Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Cómo funcionan las comunidades de cuidados continuos para jubilados

Las CCRC tienen como objetivo proporcionar una atención continua a medida que el residente envejece. Aquí se explica cómo evaluar las opciones.

Mujer juega dominó en un centro para jubilados

SDI PRODUCTIONS/GETTY IMAGES

In English | Las comunidades de cuidados continuos para jubilados, también conocidas como CCRC o comunidades de planes de vida, son una opción de atención a largo plazo para las personas mayores que desean permanecer en el mismo lugar a través de las diferentes fases del proceso de envejecimiento.

10 preguntas que debes hacerles a las CCRC

Es importante que tu ser querido participe en el proceso de selección. LeadingAge, una organización nacional de proveedores sin fines de lucro y gubernamentales de servicios para adultos mayores recomienda que los posibles residentes hagan estas 10 preguntas clave al considerar comunidad de cuidados continuos para jubilados.

  • ¿Tiene fines de lucro o no, y cuál es la fortaleza financiera de la comunidad de jubilados?
  • ¿Qué está incluido en el cargo mensual?
  • ¿Cómo me ayudan a mantener mi libertad e independencia?
  • ¿Cómo se manejan las emergencias?
  • ¿Cómo miden la satisfacción de sus residentes? ¿Puedo ver sus dos últimas evaluaciones?
  • ¿Cómo los residentes pueden expresar sus opiniones y comentarios?
  • ¿Cuál es la diferencia entre la vida independiente y asistida? ¿Y cuándo tendría que pasar al centro de vida asistida?
  • ¿Puedes permanecer en una vida independiente cuando cambian tus necesidades? ¿Y cómo se apoya el "envejecimiento en el lugar"?
  • ¿Cuáles son los cinco programas más populares en la comunidad? ¿Y quién decide qué eventos y actividades se programan?
  • ¿Puedo revisar el acuerdo de residencia?

Las casi 2,000 CCRC del país ofrecen diferentes tipos de vivienda y niveles de atención basados en las necesidades de una persona mayor y cómo cambian. Un residente puede comenzar a vivir de manera independiente en un apartamento y luego hacer la transición a la vida asistida para obtener más ayuda con las actividades diarias, o al centro de enfermería especializada para recibir más atención médica mientras permanece en la misma comunidad.

El principal beneficio de las CCRC es que brindan una amplia gama de atención, servicios y actividades en un solo lugar, ofreciendo a los residentes una sensación de estabilidad y familiaridad a medida que cambian sus capacidades o problemas de salud. Pero eso tiene un costo.

Según un estudio realizado por la empresa de bienes raíces comerciales, CBRE, casi dos tercios de las CCRC cobran una cuota de ingreso. El pago inicial promedio es de $329,000, pero puede superar el millón de dólares en algunas comunidades. Una vez que se mudan, los residentes pagan cuotas de mantenimiento o de servicios mensuales que generalmente van de $2,000 a $4,000.

Otras CCRC operan en un modelo de alquiler, sin tarifa por adelantado. El alquiler para una unidad de vida independiente es de aproximadamente $3,000 a $6,000 por mes.

Aquí hay información sobre cómo encontrar una CCRC y decidir si es el lugar adecuado para que tu ser querido pase el resto de su vida.

Cómo encontrar una CCRC

  • Utiliza la herramienta en línea del Gobierno federal Eldercare Locator (en inglés) o llama al 800-677-1116 para obtener la información de contacto de la Area Agency on Aging (AAA, Agencia del Área sobre Envejecimiento), quienes pueden proporcionar información sobre las CCRC en tu área.
  • LeadingAge, una asociación sin fines de lucro para proveedores de cuidados de adultos de mayor edad, ofrece un directorio de servicios para personas mayores (en inglés). Para encontrar una lista de las comunidades sin fines de lucro, ingresa tu estado o código postal.
  • Busca "comunidades para jubilados" o "vida en la jubilación" en el sitio web de las páginas amarillas (en inglés)
  • Consulta un servicio de referencias en línea como Caring.com (en inglés) o SeniorLiving.org.

Qué buscar cuando visites

Una vez que hayas compilado una lista de las comunidades que tú y tu ser querido considerarían, recopila más información en la web o por teléfono y haz una lista de los lugares que deseas visitar. A continuación, algunas cosas que debes buscar y preguntas que hacer al evaluar una comunidad en persona.

Ubicación

  • ¿Hay un hospital cerca?
  • ¿Qué tan lejos de los médicos de tu ser querido está la comunidad?
  • ¿Se dispone de transporte público conveniente, supermercados y otras tiendas y servicios, como tintorerías?

Personal

  • ¿Qué credenciales poseen los miembros del personal?
  • ¿Actúan de manera profesional y parecen estar felices de ayudar?
  • ¿Cuál es el horario de trabajo de los administradores del establecimiento? ¿Suelen estar disponibles para resolver alguna situación que surja a lo largo del día?

Vivienda

  • ¿Hay diferentes planos disponibles y opciones para escoger?
  • ¿Las residencias están equipadas con lavaplatos y otros electrodomésticos?
  • ¿Cuentan con medidas de seguridad como agarraderas y pisos antideslizantes?
  • ¿Hay espacios al aire libre para el disfrute de tus seres queridos?
  • Fíjate en las áreas comunes para asegurarte de que estén bien cuidadas.
  • ¿Los centros para la vida asistida y de atención especializada tienen habitaciones privadas con baño completo disponibles?
  • Evalúa las medidas de seguridad, como los sistemas de rociadores y las salidas de emergencia.

Residentes

  • Trata de conversar con los residentes. ¿Les gusta vivir allí, los servicios y los cuidados?
  • ¿El personal se muestra atento sin llegar a ser impertinente?
  • ¿Vale la pena el costo de la comunidad?

Comidas

  • ¿Qué programas de comidas se ofrecen?
  • ¿Cuántas opciones de platos principales se ofrecen diariamente?
  • ¿Se satisfacen requerimientos de dietas especiales?
  • Solicita ver una muestra del menú mensual para ver cómo varían los platos.

Servicios médicos

  • ¿Qué servicios se encuentran disponibles para cada nivel de cuidados? ¿Y qué servicios se incluyen con la cuota de ingreso y los pagos mensuales?
  • ¿Existe asistencia especializada para personas con demencia u otro tipo de enfermedad?
  • ¿Hay una farmacia en las instalaciones? ¿Y se supervisa la administración de medicamentos?

Asistencia con las actividades diarias

  • ¿Los residentes pueden recibir asistencia en las actividades de la vida cotidiana, independientemente del tipo de vivienda en la que residan? ¿O dichos servicios están únicamente disponibles para los residentes del centro de vida asistida y los residentes del hogar de ancianos?

Servicios personales

  • ¿Se ofrece algún tipo de servicio doméstico, de lavandería o de ropa de cama? ¿Tienen un costo adicional?
  • ¿Hay peluquería?
  • ¿Qué servicios de transporte se ofrecen?

Vida social y recreación

  • Pregunta qué tipos de eventos sociales se planifican y si tienen un programa semanal o mensual de actividades.
  • ¿Existe un área social común para los residentes? ¿Y se dispone de juegos de mesa, cartas, TV o películas?
  • ¿Se planifican excursiones por el día?
  • ¿Ofrecen instalaciones para hacer ejercicio y clases de acondicionamiento físico?
  • ¿Celebran algún servicio religioso?

Medicare recomienda que también verifiques el informe de inspección para el componente de hogar de ancianos de una CCRC, que debería estar publicado en el centro.

Entiende el contrato de las CCRC

Una vez que te hayas decidido por una comunidad, revisa el contrato a fondo. Las CCRC tienen tres tipos básicos de contratos:

  • Contrato de cuidado de por vida o extendido (también llamado Tipo A): esta es la opción más costosa, pero ofrece una variedad de servicios; por ejemplo, servicios de asistencia con la vida diaria, tratamiento médico y cuidado de enfermería especializada sin cargos adicionales o a bajo costo.
  • Contrato modificado (Tipo B): este contrato ofrece servicios limitados. Los servicios más allá de los mencionados en el contrato incurren un mayor costo mensual.
  • Contrato en el que se paga por cada servicio (Tipo C): la cuota inicial quizás sea más baja, pero los residentes pagan por servicios específicos, como la asistencia con la vida diaria, la enfermería especializada o la atención de la memoria, cuando se utilicen.

Algunas instalaciones también ofrecen Tipo D (contrato de alquiler) y Tipo E (un acuerdo de equidad para comprar una parte de su unidad en lugar de una cuota de ingreso). Los contratos de las CCRC son notoriamente complejos, por lo que, sea cual sea el tipo que obtengas, hazlo ver por un abogado antes de firmar.

Aquí hay algunas preguntas básicas que debes considerar sobre el contrato.

  • ¿Cuál es el detalle de los cargos? ¿La tarifa aumenta todos los años? En tal caso, ¿cuánto aumentaría?
  • ¿Cómo es el programa de pagos?
  • ¿Qué servicios se encuentran cubiertos por la cuota de ingreso y el pago mensual?
  • ¿Cuáles son los cargos por los servicios que no están incluidos en las tarifas estándar?
  • Si te mudas como pareja, ¿qué sucede cuando un miembro de la pareja necesita el siguiente nivel de cuidados?
  • ¿Qué sucede cuando un residente requiere los servicios de vida asistida o atención especializada, pero no hay habitaciones disponibles en esas secciones?
  • Si un residente fallece, ¿se reembolsan a sus herederos todos aquellos cargos que hayan sido pagados con anticipación?
  • Si un residente decide abandonar la comunidad, ¿se le reembolsaría la cuota de ingreso?

Las CCRC: más recursos

Aquí hay algunos recursos y herramientas adicionales para evaluar las comunidades de cuidados continuos para jubilados.

  • myLifeSite (en inglés): esta compañía en línea mantiene una base de datos para ayudar a los consumidores a investigar las CCRC, incluida la información sobre el tamaño, los servicios, la propiedad y las finanzas, y una herramienta para comparar las instalaciones lado a lado. (El acceso adicional tiene un costo).
  • Legg Mason: la firma de servicios financieros desarrolló una hoja de trabajo detallada (en inglés) que puedes usar para registrar información y tomar notas en una visita a la CCRC.
  • CARF International: CARF, una organización de acreditación para proveedores de servicios de salud y humanos, ofrece una guía descargable para el consumidor (en inglés) sobre los contratos, las estructuras de tarifas y el desempeño financiero de las CCRC.
  • Nonprofit Explorer (en inglés): si la CCRC que estás considerando no tiene fines de lucro, puedes revisar sus declaraciones de impuestos en este sitio de investigación establecido por la organización de investigación ProPublica.

Nota de redacción: este artículo, que originalmente fue publicado en el 2011, se ha actualizado con información del 2019.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO