Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Su esposo está en un hogar de ancianos, aislado durante la pandemia

Con la propagación del coronavirus, "no quiero que piense que morirá solo".

Phyllis y Bill Scantland

Cortesía de PHYLLIS SCANTLAND

Phyllis y Bill Scantland en el 2015.

In English | El esposo de Phyllis Scantland siempre se ocupó de ella: se mantuvo a su lado cuando un episodio importante de depresión la obligó a dejar su trabajo, estuvo activamente presente cuando ella luchó contra un cáncer de seno e insistía en que ella merecía más —un Ford Escape con todos los lujos, una casa más grande en un vecindario más elegante— de lo que deseaba para sí misma.

De modo que cuando Bill Scantland, de 84 años, recibió el diagnóstico de demencia con cuerpos de Lewy un par de años atrás, Phyllis, de 63, estaba decidida a retribuir. Por eso se negó a internarlo en un hogar de ancianos hasta que no tuvo otra alternativa. Y por eso ahora, que no puede verlo por la pandemia de COVID-19 y la prohibición federal de casi todas las visitas a los centros de cuidados a largo plazo, se siente abrumada por la culpa.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


"Él sabe que me necesita y yo no estoy ahí... tengo miedo de que piense que me perdió", dice Scantland, de South Bend, Indiana. "No quiero que crea que está olvidado o no lo aman. No quiero que piense que va a morir allí, solo".

Después del diagnóstico, ella le prometió que lo cuidaría, lo que para ella significaba mantenerlo en casa. Pero para el verano pasado, ese plan se volvió inseguro para ambos. Ella instaló cerraduras especiales para evitar que él saliera a deambular. Él se cayó y se fracturó la cadera. Y la demencia convirtió al hombre amable a quien ella amaba en una persona combativa. En una ocasión, la agarró y la sacudió; a veces, daba golpes estando dormido.

De todos modos, ella luchó por él. Lo retiró de un hogar de ancianos luego de que se fracturara la otra cadera allí. En ese centro también le perdieron los anteojos, no le cambiaban la ropa interior sucia y dejaron de darle la sábana ajustable para la cama.

El Golden LivingCenter en la cercana Mishawaka, donde no se han reportado casos de coronavirus, es una mejor opción. Pero ahora que no lo puede ver, está cada vez más temerosa. Le preocupa que él esté aislado, que se le estén atrofiando las piernas, que no se esté alimentando bien.

Phyllis y Bill Scantland el día de su boda

CORTESÍA DE DE PHYLLIS SCANTLAND

Phyllis y Bill Scantland en el día de su boda en 1982.

La aterroriza pensar que el virus pueda ingresar al centro, y le han dicho que no hay suficientes pruebas de detección para todos. Hay días en que la depresión y la ansiedad no le permiten levantarse de la cama. ¿Para qué?, se pregunta.

Intentó hacerle una visita de ventana en marzo. Se miraron a los ojos a través de una puerta de vidrio. Ella sostuvo hojas de papel con mensajes escritos en que le decía que lo amaba, lo extrañaba y no veía la hora de abrazarlo. Él se abatió, se enojó y golpeó la puerta. Le gritó que no le mostrara más carteles porque ya no podía soportarlo. Un miembro del personal le contó que esa noche él gritó su nombre durante horas, y ella no pudo dormir.

En abril, para el 38.º aniversario de su boda, ella le envió una tarjeta con fotos de los dos junto con un pedido de que alguien las colgara en la pared cerca de él. Una enfermera de cuidados terminales que visita el centro cada dos semanas —y que, con la rotación de personal, se ha convertido en el mejor punto de contacto para Scantland— dice que los ojos de Bill se iluminan cuando mira las fotos.

Él tiene problemas de audición, por lo que las llamadas telefónicas son difíciles. La primera vez que el director de actividades del centro coordinó una visita virtual, su marido, sin afeitar, la miró fijamente desde el teléfono como si estuviera en trance. La segunda vez fue un poco mejor, al menos al principio. Intercambiaron mutuos "te quiero" antes de que él le dijera que ella debería estar con alguien que pudiera darle más. Luego, comenzó a sollozar mientras dibujaba el perfil de su rostro en el iPad.

Ella confía en que la próxima vez será diferente, que él no estará tan emocional y dejará de preocuparse porque ella tenga lo suficiente. Quiere que Bill comprenda que ella es suya, por siempre, y ahora le toca a ella preocuparse por él.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO