Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Qué hacer con las cuentas 401(k) de empleos anteriores Skip to content
 

Qué hacer con las cuentas 401(k) de empleos anteriores

Antes de transferir los fondos a una cuenta IRA, considera dejar el dinero donde está.

Mujer en jeans frente a un computador portátil

ALAMY STOCK PHOTO

¿Qué debes hacer con el dinero ahorrado en tu cuenta 401(k) cuando dejas tu empleo?

In English | Quizás nada en absoluto. Por instinto, puedes pensar que lo mejor es llevarte el dinero contigo y colocarlo en una cuenta personal de jubilación (IRA). Y un asesor financiero puede animarte a hacer eso, precisamente (no es casualidad que ese asesor podría ganarse una comisión o recibir cierto porcentaje del saldo de tu cuenta IRA cada año). Pero al igual que puede haber razones válidas para vaciar tu cuenta 401(k), también puede haber razones igualmente válidas para dejar tranquilos tus ahorros. Esto depende de las características de tu cuenta 401(k) y de tus sentimientos personales. Para ayudarte a decidir, te presentamos las siguientes preguntas:

¿Te costará más dinero quedarte con la cuenta o transferir los fondos?

Los planes pequeños —aquellos con menos de aproximadamente $10 millones en activos— cobran un promedio del 1.1% anualmente en tarifas administrativas y gestión de inversiones, según un estudio del 2018 realizado por BrightScope, una empresa que analiza y clasifica los planes 401(k). Si estás en uno de estos planes, puedes reducir tus gastos y mejorar el rendimiento de tus inversiones transfiriendo tu dinero a una cuenta IRA sin cargos o con cargos bajos en una compañía de fondos de inversión sin comisión, y comprando fondos económicos. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los planes grandes (de $250 millones o más), sin embargo, pueden ser competitivos con las cuentas IRA. Normalmente ofrecen fondos indexados de bajo costo o fondos basados en tu fecha de jubilación que asignan tus activos entre acciones y bonos y ajustan automáticamente la proporción en forma apropiada a medida que se acerca el momento de jubilarte. Si eliges estas inversiones, tu plan puede costarte menos del 0.5% del valor de los activos por año.

En cambio, las inversiones sugeridas por un corredor o asesor financiero frecuentemente cuestan más. En el 2016 el Departamento de Trabajo emitió una reglamentación que, entre otras cosas, exigía que los asesores compararan el costo de tu cuenta 401(k) con el de las inversiones de la nueva cuenta IRA que ellos recomendaban. Esa regla se eliminó, lamentablemente, así que es tu responsabilidad conocer todos los costos asociados con las inversiones elegidas por tu asesor.

¿Deseas tener más opciones?

Las cuentas 401(k) promedio ofrecen unas dos docenas de fondos de inversión con los que puedes crear una cartera bien equilibrada. También pueden ofrecer un fondo de valor estable, parecido a una cuenta del mercado de dinero, que paga tasas de interés más altas que las que podrías obtener en otras opciones alternativas de dinero en efectivo. Con las cuentas IRA tienes acceso a decenas de miles de fondos, pero dudo que esto sea una mejora. Y no tienes una opción de valor estable.

¿Cuán fácil es acceder a tu dinero?

El plan 401(k) de tu antiguo empleador debería darte la opción de retirar fondos en cualquier momento, o por lo menos mensualmente. Si no ofrece tal opción, una cuenta IRA podría ser mejor.

¿Tienes entre 50 y 60 años y necesitarás el dinero?

En la mayoría de las situaciones, si transfieres tus ahorros de una cuenta 401(k) a una cuenta IRA y luego retiras fondos antes de cumplir 59 años y medio, deberás pagar no solo los impuestos normalmente aplicables a la cantidad retirada, sino un 10% adicional. Pero si dejas tu empleo el año en que cumples 55 años o más tarde, puedes retirar dinero de la cuenta 401(k) de ese empleador sin pagar dicho impuesto adicional.

¿Tienes dificultades legales?

La mayoría de los acreedores no puede acceder a tu cuenta 401(k). Pero, según el estado donde vivas, los acreedores podrían acceder a tu cuenta IRA.

¿Te agrada tu plan?

Si tienes fondos de bajo costo que te hayan servido bien y es fácil tratar con el administrador de tu plan, ¿por qué cambiar? Quédate con lo que conoces. Siempre puedes cambiar de parecer más tarde.

Jane Bryant Quinn es experta en finanzas personales y autora de How to Make Your Money Last.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO