Skip to content
 

La ley RAISE para los cuidadores familiares promete ayuda federal

Con esta ley, el Gobierno debe establecer una estrategia que ayude a los cuidadores que no reciben remuneración.

Mujer sostiene las manos de su madre mientras sonríen

Eva-Katalin/Getty Images

In English | La ley RAISE (Reconocer, Ayudar, Incluir, Apoyar e Involucrar a los Cuidadores Familiares), aprobada por el Congreso y sancionada en enero del 2018, requiere que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS) desarrolle y mantenga una estrategia que reconozca y apoye a más de 43 millones de cuidadores que brindan atención sin recibir remuneración en Estados Unidos. El Consejo Asesor sobre Cuidados Familiares de RAISE, que está a cargo de recomendar una estrategia, tuvo su primera reunión en agosto del 2019.

En el país, los cuidadores familiares ayudan a padres, cónyuges, hijos pequeños y adultos con discapacidades y a otros seres queridos a vivir de manera independiente. Preparan comidas, manejan las finanzas, administran medicamentos, los llevan a citas médicas, los ayudan a bañarse y vestirse, realizan tareas médicas complejas y mucho más. Hacen todo esto para que sus seres queridos puedan permanecer en su propio hogar.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Estos cuidadores familiares tienen una gran responsabilidad, pero un respaldo básico —junto con soluciones sensatas— puede ayudarlos a aliviar un poco la carga. La ley RAISE procura hacer esto con el establecimiento de una agenda nacional para el cuidado familiar y el mejoramiento de la coordinación entre los programas del Gobierno que apoyan a los cuidadores y sus seres queridos. Los objetivos incluyen:

  • Mejorar la recolección y el intercambio de información sobre el cuidado familiar, especialmente en lo que se refiere a las prácticas prometedoras y los modelos innovadores para el cuidado.

  • Coordinar y evaluar mejor las actividades federales existentes para reconocer y apoyar a los cuidadores familiares a fin de maximizar la eficacia de esos programas y evitar la duplicación.

  • Asistir los esfuerzos estatales y locales para apoyar a los cuidadores familiares e informar sobre los mismos.

Consejo Asesor de RAISE

La ley ordenó al secretario de Salud y Servicios Humanos la designación del Consejo Asesor para que hiciera recomendaciones sobre la nueva estrategia. El consejo dará su asesoramiento al HHS en cuanto a modelos eficaces de cuidados familiares y apoyo a los cuidadores, y hará recomendaciones para mejorar la coordinación entre los programas federales relacionados con el cuidado. Su informe guiará al secretario del HHS en la creación de una estrategia nacional, según la Administración para la Vida Comunitaria (ACL), la agencia del HHS que supervisa el trabajo del consejo.

El grupo de 30 miembros incluye representantes de los sectores público y privado. Entre ellos se cuentan:

  • cuidadores familiares

  • adultos mayores y personas con discapacidades

  • veteranos

  • proveedores de servicios del cuidado de la salud y servicios y apoyo a largo plazo

  • empleadores

  • funcionarios estatales y locales

Quince de los miembros con derecho a voto se eligen de estos y otros grupos, y los otros quince miembros del consejo asesor provienen de departamentos y agencias federales. Uno de los miembros con derecho a voto es Catherine Alicia Georges, presidenta nacional de voluntarios de AARP, quien fue cuidadora de su difunto esposo.

El consejo se reunirá cuatro veces durante el primer año y tres veces cada año subsiguiente; las reuniones estarán abiertas al público, señala la ACL. (Algunas reuniones serán virtuales y estarán abiertas al público mediante un seminario en línea). Las fechas y horarios se publicarán en el sitio web del Consejo Asesor (en inglés).

Prioridades de la ley RAISE

La estrategia nacional identificará las medidas recomendadas que están tomando o podrían tomar las comunidades, los proveedores, el Gobierno y otras entidades para reconocer y apoyar a los cuidadores familiares. Entre las prioridades se incluyen las siguientes:

  • Promoción, en todos los aspectos de la salud y del cuidado a largo plazo, de la atención centrada en la persona y la familia, donde la persona cuidada y el cuidador (según corresponda) son el eje de los equipos de prestación de cuidados.

  • Evaluación y planificación del servicio (incluidas la transición y la coordinación del cuidado) donde participen el cuidador familiar y el paciente.

  • Información, educación, capacitación, derivación y coordinación del cuidado.

  • Seguridad financiera y temas relacionados con el lugar de trabajo del cuidador.

  • Mejoramiento de las opciones para servicios de relevo.

La ley RAISE requería que se preparara una estrategia nacional de cuidado familiar 18 meses después de la sanción de la ley, pero ese plazo ya pasó. La ACL dice que está trabajando con los miembros del Consejo Asesor para completar su informe tan rápido como sea posible, si bien todavía no hay un plazo establecido.

Nota de redacción: Este artículo fue publicado originalmente en julio del 2015. Ha sido actualizado con información más reciente.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO