Skip to content
 

El Seguro Social y las elecciones

El próximo Congreso se enfrentará a decisiones difíciles para poder mantener el financiamiento del programa.

Un hombre mayor sostiene un nido que contiene dos huevos de oro y una tarjeta del Seguro Social en blanco.

iStock

Muchos votantes se preocupan más sobre el efecto que podrían tener las elecciones a mitad del mandato presidencial, tanto en la actualidad como en próximos años, sobre los beneficios mensuales que reciben del Seguro Social.

In English | ¿Cómo afectará el Seguro Social a las elecciones a mitad del mandato? El primer lugar donde se puede encontrar una respuesta es en la ley de recortes de impuestos aprobada el pasado diciembre. Según los pronósticos de la Oficina de Presupuesto del Congreso, una entidad no partidaria, esa legislación agregará más de $1.8 billones ($1.8 trillion) al déficit federal hacia el año 2028. Los expertos dicen que, según la composición que tengan el Senado y la Cámara de Representantes de EE.UU. después de las elecciones, el Congreso podría investigar hacer recortes en programas tales como el Seguro Social para reducir esa deuda.

"El Seguro Social ha estado recibiendo más atención recientemente, en gran parte como consecuencia de la ley fiscal. Se habla más de recortar programas como el Seguro Social para abordar el déficit creciente", dice David Certner, director de política legislativa de AARP. 

Hasta han intentado actuar. Esta primavera, los republicanos de la Cámara de Representantes introdujeron un proyecto de ley que hubiera obligado al Congreso a equilibrar el presupuesto federal. Esa legislación podría haber provocado recortes en el Seguro Social y otros programas, pero no llegó a aprobarse. Sin embargo, a los defensores de estos programas les preocupa lo que podría pasar después de las elecciones. "Lo que no nos deja de preocupar es que el Congreso diga: 'Ahora tenemos que ver qué hacemos con el Seguro Social y Medicare, debido a este rápido aumento del déficit'", dice Max Richtman, director ejecutivo del National Committee to Preserve Social Security and Medicare, una organización sin fines de lucro.

La forma más inmediata en la que el Congreso puede recortar el presupuesto de la Administración del Seguro Social (SSA) es a través de los fondos que provee en los proyectos de ley para mantener el financiamiento del Gobierno federal. En el proyecto de ley de presupuestos aprobado más recientemente, que financia al Gobierno hasta fines de septiembre, la SSA recibió un aumento de $480 millones. Este aumento, que fue en cierto modo inesperado, aumentó el presupuesto administrativo de la agencia a más de $12,000 millones ($12 billion). Gran parte del aumento se dedicará a reducir el tiempo de espera para las audiencias necesarias para recibir beneficios por discapacidad. Actualmente, es necesario esperar en promedio más de 600 días.

Muchos de los defensores del Seguro Social citan esa increíble estadística —además de los largos períodos de espera para recibir ayuda en las líneas telefónicas de la SSA y en persona en las sucursales— como prueba de que la agencia ya lucha por satisfacer el aumento en la demanda. "Todos los días en Estados Unidos, 10,000 adultos cumplen 65 años", dice Nancy Altman, presidenta de Social Security Works, una organización defensora del programa. "La SSA debería estar abriendo sucursales nuevas, no solo manteniendo las que tiene, y definitivamente no debería estar cerrándolas".

Muchos votantes se preocupan más sobre el efecto que podrían surtir las elecciones, tanto en la actualidad como dentro de décadas, sobre sus beneficios mensuales. Según los pronósticos de la SSA, la agencia puede pagar los beneficios por completo hasta el año 2034. Entonces, tras agotarse el fondo fiduciario de la agencia, la SSA podría usar los ingresos de los impuestos sobre la nómina para pagar los beneficios a aproximadamente el 77% de la cantidad objetivo. 

Tarde o temprano, el Congreso necesitará abordar la salud fiscal a largo plazo del Seguro Social. Lo que no está tan claro es cuándo la legislatura podría debatir la situación y cuáles políticas podría considerar. En el pasado, las opciones han incluido desde privatizar partes del programa —una propuesta que se rechazó durante la administración del presidente George W. Bush— hasta aumentar la edad para cumplir con los requisitos para recibir beneficios jubilatorios. Cual sea el camino que el Congreso finalmente siga, los defensores del Seguro Social instan a los votantes a asegurarse de recibir respuestas verdaderas de los políticos.

"A medida que los miembros del Congreso lleven a cabo reuniones municipales y de campaña, es importante que el público haga preguntas sobre el Seguro Social, conozca la postura de los candidatos y obtenga su compromiso", dice Richtman. “No basta que los candidatos digan 'Estoy a favor del Seguro Social'".

¡Comprométete a votar!

Las elecciones de este año son unas de las más importantes de nuestras vidas. Cada voto cuenta y nosotros, el pueblo, juntos podemos hacer responsables a los políticos.

Sé La Diferencia. Vota.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO