Skip to content
 

5 formas de sabotear tus planes de jubilación

El exceso de confianza y la impulsividad pueden hundir tus años de jubilación.

Alcancía rota con la palabra jubilación y un martillo al lado

ISTOCK/GETTY IMAGES

In English

Cuando llegas a los 50 años, puedes sentir que es el momento de tomar grandes decisiones. Por desgracia, algunas de ellas pueden resultar ser grandes errores, debido a la llamada crisis de la mediana edad. Aunque es muy común, la crisis de la mediana edad puede afectar a tu forma de pensar, y no siempre para bien.

En un estudio del 2007, los economistas David Blanchflower y Andrew Oswald determinaron que las crisis de la mediana edad son reales y habituales. Blanchflower y Oswald utilizaron datos de 500,000 personas en el país y de Europa y descubrieron que, en igualdad de condiciones, la felicidad alcanzaba su punto más bajo cuando las personas tenían entre unos 45 y 50 años. Otro estudio, publicado en enero del 2020, con datos de 132 países, confirmó esta conclusión.

"Es natural reflexionar sobre tu carrera de más de 20 años mientras crías a tus hijos y haces todo lo demás", dice Michael Baughman, planificador financiero certificado (CFP) de Parsec Financial en Tryon, Carolina del Norte. "Tengo 45 años y a veces me apetece hacer algo diferente". Las personas pueden perder el deseo que antes sentían por la vida. "Es importante explorar tus opciones y probar cosas nuevas, ya que esto puede llevarte a una segunda o tercera carrera o a la transición a una jubilación exitosa más adelante", señala Baughman. 

Sin embargo, es importante que tengas clara la razón de tu insatisfacción. Dar un paso atrás y reflexionar, quizás con un asesor financiero, puede ayudarte a salvaguardar tu futuro. De lo contrario, un poco de arrogancia, o el desánimo, pueden hacer que cometas errores graves e irreparables. "La mayoría de mis clientes tienen más de 50 años", dice Rob DeHollander, planificador financiero certificado de DeHollander Financial Group en Greenville, Carolina del Sur. "He ayudado a algunos a recuperarse de sus errores; a otros los he disuadido de tomar malas decisiones. Algunos han ignorado mis consejos".

Adelante, disfruta de tu prosperidad; has trabajado duro para conseguirla. O busca algo nuevo para reavivar ese deseo. Mientras lo haces, asegúrate de evitar estos costosos errores que los planificadores financieros ven cometer a menudo a sus clientes.

1. Dejar de lado tu plan financiero cuando el mercado te engaña

Rose Swanger, planificadora financiera certificada de Advise Finance en Knoxville, Tennessee, está preocupada por dos de sus clientes, que están descontrolados. Tras décadas de trabajo en un hogar de ancianos, el esposo dejó su empleo el pasado mes de junio, y la esposa llamó para suspender sus aportaciones mensuales a sus cuentas Roth IRA y a una cuenta de corretaje. Cuando Swanger les preguntó cuándo volverían a ahorrar, contestaron: "Pronto". Todavía no lo han hecho. Al mismo tiempo, la esposa dijo que esperaba un rendimiento anual de una inversión del 12% y un 10% del pago de dividendos. "Debido a la COVID el año pasado, en el mercado se vendió rápidamente y luego se recuperó de forma espectacular", afirma Swanger. "Cualquiera que hubiera mantenido su inversión habría obtenido un rendimiento del 30% al 60%. Pero esta no es la norma". Desgraciadamente, señala, estos son los rendimientos a los que se han acostumbrado, y siguen de viaje, y sin ahorrar.  

2. Gastar en exceso por una sensación exagerada de seguridad

Swanger, que sigue a estos clientes en Facebook, también observó que viajaban y publicaban fotos. Al principio, les otorgó el beneficio de la duda. "Ambos habían trabajado mucho y se merecían unas vacaciones, pero estas duraron meses". Les ha estado enviando artículos sobre jubilación e inversión para concienciarlos, ajustar sus expectativas y animarlos a empezar a ahorrar de nuevo. "Esperemos que vuelvan a entrar en razón pronto". 

Al igual que los clientes de Swanger, es posible que sientas que estás en la posición financiera más sólida de tu vida, y te dejes llevar. "Las personas pueden perder la concentración o confiarse demasiado con respecto a la seguridad durante la jubilación", dice Dan Hill, planificador financiero certificado en Hill Wealth Strategies en Richmond, Virginia. Esta mentalidad puede llevar a gastar en nuevos automóviles deportivos, en una afición cara, en amplias reformas de la vivienda, en una propiedad de alquiler o en una casa de verano. El exceso de confianza también puede provocar el impulso de vaciar las cuentas de ahorro o pedir prestado de las cuentas 401(k) para tomarse unas vacaciones de ensueño. "Aunque estas compras pueden hacer que te sientas feliz y disfrutes de la vida en el momento, podrían afectar en gran medida a tu estilo de vida durante la jubilación", afirma Hill. 


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


3. Tomar decisiones arriesgadas con respecto a tu carrera

Dennis Nolte, planificador financiero certificado de Seacoast Investment Services en Winter Park, Florida, advierte que no hay que cambiar el trabajo seguro de toda la vida por una arriesgada y tentadora empresa emergente, con la esperanza de ganar dinero con las opciones de compra de acciones. Con demasiada frecuencia, las empresas emergentes se tambalean. O, en lugar de trabajar para una empresa emergente, puedes decidir abrir un negocio con los ahorros de la jubilación o el valor acumulado de tu vivienda. Sin embargo, si no tienes cuidado, tus ahorros podrían desaparecer, dice Nolte. "Mi padre lo hizo. Es abandonar la disciplina y la perseverancia que te pusieron en una buena posición financiera en primer lugar". Estas decisiones, observa Nolte, suelen estar motivadas por el temor de perderte algo o por el aburrimiento o la codicia.

En su lugar, encuentra un pasatiempo económico, sugiere Ryan Marshall, planificador financiero certificado y socio de Ela Financial Group, en Wyckoff, Nueva Jersey. "Hay muchas cosas que puedes hacer para divertirte". 

4. Excederte en el apoyo financiero a los hijos

Ayudar a tus hijos a disfrutar de las oportunidades que tal vez tú no tuviste es un impulso natural. Sin embargo, no te excedas en el apoyo financiero a tus hijos a costa de tu futuro. Brad Lineberger, planificador financiero certificado de Seaside Wealth Management en Carlsbad, California, ha visto a personas "destruir por completo su plan financiero a lo largo de los años" de esta manera. "Ayudan a sus hijos a comprar una casa o a montar un negocio, lo cual está bien si puedes costearlo. No lo hagas si no puedes". 

Catherine Valega, planificadora financiera certificada de Green Bee Advisory en Winchester, Massachusetts, ve que los padres pagan demasiado por la universidad con el flujo de efectivo cuando deberían maximizar sus propios ahorros. O piden préstamos. "Deben trabajar juntos como familia para encontrar la universidad adecuada al precio adecuado".

Y los clientes también se equivocan al tomar distribuciones de sus cuentas 401(k) para ayudar a pagar los gastos universitarios de un hijo, según Cynthia Pruemm, fundadora de SIS Financial Group en Hoffman Estates, Illinois. "Si lo haces antes de los 59 años y medio, te aplicarán una penalidad del 10%". Y recuerda que los hijos pueden pedir un préstamo para la universidad, pero tú no puedes pedir un préstamo para la jubilación.

5. Actuar de acuerdo con un consejo no profesional

En conclusión: consulta cualquier idea de inversión con un asesor financiero cualificado que cuestionará tus ideas si es necesario. "No escuches los consejos financieros de tus amigos ni de los compañeros de trabajo, dice Marshall. "Su situación puede ser completamente diferente, o puede que no sepan de qué están hablando. He oído hablar de muchos malos consejos de los compañeros". 

Además de dejar de hacer contribuciones a la cuenta IRA y de tomarse unas largas vacaciones, los clientes de Swanger querían pedir un préstamo para comprar un Airbnb para alquilarlo. "Muchas de sus expectativas irreales fueron alimentadas por los anuncios de televisión y los autodenominados gurús financieros que dicen que cualquiera puede gestionar sus finanzas sin un asesor a su lado", afirma. Aunque muchas personas puedan hacerlo, no todo el mundo puede, y nunca está de más pedir un consejo imparcial.

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.