Skip to content
 

A pesar de promesas, se demoran los servicios sociales de cuidado en el hogar

El estado tarda en satisfacer las necesidades de los servicios de cuidado en el hogar y la comunidad.

New Jersey State Page News April 2011

Claire Schneider

Cliff Eckhardt, 71, visita a su madre, Hyacinth Eckhardt, 90, en su hogar en Lopatcong. Un ayudante provisto por el estado la ayuda a bañarse y a cocinar. El estado de Nueva Jersey se ha demorado en expandir servicios para el cuidado en casa y otros servicios comunitarios.

In English | Hyacinth Eckhardt ha vivido en su acogedora casa en Lopatcong Township por 60 de sus 90 años. Con el paso del tiempo, mucho ha cambiado: enviudó y ahora necesita un andador. Pero su casa sigue siendo su hogar, gracias a un programa del estado que proporciona ayuda a las personas para que puedan seguir viviendo en sus casas cuando necesitan ayuda con tareas sencillas tales como bañarse y cocinar, en vez de tener que mudarse para un hogar para el cuidado de personas discapacitadas. “Me ayudan personas maravillosas, pero aún puedo seguir siendo independiente. No pudiera hacerlo sin ellas”, dice Eckhardt, cuyos ingresos limitados cumplen con los requisitos para recibir ayuda de Medicaid, el programa de asistencia médica del gobierno federal y el estado.

Su atento hijo Cliff, de 72 años, que la visita a menudo y vive a una distancia de 28 millas, está de acuerdo. “Hace años, sin duda hubiera tenido que trasladarse a un hogar para el cuidado de adultos mayores”, dice.
La experiencia de Hyacinth Eckhardt debe ser lo normal en Nueva Jersey, pero no lo es —todavía—.

En el 2006, Nueva Jersey propuso eliminar su dependencia de los hogares para el cuidado de adultos mayores para los beneficiarios de Medicaid al aprobar la Independence, Dignity and Choice in Long-Term Care Act (Ley para la independencia, dignidad y elección en el cuidado a largo plazo). La ley reconoció que muchas personas ingresan en hogares para el cuidado de adultos mayores por falta de otras opciones, y declaró como política pública la promoción y el desarrollo de soluciones para el hogar y la comunidad.

Ordenó varios cambios administrativos, incluso la creación de centros de remisión multiservicios en los condados para aconsejar a los que llaman en busca de ayuda con el cuidado a largo plazo, y establecer quiénes cumplen con los requisitos de Medicaid.

Las familias acogieron con agrado los cambios. Pero según muchos defensores, la reforma avanza a paso de tortuga.

“El estado ha tomado algunas buenas medidas, pero la implementación ha sido muy lenta”, dice Doug Johnston, gerente de asuntos gubernamentales de AARP Nueva Jersey, que presionó a favor de la ley.

Hasta ahora, los centros de remisión funcionan en sólo cuatro de los veintiún condados de Nueva Jersey: Atlantic, Bergen, Gloucester y Warren, donde vive Eckhardt. La senadora estatal demócrata Loretta Weinberg, del condado Bergen, principal patrocinadora de la ley del 2006, dice que en su distrito, el centro abrió en noviembre del 2010 —un año más tarde de la fecha prometida por los funcionarios estatales— sólo después de “insistirles sin cesar”. Culpó a “la inercia burocrática estatal” por la demora.

Mientras tanto, los hogares para el cuidado de adultos mayores aún reciben la mayor parte de los $2.600 millones de Medicaid dedicados al cuidado a largo plazo. Del 2007 al 2009, la parte dedicada a los hogares para el cuidado de adultos mayores disminuyó solamente un punto porcentual, a un 72%. Según los defensores del cuidado en el hogar, la reforma puede realizar ahorros astronómicos: el costo anual promedio de un hogar para el cuidado de personas discapacitadas es $64.000 por año por paciente, pero el cuidado comunitario sólo cuesta aproximadamente $17.100.

Hasta la principal funcionaria de salud de Nueva Jersey reconoce que el esfuerzo no ha alcanzado la meta. “Otros estados, tales como Minnesota, Oregon y Washington, actualmente dedican más de la mitad de su presupuesto para el cuidado a largo plazo al cuidado comunitario”, escribió la comisionada del Departamento de Salud y Servicios para Adultos Mayores (Department of Health and Senior Services), Poonam Alaigh, el año pasado. “Aunque Nueva Jersey ha logrado algunos avances, soy plenamente consciente de que todavía falta mucho que hacer”.

Patricia Polansky, comisionada asistente, prometió que seis condados adicionales tendrán centros de remisión a partir del 1 de julio, y los demás abrirán a más tardar el 1 de enero del 2012. Describió la reforma como “un fuerte y tremendo impulso”. “Estamos cambiando la filosofía y el enfoque de la red de servicios asociados al envejecimiento y la infraestructura”, afirmó.

Los hogares para el cuidado de adultos mayores siempre atenderán a algunos adultos con discapacidades físicas o cognitivas, dijo. Pero otras personas con menos necesidades pueden permanecer en sus casas cuando se les presta ayuda mediante un administrador de cuidados que se encarga de concertar servicios tales como el cuidado diurno, enfermeros a domicilio y asistentes personales. Medicaid también paga por modificaciones del hogar, tales como rampas, pasamanos y barras de agarre.

A Hyacinth Eckhardt la ayudan su familia y vecinos alertas. Su hijo proporciona el transporte médico y el manejo de las medicinas. Pero el apoyo adicional es lo que la permite quedarse en su casa: la ayuda doméstica, comidas a domicilio Meals on Wheels, pequeñas modificaciones del hogar y un sistema de respuesta para emergencias personales.

“Dejamos que maneje sus propios asuntos lo más que pueda”, dijo su hijo.

Mary Jo Patterson es escritora independiente que reside en Nueva Jersey.

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO