Skip to content
 

Jubilados prueban comunidades nuevas antes de mudarse

Estas personas llegaron a conocer antes el lugar donde finalmente se jubilaron. Valió la pena.

En dirección de las manecillas del reloj: Los Casablancas; los Boyds; Tom Winter; y Barbara O’Neill

Fotos de cortesía de las familias

En el sentido de las agujas del reloj, desde la izquierda: los Casablanca; los Boyd; Tom Winter; Barbara O’neill.

In English

“Prueba antes de comprar” es un buen consejo no solo cuando se trata de una compra grande, como un auto, un sofá o una computadora. También tiene sentido cuando estás considerando una comunidad nueva donde vivir cuando te jubiles, o incluso para trabajar en forma remota. Pero se necesita más que una visita de fin de semana o un viaje de placer. Cada vez más, los expertos sugieren una inmersión extendida en una comunidad que estés considerando antes de tomar la decisión de mudarte. “Cuando vives en un lugar todo el tiempo, es un estilo de vida diferente a cuando vas de vacaciones”, dice Anne Marie Stonich, estratega patrimonial principal y gerenta patrimonial en Coldstream Wealth Management.

La buena noticia es que hoy existen oportunidades sin precedentes para que las personas se muden temporalmente, ya que los protocolos de la pandemia han permitido que muchos empleados trabajen en forma remota. Además, la gran disponibilidad de alquileres a corto plazo a través de servicios como Airbnb y Vrbo te pueden permitir vivir como un lugareño. Todo esto ayuda a brindar una perspectiva de la “vida real” en un nuevo lugar, dice Stonich. Dianna Chiow, una planificadora financiera certificada en Boulder, Colorado, les aconseja a sus clientes que se tomen su tiempo para probar lugares nuevos, y que mantengan su casa y la alquilen mientras exploran posibles destinos. “Deja que tus activos trabajen para ti antes de hacer ningún cambio drástico”, dice Chiow. “Por lo general, no tomamos buenas decisiones cuando nos vemos obligados a tomarlas rápidamente. Cuanto más puedas probar una comunidad, mayor confianza tendrás en la decisión de mudarte en forma permanente”.

Esta es la historia de algunas personas que probaron su nueva comunidad antes de decidir.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Casa en una comunidad de retiro en el desierto en Arizona y enfrente la imagen de Linda y Anthony Casablanca

PUEBLO EL MIRAGE; RECUADRO: CORTESÍA DE LOS CASABLANCA

El cambio: de Indiana a Arizona
El consejo: prueba varias comunidades antes de decidirte por una

Cuando Anthony Casablanca se jubiló en el 2015 como presidente de Rotex, un productor mundial de equipo industrial, él y su esposa, Linda, salieron en su casa rodante de 45 pies a explorar el país. Con su hogar en Batesville, Indiana, como base de operaciones, primero se dirigieron hacia el oeste y se establecieron durante seis semanas en Pueblo El Mirage, un complejo para personas mayores de 55 años cerca de Phoenix, Arizona. Pasaron tiempo mirando los partidos de entrenamiento de primavera de los Cincinnati Reds y se conectaron con el clima, las montañas y la gente de la región. “Nos fuimos, y yo tenía lágrimas en los ojos”, dice Linda, de 73 años. “Sentí como que pertenecía a ese lugar, que ese era mi hogar”.

Más adelante, se convertiría efectivamente en su hogar. Durante unos años más, los Casablanca continuaron recorriendo el país. En el 2019, vendieron su vehículo recreativo y compraron una casa en Pueblo El Mirage. “Nunca lo habríamos encontrado sin explorar”, dice Anthony, de 61 años. “Y no hubiéramos sabido que era nuestro hogar sin haber pasado mucho tiempo allí y probado también tantos otros lugares”.


A la derecha Barbara O'Neill en Nueva Jersey, detrás de un letrero de se vende, y a la derecha una foto de Ocala, Florida

CORTESÍA DE BARBARA O’NEILL, DERECHA: OCALA TOURISM

El cambio: de Nueva Jersey a Florida
El consejo: experimenta las ventajas y desventajas en persona

En un lapso de tres años, Barbara O'Neill pasó nueve meses en la que se convertiría en su nueva comunidad. Pudo hacerlo tomando períodos sabáticos de su cargo de profesora en Rutgers University y trabajando en forma remota desde Ocala, Florida.

Dice que esa inmersión le permitió “ver cómo sería vivir allí y practicar la creación de un presupuesto para Ocala”. Cuando compró una casa en el 2019, sabía en qué se estaba embarcando. Ese no fue el caso para algunos de sus vecinos, que no tuvieron esa experiencia y, después de comprar, se dieron cuenta de que el vecindario no era para ellos. Varias personas dejaron el lugar al poco tiempo de instalarse porque no era el sitio adecuado para ellas, dice O’Neill. “Tienes que decidir qué es lo que te hace feliz, y es más fácil hacer eso cuando pasas un tiempo considerable en el lugar”.


Casa en los Alpes italianos y enfrente una foto de Tom Winter en un balcón.

CORTESÍA DE TOM WINTER (2)

El cambio: de Colorado a los Alpes italianos
El consejo: usa los viajes de trabajo y las vacaciones para explorar

Tom Winter, de 56 años, descubrió la región italiana del Piamonte mientras tomaba fotografías para un proyecto de una revista. Aunque la jubilación no estaba en su mente en ese momento, en el 2012 descubrió que podía comprar una residencia humilde y habitable cerca de zonas excelentes de esquí por más o menos $20,000. “Era como Colorado 40 años atrás, cuando podías comprar una cabaña de minero en Telluride por $40,000 que hoy se vendería en $2 millones”, dice.

Se interesó en el asunto y comenzó a explorar las oportunidades de compra. Después de cinco años de visitar la región, en el 2017 Winter pagó $24,700 por una torre medieval de 400 años acondicionada como un apartamento en los Alpes italianos. El pueblo es pequeño: “Hay una tienda que funciona como café, bar y pizzería”, dice.

Actualmente, Winter —que está semijubilado— y su esposa, Aileen, pasan varias semanas seguidas en Italia.


Playa en Punta Cana, República Dominicana, y enfrente una imagen de Bridget y Davlyn Boyd

GETTY IMAGES; INSET: Courtesy the BOYDS

El cambio: de Texas al Caribe
El consejo: utiliza al máximo los recursos en línea

A veces, pasar semanas o meses en un sitio en el que podrías jubilarte simplemente no es posible. En esos casos, siempre se puede hacer una investigación virtual. Eso es lo que aprendió Bridget Boyd, de 52 años, mientras ella y su marido, Davlyn, de 53 años, trabajaban duro para poder jubilarse anticipadamente. Ellos buscaban un cambio radical de la vida urbana que llevaban en Houston. Específicamente, tenían la esperanza de jubilarse en el Caribe, y su búsqueda de una isla asequible con un riesgo relativamente bajo de huracanes los llevó a la República Dominicana.

Boyd obtuvo la mayor parte de la información sobre la vida diaria en Punta Cana leyendo comentarios en grupos de expatriados en Facebook y en foros en línea, donde los residentes con experiencia concreta hablan de las realidades de la vida isleña. Su amplia investigación les ayudó a establecer un presupuesto adecuado y también confirmó su deseo de vivir en una ciudad a fin de evitar los cortes de electricidad y los problemas de plomería que pueden afectar a las zonas rurales en ese país.

Después de casi dos años de investigación, Boyd estaba mentalmente preparada para mudarse a su nuevo hogar, al que describe como relajado y casi nunca con prisa. “La gente suele llegar tarde, y me tuve que acostumbrar a no apurarme ni enfadarme cuando las personas a las que esperaba no eran puntuales”, dice Boyd.

Ahora, ya viviendo en la República Dominicana, Boyd lanzó un canal de YouTube, Ebony Ladies in the D.R., donde ofrece perspectivas y consejos sobre cómo jubilarse en Punta Cana. En sus videos habla de los aspectos prácticos de su nuevo hogar, con temas como dónde encontrar la mejor ferretería y cómo obtener seguro siendo expatriado.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Qué debes tener en cuenta si estás pensando en mudarte

Barbara O’Neill, exprofesora de Rutgers University y planificadora financiera que asesora sobre la jubilación, ofrece estos consejos:

1. Preocúpate por las cosas importantes. Es fácil dejarse llevar por el entusiasmo de un lugar nuevo, pero no pierdas de vista factores financieros importantes, entre ellos el costo de la vivienda, la carga impositiva, la disponibilidad de atención médica de calidad, el precio de los seguros y el costo del transporte. ​​

2. Crea un presupuesto. Compila una lista de los costos de vida en tu hogar y comunidad actuales como base de referencia y úsalos para comparar los costos de la jubilación en otros lugares.

3. Prepárate para la transiciónMudarse a una comunidad nueva es difícil en varios aspectos: desempacar tus cosas, establecer cuentas, conocer las calles, encontrar tiendas, elegir médicos, conocer gente nueva. Puede llevarte varios meses lograr un sentido de rutina.

4. Sé honesto con respecto a lo que quieres. Es fácil sentirse atraído por las brisas tropicales, la belleza de la naturaleza o la proximidad de auditorios de música y museos. Pero ¿qué es lo que realmente te importa, día tras día? Si es ver a la familia, vivir en una casa amplia o reír con amigos, un paraíso distante tal vez no sea tan paradisíaco. No siempre puedes comprender lo que estarías sacrificando en un nuevo lugar si no vives allí, aunque solo sea por un tiempo..

Rachel Walker ha escrito sobre viajes para las revistas Outside y Sierra, AARP y otras publicaciones durante más de 20 años.