Cafe Directory (directorio de cafés de la memoria) (en inglés), que empezó a catalogar los puntos de encuentro en el 2016. Se ofrecen en restaurantes, cafeterías, hospitales, bibliotecas, museos, escuelas, universidades, centros comunitarios y para adultos mayores, comunidades residenciales de adultos mayores y organizaciones religiosas. Las actividades en los eventos varían, e incluyen de educación, música, baile y artes; y todas ofrecen oportunidades de socializar. Los cafés de la memoria no son un tipo de cuidado de relevo; en cambio, ofrecen un lugar donde el cuidador y la persona que recibe cuidados pueden socializar juntos y conectarse con otros que se encuentran en situaciones similares.

Como cuidadora de mucho tiempo de mi papá, Robert, quien tenía Alzheimer y vivió conmigo hasta su muerte en junio del 2018, entiendo el desafío de proveer socialización. Hice todo lo que pude para llevar a papá al supermercado, al centro comercial y a restaurantes por el mayor tiempo posible. La mayoría de las personas eran serviciales y amables, pero puede ser difícil. Por eso no es común ver a adultos con demencia en la comunidad. Cuidar de alguien con demencia puede ser muy aislante. Me hubiera encantado llevar a papá a un café de la memoria, así que cuando escuché que Connor Prairie estaba ofreciendo uno en un lugar especial, planifiqué un viaje. Había visitado la finca de 1,000 acres muchas veces con mi familia durante mi infancia en Indiana y Ohio, y me trajo muchos recuerdos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El Connor Prairie Memory Café, ofrecido en colaboración con Dementia Friends Indiana y la Central Indiana Council on Aging (CICOA), ocurre una vez al mes (excepto en mal tiempo) por unas dos horas, y es gratis. Los temas mensuales varían. El día en que fui, la temática era de juegos y juguetes (que databan de hasta 1900) con los que sus padres, hijos o ellos mismos habían jugado. Vi a personas con demencia muy entusiasmadas y alegres al interactuar con juguetes, jugar juegos, colorear y cantar juntas; y sus cuidadores lo disfrutaban. Varios me dijeron que nunca ven a sus seres queridos interactuar a ese nivel en el hogar. Era un entorno relajado pero apropiadamente estimulante.

Establecer conexión con otros cuidadores

"Tenemos mucha historia aquí, y es una excelente manera de que los individuos se conecten con sus sentidos para recuperar recuerdos".

- Kelsey Van Voorst, directora de interpretación en Connor Prairie

Otros temas populares han incluido un concierto de banda de swing, celebraciones de días festivos y animales. "Fuimos a la granja Animal Encounters y los invitados pudieron conocer algunos de nuestros corderos y cabras bebés. También hablamos sobre la agricultura", dijo Kelsey Van Voorst, directora de interpretación en Connor Prairie. "Tenemos mucha historia aquí, y es una excelente manera de que los individuos se conecten con sus sentidos para recuperar recuerdos". Los invitados podían ver, sentir, oír y, por supuesto, oler la granja y los animales —un olor familiar que puede traer recuerdos—. Los refrigerios también estimulan el sentido del gusto.

Cuando visité el Connor Prairie Memory Café, me sorprendió ver a dos hombres y dos mujeres sentados en una mesa conversando mientras jugaban a "serpientes y escaleras". No podía distinguir quién padecía demencia en esa mesa. Todos se reían y disfrutaban de su compañía, y asumí que eran amigos de mucho tiempo. Pero cuando hablé con una de las mujeres (que pidió que se omitiera su nombre), descubrí que su esposo y el otro hombre tenían demencia, y era la primera vez que se conocían. Las dos mujeres ya habían hablado sobre reunirlos de nuevo pronto. Ella llevó a su esposo porque pensó que sería algo bueno para él, pero encontró también que la benefició a ella. "No sabía cuánto necesitaba conectarme con otros cuidadores. Siento mucho apoyo aquí", dijo.

Ciertamente, Kleinhelter piensa lo mismo. Como la cuidadora principal de J.P. (sus hijos adultos la ayudan de vez en cuando), también puede sentirse aislada. "El café de la memoria le da a J.P. un nuevo lugar para repetir sus frases, reírse e interactuar en un ambiente seguro y amigable. Yo también soy una persona muy sociable, y es difícil desconectarme de eso", dijo ella. "Esto alimenta mi alma".

Para encontrar un café de la memoria cerca de ti, haz una búsqueda en el Memory Cafe Directory (directorio de cafés de la memoria) o comunícate con tu Agencia del Área sobre Envejecimiento local, tu capítulo de la Alzheimer's Association o la Alzheimer's Foundation.

Amy Goyer es una experta de AARP en asuntos de la familia y la prestación de cuidados y la escritora de Juggling Life, Work and Caregiving.  Una autoridad reconocida en los medios, Amy se ha presentado en Today, The Doctors y Dr. Phil, y ha tenido entrevistas en The Wall Street Journal y People. Conéctate con Amy en TwitterFacebookYoutubeLinkedInamygoyer.com y en nuestra comunidad en internet (en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO