Skip to content
 

AARP Foundation logra un acuerdo en la demanda por un programa de bienestar laboral de Yale

Algunos empleados tenían que pagar $1,300 al año si no participaban en el programa.

Panorámica del Sterling Law Building en la Universidad de Yale

Wiliam Perry / Alamy Stock Photo

In English

Más de 6,000 empleados de Yale University ya no tendrán que decidir entre compartir su información médica privada o pagar una tarifa costosa, ahora que los trabajadores representados por los abogados de AARP Foundation han llegado a un acuerdo en una demanda colectiva contra la importante institución educativa.

La demanda involucró al programa de bienestar en el trabajo de Yale, llamado Health Expectations Program (HEP). El programa exigía que algunos empleados sindicales y sus cónyuges se sometieran a varias pruebas médicas, como mamografías, colonoscopias y exámenes para detectar diabetes, y que los seguros de bienestar de la universidad tuvieran acceso a los resultados. A los trabajadores que querían mantener su información de salud privada o no participar en estas pruebas se les cobró automáticamente $25 por semana, lo que suma $1,300 al año.

AARP Foundation, en asociación con Garrison, Levin-Epstein, Fitzgerald & Pirrotti, P.C. en la demanda, argumentó que el programa de bienestar violó tanto la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) como la Ley de No Discriminación por Información Genética (GINA). Estas dos leyes federales prohíben a los empleadores exigir a los trabajadores presentar información médica o genética a menos que los empleados compartan la información en forma voluntaria. Con las estipulaciones del acuerdo, Yale continuará ofreciendo el HEP, pero no cobrará cargos de exclusión voluntaria durante cuatro años y cambiará sus prácticas con respecto a la transferencia de datos de salud en conexión con el programa. La universidad también pagará $1.29 millones, que se distribuirán entre los empleados cubiertos por el HEP y para cubrir los honorarios y costos de los abogados de los demandantes. 


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


“Estamos muy satisfechos con el acuerdo en este caso importante, tanto por la cantidad significativa de compensación para los empleados de Yale como por el ejemplo que Yale está estableciendo para otros empleadores al eliminar sus cargos de exclusión voluntaria”, dijo William Alvarado Rivera, vicepresidente sénior de Litigios de AARP Foundation (en inglés). “Creemos que participar en un programa de bienestar debe ser completamente voluntario, sin ningún elemento económico, de cotención, o de otra naturaleza".  

“Diseñamos el programa HEP con nuestros sindicatos y el asesoramiento de los expertos en salud y asuntos legales”, dijo Stephanie Spangler, vicerrectora a cargo de Asuntos de Salud e Integridad Académica, en nombre de Yale. “Sin embargo, creemos que es mejor resolver lo que hubiera sido un litigio costoso y seguir adelante. Nuestra relación con nuestros empleados es una prioridad importante”.

AARP Foundation recibió la aprobación preliminar del acuerdo judicial en junio del 2022. Desde entonces, AARP Foundation ha notificado a más de 6,000 personas que reúnen los requisitos para recibir compensación bajo este acuerdo. Con la aprobación final del 22 de noviembre, los participantes pueden comenzar a recibir pagos monetarios a principios del 2023, y la Universidad de Yale comenzará a implementar las prácticas para el intercambio de datos de salud que acordaron como parte del acuerdo judicial, y no cobrará ningún cargo por lo menos durante los próximos cuatro años. AARP ha luchado contra los programas de bienestar coercitivos por años, anulando con éxito las normas federales de bienestar en el 2017 que permitían la penalización económica por parte de los empleadores a los trabajadores que no participaban. Los programas de bienestar pueden aumentar el riesgo de discriminación por discapacidad para los trabajadores mayores, porque recopilan información médica confidencial que probablemente revelen la presencia de una discapacidad. Debido a este riesgo, la Ley para Estadounidenses con Discapacidades (ADA) y la Ley contra la Discriminación por Información Genética (GINA) dejan claro que toda información recopilada debe ofrecerse voluntariamente.

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 9 de marzo. Ha sido actualizado con nueva información del acuerdo. 

Kenneth Terrell cubre temas laborales, de discriminación por edad y de trabajo, empleo y carreras profesionales, así como temas del Gobierno federal para AARP. Anteriormente trabajó para la Education Writers Association y U.S. News & World Report, donde reportó sobre política y asuntos gubernamentales, educación, ciencia y tecnología, y estilos de vida.