Skip to content
 

Para aumentar lo que recibas del Seguro Social, utiliza tus ahorros

Por cada año que esperes antes de cobrar el Seguro Social, los pagos aumentan en un 8%.

Copia de un estado de cuenta bancario debajo de una tarjeta del Seguro Social y 3 billetes de 100 dólares.

Getty Images

In English

Cada vez que Robert Allan —director ejecutivo de Welon Partners, una empresa de gestión de inversiones en Montgomery, Alabama— se reúne con un cliente para planificar su jubilación, se dedica primero a conocer sus objetivos y luego elabora un plan a partir de ellos. "La idea es que queremos cierta cantidad de ingresos al mes y vemos cómo lograrlo", dice Allan.

Entre las recomendaciones que ofrece, hay una que es relativamente novedosa: retirar fondos de una cuenta 401(k) y aplazar los beneficios del Seguro Social, ya que cuanto más se espere antes de recibirlos, mayor será el monto mensual del beneficio.

La estrategia de usar una cuenta 401(k) como puente hacia el Seguro Social ha llamado cada vez más la atención de quienes tienen ahorrado lo suficiente en su 401(k) para durarles hasta los 70 años, edad a partir de la cual se puede recibir el pago máximo del Seguro Social. Aun así, algunos se resisten a echar mano en el corto plazo de una cuenta que ellos ven como sus ahorros para el largo plazo.

Por ende, las consultas con asesores como Allan no solo abordan los números, sino que implican una especie de terapia.

 "Para la mayoría de los jubilados, la posibilidad de que se agoten sus fondos es probablemente lo que más miedo les provoca", señala Allan. "En algún momento la pregunta es: '¿Cómo logro que los ahorros duren?'". 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Vale la pena esperar 

De hecho, si recurres primero a la cuenta 401(k) y esperas antes de cobrar el Seguro Social, los desembolsos que recibas serán mayores. Además, a diferencia de las 401(k) y la mayoría de las demás cuentas de jubilación, el Seguro Social jamás se agotará.

Si esperas hasta la edad máxima de 70 años para cobrar el Seguro Social —en vez de cobrarlo a la edad mínima de 62 años—, el beneficio mensual aumentará en al menos un 76%, o aproximadamente en un 8% cada año. Eso probablemente es más de lo que las cuentas de inversión, incluidas las 401(k), ganarán durante ese tiempo, ya que la recomendación típica para las personas que se aproximan a la jubilación es que sean más conservadoras en cuanto al riesgo. Además, el Seguro Social no está sujeto a las contracciones repentinas del mercado. "El Seguro Social paga durante el resto de tu vida", dice Allan. "Con más razón, entonces, es mejor evitar cobrarlo de forma temprana", cuando el monto del desembolso queda fijo en el nivel más bajo.

Una idea que tardó en popularizarse

Sin embargo, la idea de usar la 401(k) como puente ha tardado en ganar popularidad, incluso entre las muchas personas que durante la pandemia optaron por la jubilación temprana. Eso se debe, entre otras razones, a que este tipo de cuenta es bastante nuevo; la generación para la cual las cuentas 401(k) sustituyeron las pensiones que anteriormente se ofrecían a la mayoría de los trabajadores —pero que solo 1 de cada 5 recibe hoy en día— apenas va llegando a la jubilación, según el Economic Policy Institute (en inglés). En el 2012, los ahorros en cuentas de jubilación superaron los bienes contenidos en pensiones, según informa la misma entidad.

"Los 'baby boomers' son la primera generación en estructurar sus ahorros para la jubilación en torno a las cuentas 401(k), y muchos de ellos apenas van entrando a la jubilación", señala Katie Kavehrad, asesora y planificadora patrimonial de Paradigm Wealth Partners en Knoxville, Tennessee.

Poca disposición a gastar

Otra razón por la que esta estrategia ha tardado en ser acogida es que la gente suele pensar que la cuenta 401(k) es más bien para situaciones de emergencia. "Algunas personas se resisten a esta opción porque en su mente ya decidieron: 'Mi 401(k) es un tesoro precioso. No quiero agotarla'", observa Eric Jaffe, asesor financiero y director ejecutivo de Mosaic Wealth Partners en Rockville, Maryland. Esta opción también suscita rechazo entre algunos asesores financieros que cobran tarifas basadas en la cantidad de bienes que gestionan y, por ende, no quieren que sus clientes agoten los fondos de sus cuentas 401(k).

Tan solo considerar las opciones para financiar la jubilación es abrumador, decidir entre ellas, ni hablar. "Pasamos casi toda la vida laboral ahorrando. Es una mentalidad totalmente distinta la de pensar: 'Ahora voy a vivir de eso'", dice Jaffe. "Hay también el factor psicológico de saber que ya no estoy sumando, sino restando".

¿Deberían los empleadores construir el puente?

Ahora, los académicos plantean que se puede facilitar esta opción si las empresas se encargan de los aspectos logísticos de un puente 401(k) diseñado para maximizar los futuros ingresos del Seguro Social. Su propuesta contempla que los empleadores retiren fondos de las cuentas 401(k) de los jubilados para proporcionarles un monto equivalente al que recibirían del Seguro Social. Así, los jubilados podrían abstenerse de cobrar el Seguro Social hasta que tengan la edad suficiente para recibir el desembolso máximo.

Aparte de la documentación adicional, eso no implicaría ningún costo para las empresas, ni tampoco hay barreras normativas que lo impidan, según afirma Gal Wettstein, economista principal de investigación en el Center for Retirement Research de Boston College, quien ha analizado la propuesta (en inglés). De hecho, se trataría de otro beneficio que las empresas podrían ofrecer para atraer a nuevos trabajadores, lo cual —ante la actual escasez de mano de obra— es un factor importante.

Según Wettstein, los empleadores no ven una demanda para que se ofrezca esta opción; sin embargo, según un reciente informe de su coautoría, más de un tercio de los encuestados de entre 50 y 65 años, una vez que se los explicó la opción, indicaron que utilizarían el puente 401(k).

La encuesta se administró el año pasado a 1,349 personas cuyas cuentas 401(k) tienen un saldo de al menos $25,000: el mínimo necesario para que se pueda aplazar el Seguro Social, aunque sea por poco tiempo.

Los beneficiarios que se jubilen a los 62 años y retiren $1,900 al mes de sus cuentas 401(k) gastarían $23,000 de sus ahorros de estas cuentas por cada año que esperen antes de cobrar el Seguro Social.

La mayoría de los encuestados, al parecer, jamás habían oído hablar de esta opción, según el informe de Wettstein, dado a conocer en febrero.

"Consideramos que es algo que ciertamente podría hacer cualquier persona por su propia cuenta, o bien lo pueden recomendar los asesores financieros, pero es un poco difícil que una persona por sí sola resuelva los detalles", afirma Wettstein. "Un empleador podría encargarse de eso por ti, y así no tendrías que ponerte a calcular lo que recibirías si aplazaras el Seguro Social, en comparación con lo que recibirías si no lo aplazaras".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Desventajas

La opción de usar la 401(k) como puente tiene algunas desventajas, como han señalado Allan y otras personas. Por ejemplo, en 38 estados se cobran impuestos a las distribuciones de cuentas de jubilación, pero en solo 13 estados se gravan los beneficios del Seguro Social. Además, en lo que se refiere al patrimonio que vayas a dejar como herencia, es mejor conservarlo en cuentas de inversión o de jubilación. Si agotas primero los fondos de estas cuentas, quedará menos para tus herederos.

Asimismo, según los expertos, es comprensible que la posibilidad de agotar sus cuentas 401(k) antes de tiempo suscite reservas entre las personas que creen que tal vez no les quede mucho tiempo de vida, que podrían necesitar cuidados a largo plazo, que se preocupan por otros tipos de emergencia económica o que tienen pocos ahorros.

Para aprovechar la opción del puente, lo ideal es tener entre $100,000 y $250,000 en inversiones y ahorros, incluidas las cuentas 401(k), según Mike Piershale, presidente de Piershale Financial Group en Barrington, Illinois.

"Existe preocupación por la posibilidad de quedarse sin dinero. Estamos hablando de lo incógnito", señala Michael Solari, director de la empresa Solari Financial Planning en Bedford, Nuevo Hampshire. "Es posible que algunos clientes ya hayan vivido esta situación con sus padres. Hay bastante ansiedad en torno a eso".

Aun así, según lo que ha observado Wettstein, los jubilados que empiezan a cobrar el Seguro Social antes de cumplir los 70 años terminan en todo caso retirando fondos de sus 401(k) y otras cuentas de jubilación. "Seguramente es cierto que la gente tiene miedo de quedarse sin dinero", dice. "Pero ese miedo, en lo que respecta al puente, no está justificado. El puente te protege para que no te quedes sin dinero, porque el Seguro Social nunca se agota".

Entretanto, los asesores financieros siguen explicando a sus clientes los aspectos contables y psicológicos de esta opción. El uso de la cuenta 401(k) como puente "no es un concepto nuevo, pero es cada vez más conocido y ya es más pertinente comentarlo con las personas", afirma Jaffe. "Es más pertinente que nunca para determinar cómo lograr que duren los fondos que hayas acumulado".

Jon Marcus es redactor de temas de educación superior de The Hechinger Report y también escribe para The Washington Post, The New York Times y otras publicaciones.

Seguro Social: No pierdas dinero por errores 

(Haz clic en el botón CC del video para seleccionar los subtítulos en español)