Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Ayuda a tu cuidador a gestionar tu patrimonio digital Skip to content
 

Prepara un plan patrimonial digital para tus futuros cuidadores

Cómo darles la información que necesitarán para manejar tus asuntos en internet.

Mujer muestra la pantalla de una tableta electrónica a una pareja de adultos mayores

GETTY IMAGES

In English | Mi madre tenía una libretita negra. No de las divertidas —con números de teléfono de pretendientes—, sino una agenda donde anotaba sus cuentas, contraseñas y facturas recurrentes. Cuando un diagnóstico inesperado de cáncer convirtió a la mujer independiente que era en una persona discapacitada en cuestión de semanas, la libreta fue mi hoja de ruta. Contenía información que de repente ella ya no recordaba y no podía compartir, pero que yo necesitaba para mantener su vida en curso.

Con la libreta, pude mantener conectadas la luz y el agua en su casa, pagar su hipoteca y otras facturas y tramitar solicitudes de seguro, discapacidad y beneficios de trabajo. Cuando murió, la libreta me ayudó a liquidar sus activos, finalizar sus deudas y compartir la noticia de su muerte a través de sus cuentas de correo electrónico y sus redes sociales.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los documentos legales de la planificación patrimonial de mi mamá no incluían un plan digital, lo que era común en el 2010, cuando hizo su testamento. De modo que, aunque ella me había dicho que podía hacerlo, yo no tenía verdadera autoridad legal para acceder a sus cuentas en internet o a sus activos digitales. La previsión que tuvo al crear la libreta me ayudó a resolver problemas, pero en la actualidad hay una manera mejor y muchas más opciones de planificación patrimonial que las que existían hace apenas unos años.

Por qué la planificación digital es importante

Nuestros activos digitales (los sitios web que poseemos, blogs, arte, música, escritos, sitios web de negocios, criptomonedas y otros) y la información digital (correo electrónico, medios sociales y cuentas bancarias) se encuentran en nuestros dispositivos digitales, como computadoras y teléfonos inteligentes.

La mayoría de los estados han aprobado leyes que les dan a las familias o al albacea de una persona el derecho a acceder a la información, los activos y los dispositivos digitales después de la muerte de la persona, y administrarlos. Pero es imprescindible dar instrucciones claras por escrito para tu familia o albacea y mantenerlas actualizadas para ayudarlos a manejar tus asuntos finales.

Es igualmente importante autorizar a alguien a ingresar a tus activos y tu información digital y manejarlos antes de que mueras. Esta es la razón: en muchos hogares, los adultos se dividen las responsabilidades. Uno abre las cuentas de servicios públicos y las paga; otro se encarga del seguro del auto, y así sucesivamente. Los miembros de la familia pueden mantener cuentas de banco separadas que reciben depósitos directos o cubren ciertas facturas. En los hogares donde solo hay una persona, el individuo maneja todo, y por lo general todo está a su nombre solamente. Ya sea que vivamos de manera independiente o con otros, muchos de nosotros no pensamos en quién se haría cargo (y cómo) si de pronto no pudiéramos manejar nuestra vida diaria debido a una crisis de salud o una catástrofe.

Quizás por eso, uno de cada tres cuidadores dice que uno de los problemas más grandes de cuidar de alguien es encontrar contraseñas y cuentas, y el 49% no tienen autorización legal para pedirles a los proveedores (bancos, compañías de tarjetas de crédito, servicios de correo electrónico) que divulguen detalles o les den acceso a cuentas conocidas. No puedes simplemente pedirle permiso a un proveedor para manejar la vida digital de otra persona; las leyes penales y de privacidad de datos les impiden a los proveedores brindar acceso o compartir información. Es poco probable que un cuidador que no tenga la documentación necesaria pueda lograr esto sin intervención judicial. Un plan digital completo puede evitar dolores de cabeza y gastos innecesarios para nuestros futuros cuidadores.

Qué hacer y qué no hacer al crear tu plan digital

  • Prepara (o revisa) tus documentos de planificación patrimonial de modo que incluyan información y activos digitales. Asegura que todos tus documentos (testamentos, poderes notariales y fideicomisos) autoricen a alguien para que sea tu "agente" en asuntos digitales y albacea de tu patrimonio digital. Por ejemplo, tus documentos pueden incluir lenguaje que autorice a la persona elegida a "acceder, controlar, usar, cancelar, desactivar o eliminar cuentas digitales o activos digitales, y acceder, controlar, usar, desactivar o deshacerse de dispositivos digitales". Esto garantiza que tu cuidador no estará esencialmente pirateando tus cuentas al usar tu nombre de usuario y contraseña, sino que tendrá autorización legal para hacerlo.
  • Haz copias de seguridad de tus datos frecuentemente. Programa un respaldo automático de tus archivos con regularidad. Ten una cuenta de almacenamiento con un custodio en internet. Guarda los documentos importantes en dispositivos externos para protección adicional.
  • Haz un inventario de tus cuentas y mantén una lista actualizada de los nombres de usuario y las contraseñas.
  • No guardes esa lista en un documento en tu computadora llamado "contraseñas.doc" o en tu cuenta de correo electrónico. Considera crear una caja fuerte en internet para esta información confidencial. Si se te hace difícil manejar tú mismo una lista actualizada, usa alguna de las excelentes herramientas de administración de contraseñas que crean, recuerdan e ingresan las contraseñas automáticamente.
  • Identifica contactos de legado y agentes de inventario en las redes sociales y cuentas profesionales que lo permiten.
  • Revisa tus acuerdos de accionista y los acuerdos operativos de negocios. Si tienes una corporación, LLC o entidad similar, elabora un plan de sucesión que considere los activos digitales de la empresa.
  • Escribe una carta de instrucciones para tus cuidadores y albaceas futuros y detalla cómo deseas que se maneje tu vida digital. ¿Tus activos deben transferirse a un colega, amigo o familiar? ¿Te gustaría que alguna cuenta se elimine? ¿O se conmemore? No dejes lugar a dudas; ponlo por escrito y elimina la incertidumbre.
  • Sé como mi mamá. La organización ayuda muchísimo a los cuidadores, y ella era muy organizada. Hasta el día de hoy estoy inmensamente agradecida por eso.
  • Pero también, no seas como mi mamá. Ella usaba la misma contraseña —"Ginbabe" (¿qué puedo decir? ¡Disfrutaba de un buen martini!)— para el 85% de sus cuentas, y probablemente no sabía que estaba creando un gran riesgo de robo de identidad. Asegúrate de mantener tus contraseñas actualizadas y variadas o usa un administrador de contraseñas.

Tomar unas pocas medidas sirve de mucho para el manejo, la protección y la conservación de tu información y tus activos digitales. La preparación de un plan digital cuidadoso es una tarea fácil para todos que nos permite crear la hoja de ruta y las autorizaciones necesarias para que nuestros seres queridos y cuidadores nos ayuden en la vida y más allá.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO