Skip to content
 

Biden firma la ley de infraestructura que beneficiará a los adultos mayores

Calles más seguras e internet de banda ancha ayudarán a las personas a mantenerse conectadas.

Travis Sheetz instala un cable de fibra óptica en el condado de Manson

AP Photo/Ted S. Warren

In English

El presidente Biden firmó el 15 de noviembre la ley que modernizará la infraestructura del país, la cual incluye las mejoras al transporte público y un mayor acceso a internet de banda ancha. La legislación ayudará a muchos adultos mayores a mantenerse más conectados con sus comunidades, tanto en persona como en línea.

Tanto el Senado de EE.UU. como la Cámara de Representantes aprobaron la legislación con un fuerte apoyo bipartidista. El Senado aprobó la legislación con un voto de 69-30 en agosto —conocido como la ley bipartidista de empleo e inversión en infraestructura (Infrastructure Investment and Jobs Act)—. La Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley con un voto de 228-206 el 5 de noviembre.

Esta medida es una de las dos leyes principales impulsadas por la Administración Biden. El otro, el proyecto de ley Build Back Better, todavía está a la espera de una votación en la Cámara antes de que se transfiera al Senado.

AARP abogó enérgicamente por apoyar la legislación sobre infraestructura, señalando cómo las disposiciones, como su financiamiento para internet de banda ancha, pueden mejorar la vida de las personas de 50 años o más.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“Con [esta ley], se realizarán inversiones históricas en capital digital y se aumentará el apoyo al beneficio de banda ancha de emergencia”, dijo Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo y Compromiso de AARP, cuando la Cámara aprobó el proyecto de ley. “Millones más de personas en Estados Unidos ahora tendrán acceso a internet de alta velocidad, incluidos las de menos recursos, las que enfrentan barreras debido al idioma o la capacidad, y las que viven en áreas desatendidas. La accesibilidad a internet es esencial para que los adultos mayores puedan mantenerse conectados con sus familias, comunidades, comercio y servicios”.

Cinco maneras en las que beneficiará la ley de infraestructura a los adultos mayores.

Continúa el beneficio de banda ancha de emergencia. La ley asigna aproximadamente $65 millones para mejorar el acceso a internet de alta calidad y alta velocidad en todo el país. La ley de estímulo aprobado este año creó un beneficio federal para ayudar a las personas de hogares de bajos ingresos a pagar por las conexiones de internet de alta velocidad. Más de 7 millones de familias —el 40% de las cuales incluyen a alguien de 50 años o más— se aprovecharon de esa disposición. Con la ley de infraestructura este beneficio se hará permanente y se llamará Affordable Connectivity Program (programa de conectividad asequible).

La banda ancha llegará a nuevos sectores de la población. La ley de infraestructura también invertirá en la expansión de internet de alta velocidad a áreas necesitadas —en particular áreas desatendidas—, así como en la capacitación de quienes la requieran. Estas disposiciones —cuando se agregan al programa de subsidios— pondrán el servicio de internet de alta velocidad al alcance de más personas. 

Las autopistas y carreteras podrían volverse más seguras. El nuevo programa Safe Streets for All (calles seguras para todos) —y otros programas para mejorar la seguridad, financiados en la ley de infraestructura— proporcionarán recursos para hacer que las carreteras y autopistas del país sean más seguras para todos. Según el Consejo de Seguridad Nacional, aproximadamente el 22% de las personas que murieron en choques automovilísticos en el 2019 tenían 45 años o más.

“Programas como Complete Streets y Safe Streets for All promueven mayores opciones de accesibilidad y transporte para los adultos mayores en sus comunidades locales”, dijo LeaMond tras la votación de la Cámara de Representantes.

El transporte público se hará más accesible. La ley ofrecerá aproximadamente $39 millones para ampliar y mejorar los servicios de transporte público en todo el país, que incluye los esfuerzos para que estos servicios sean más accesibles para los pasajeros mayores y las personas con discapacidades. El dinero se utilizará para modernizar los autobuses, los trenes y las estaciones de tránsito, ampliar el servicio y reducir los costos para los usuarios. En conjunto, representa la mayor inversión que ha hecho el Gobierno federal en el transporte público local.

Muchos adultos mayores se beneficiarán de estas mejoras en el transporte público, en particular el 20% de las personas de 65 años o más que no conducen, y el 35% de las mujeres mayores de 75 años que no conducen en absoluto.

Más opciones para desplazarse. La legislación apoyará los esfuerzos locales y estatales para ofrecer más opciones sobre cómo las personas se desplazan sin importar dónde vivan, al aumentar los fondos para inversiones en opciones como caminar y montar en bicicleta. También facilitará que las áreas rurales y las comunidades de bajos ingresos obtengan los fondos que necesitan para crear carreteras más seguras.

“Los adultos mayores quieren seguir viviendo en sus comunidades a medida que envejecen, pero con demasiada frecuencia carecen de opciones de transporte convenientes, seguras y accesibles cuando ya no pueden conducir o eligen no conducir”, dijo LeaMond.

Nota de redacción: este artículo fue publicado el 6 de noviembre de 2021. Ha sido actualizado con información referente a la firma de la ley de infraestructura por parte del presidente Biden.

Kenneth Terrell cubre temas laborales, de discriminación por edad y de trabajo, empleo y carreras profesionales, así como temas del Gobierno federal para AARP. Anteriormente trabajó para la Education Writers Association y U.S. News & World Report, donde reportó sobre política y asuntos gubernamentales, educación, ciencia y tecnología, y estilos de vida.